TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / illuminati01 / Realidad

[C:162970]

Era el misterio de la noche, el suave aroma de las gardenias que penetraba desde mi balcón, las tristes estrellas que brillaban bajo la sombra de la luna nueva, el murmullo de los grillos y el doliente sonido momentáneo del viento al golpear las hojas de los árboles. Caminaba de un lado a otro dentro de mi habitación, a ratos contemplaba el balcón por donde penetraba el misterio de una noche desalmada, a ratos contemplaba mis manos, pero las escondía de nueva cuenta con pavor. Era el misterio de esta noche el que me había mantenido despierto desde que el sol se ocultó en el horizonte y mi verdadero ser cayó en cuenta de la realidad que me acechaba. No recuerdo que había hecho, que hacía en mi habitación caminando de manera perturbada, sin recuerdos. No había querido encender las luces, bajo el temor de reconocer al fin mi derrota y mi falta de cordura ante mis actos, no estaba conciente de lo que había hecho, no estaba conciente de mis recuerdos ni de mi mente. La locura se estaba apoderando poco a poco de mi persona, yo lo sabía, era la única explicación al misterio de esta noche.

Harto ya del aroma inquietante que emanaba del jardín y penetraba hasta mi alma, tome la manija de la puerta del balcón y empujándola suavemente traté de cerrarla. Una vez emparejadas las dos puertas que deberían mantener con sus dos ventanales el exterior del interior, noté la extraña forma que dibujaban en la noche bajo la suave luz de las estrellas. Ya no estaban los grandes cristales que anteriormente recordaba mi memoria. El terror estaba ganando fuerza en mi persona, el temor a no saber que es lo que estaba pasando estaba dando paso a la falta de coherencia de los recuerdos de mis actos. El brillo del suelo llamó mi atención, al recargar un pie en ese brillo sentí un dolor punzante en la palma de mis pies. Había encontrado la primera solución a mi enigma del ventanal, los cristales en el suelo me hacían suponer que algo lo había roto, un animal, un objeto, un golpe… Corrí hasta el otro lado de la habitación y me detuve ante la puerta, un brillo misterioso entraba en la separación de la puerta y su marco.

-¿Qué pasa? - Me dijo una suave voz femenina en la oscuridad.

Me asustó el escuchar otro sonido que no fuera el natural de la noche. Regresé a la puerta del balcón y choqué contra sus amplios ventanales. El ruido del resquebrajamiento de los cristales fue suave, pero cada pequeño cristal chocaba contra mi cuerpo y contra mi cara. Me levanté de golpe y entré en pánico al notar el hecho que había pasado. Los cristales estaban destrozados y sin embargo acababa de chocar contra ellos en la puerta del balcón. La luz que entraba por la puerta era más intensa y el movimiento de una sombra me llevó a la locura.

Grité.

La luz de la habitación estaba encendida. En la cama se encontraba un cuerpo. Mis manos manchadas de sangre no podían ocultar la misteriosa realidad. Detrás de mi no había balcón, no había ventanas. Frente a mí no había una puerta, no había una misteriosa luz. A mi costado izquierdo se encontraba una puerta junto a una solitaria mesa, a mi costado derecho el cuerpo, la cama. En la mesa se encontraba un papel, escrito con mi puño y letra, cosa que noté al acercarme poco a poco. Estaba descalzo. Tomé el papel, y leí. “Recuerda… no estás loco”

Me acomodé unos calcetines y unos zapatos en mis pies. Caminé a la puerta y abriéndola caminé hacia la oscuridad de lo inevitable, la única salida del misterio, la única salida de esta noche. “Recuerda… no estás loco”, que sutiles palabras había escogido contra la verdad.

Texto agregado el 05-12-2005, y leído por 94 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]