TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fuentesek / La cita

[C:155295]

LA CITA
Alguien me contó una vez la historia y yo solo la adapté a la época y a la ciudad.

La primera vez que habló por teléfono, me hizo sentir de inmediato la necesidad de conocerla. En mi mente se torneó la imagen de una mujer bella, su insinuante voz me dijo “Tenemos una cita, a las 7:30 de la noche, por favor no vayas a llegar tarde, te espero en la esquina de la calle Murillo con 43, debes ser muy puntual” y colgó.
No alcancé a decirle que quizás se trataba de alguna equivocación, pues no tenía ninguna cita que yo recordara, tampoco identificaba esa voz. En todo caso eran las cuatro de la tarde y posiblemente no volvería a llamar y asunto concluido, sin embargo no podía olvidar un instante la seguridad con la que me habló, pareciera que me conociera de toda la vida y ahora sin saber como, se me hacía familiar la voz, aunque no lograba identificarla.
A las 5 de la tarde, volvió a sonar el celular, la misma voz en forma cariñosa me dijo, “Hola, te acuerdas de mí..?, Te recuerdo nuestra cita a las 7:30 en punto, por favor no llegues ni un minuto tarde, me harías muy infeliz” y nuevamente colgó. La intriga me invadió, deseaba conocer a la persona que me llamaba, me parecía que debía acudir a la cita y ahora ansiaba dirigirme al lugar y conocer a quien me llamaba.
Aproximadamente a las 6 de la tarde, de nuevo el teléfono sonó y nuevamente la insinuante voz, repitió la urgencia de nuestra cita y recalcó la necesidad de llegar muy puntual. Solo atiné a decir, “allí estaré sin falta” y colgó.
Ahora no era solo intriga, sino una necesidad acudir a la cita, deseaba más que nada conocer a la misteriosa mujer que me llamaba, ansiaba que llegara la hora, pues presentía que mi vida tomaría otro rumbo a partir de ese momento, Terminé de hacer mis labores y aún faltaba más de media hora para llegar al lugar de la cita, cuando nuevamente sonó el teléfono, “ Como te reconoceré..?, pregunté de inmediato.
.- No te preocupes, contestó la insinuante voz, yo llegaré puntual y tu me verás e inmediatamente me reconocerás, aunque nunca me hayas visto....pero por favor, se muy puntual que yo acudiré al lugar de nuestro encuentro al momento exacto” y nuevamente colgó
La insinuante voz, me evocaba la figura sensual femenina y me hacía presagiar un emocionante encuentro y de nuevo consulté la hora, pues quería ser muy puntual, tal como me lo pedía la voz que me llamaba.
Decidí dirigirme al lugar de la cita caminando pues estaba a tan solo un par de calles. Crucé la Avenida Murillo. Faltaban tan solo unos minutos para la hora convenida y llegaría muy puntual a la cita tal como me lo solicitó la misteriosa voz por teléfono. De pronto sentí la necesidad de calmar mi estado de excitación y me detuve y compré en un puesto ambulante un cigarrillo y lo encendí. Esta acción pudo demorar un minuto, a lo sumo dos y llegaba y llegaba ya a la misteriosa cita. Aspiré una gran bocanada de humo que me reconfortó de la ansiedad que sentía en ese momento. Las palabras resonaban una y otra vez en mi cabeza y no podía olvidar por un instante el melodioso timbre de la voz que me llamaba, De pronto faltando tan solo unos metros para llegar al lugar de la cita, un terrible accidente sucedió y un vehículo se subió al andén y atropelló a una persona que estaba allí, en el lugar donde presumiblemente yo debía estar. Miré el reloj y marcaba exactamente las 7:30, me acerqué y en medio de la confusión que se creaba, alcancé a ver el cadáver de una persona de mediana edad. Sentí temor y un frío helado me recorrió toda la espalda y empecé a alejarme de dicho lugar, cuando de nuevo sonó el teléfono, era la misma voz, que en forma lastimera y de reproche me dijo “ Me haz hecho muy infeliz, no llegaste a tiempo a pesar de mi insistencia, llevaba planeando nuestro encuentro desde que naciste, más de 23 años esperando este momento, que tu cumplieras nuestra cita y llegas un minuto tarde, por tu culpa tuve un encuentro con otra persona con la cual no tenía cita, ahora no me conocerás sino hasta dentro de muchos años, cuando vuelva a interesarme en tí y planee otra cita contigo, lo cual es inevitable” y colgó.
Sin comprender todavía todos los acontecimientos sucedidos, caminé poco a poco alejándome del lugar del encuentro. Por ahora yo tampoco quería saber nada de la misteriosa mujer de la cita.


Texto agregado el 08-11-2005, y leído por 196 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
06-05-2006 Un final algo diferente ,pero la misma trama de un cuento que ya había leido antes en esta misma página. Ya lo habías advertido y por eso es interesante leerte. compa
10-04-2006 de ptm... buenísimi... aunke me perecio haber visto un anime algo parecido... epro el final si fue dieferente... igual ha stado muy weno... y mucjas de las cosas ke veo influyen en lo ke escribo... supongo ke kontigo sera lo mismo... igaul felicitaciones Dreok
21-03-2006 Bien, me agradó. Mis cinco estrellas. Saludos. Bayi
25-11-2005 Que cuento tan bueno, de verdad que es atrapador. ***** fabiangs
12-11-2005 Parcero, excelente cuento en forma y contenido. Mis felicitaciones desde el cono Sur. Máximo. 5* islero
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]