TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / AnaCecilia / Mentes.

[C:15021]









La voluntad era llegar al entendimiento. Aunque todo parecía empobrecerse en esa relación de escasas concordancias. Él, bajo una clara tendencia elitista; ella, el reflejo de su sombra; ambos, apresados en una red de convivencias. Y los días se internaban en las aguas turbulentas del presidio, lesionados bajo esa crueldad de las palabras que se hundían en lo más profundo de las carnes. A veces una mirada cóncava aparecía sumisa entre las sábanas, para concretar esa pasión oculta; otras, la negativa a un acercamiento se adentraba como un puñal hurgando los tejidos. Así como una ráfaga de sensaciones adversas, cada uno habitaba el encierro de esos muros, tan lejanos a toda concreción humana. El diario matutino marcaba el primer encuentro de sus voces, después un desabrido desayuno, dos rostros desprovistos de ilusiones, la alternancia en un mismo baño, un riego de quejas desperdigadas por los cuartos, el vuelo de sus manos hacia quien sabe que distantes circunstancias, ese creciente deterioro. Luego los respectivos trabajos, la dualidad entrando en cada uno de sus mundos, el vaticinio de oscuras pinceladas, lo entrañable perdido entre las letras, ese deseo de ser y no llegar a concretarlo, sus vidas flotando en inalcanzables trazos. Y aunque la voluntad fluctuaba dentro de esos ojos, la noche se aferraba más a una barricada de fronteras. Luego la pantomima de jugar al desconcierto, miradas esquivas, un abismo recorriendo almohadas, la negrura palpitando los instantes, el miedo ante ese roce de las pieles, horas de insomnio en uno, frascos de somníferos para el otro, y esa encrucijada limitando sus propios horizontes...

La mañana siguiente se disipó en claras cuencas de sonrisas, ante un enriquecido desayuno que ambos disfrutaron. El entendimiento parecía haber encontrado el punto exacto de equilibrio entre los dos. Hasta que el despertador, con su monótono sonido, los estremeció abrazados bajo un mismo cuerpo.

Ana Cecilia. ©















































Texto agregado el 17-10-2003, y leído por 268 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
18-10-2003 muy bueno. muy bien la manera de mostrar la rutina de una relación sin más salida que la evación. un saludo. Martin_Abad
18-10-2003 Magnífico y con autoridad, como siempre. Siento ser poco original pero me rindo a la evidencia de tu elegante y fino estilo de cronista de la vida en sus más ínfimos detalles que pasan totalmente desapercibidos para el resto de los mortales. Este me ha encantado, más si cabe. Beso. mac
18-10-2003 Brillantisima!!! Unica!!! Anita estos dias estas mas insipirada que nunca, mucho que aprender de ti bella escritora.Besitos. Tu Fan. Aire
17-10-2003 ¡¡¡Que mente tan brillante!!!... Saludos... JOSE
17-10-2003 Que final tan inesperado te felicito, es una area dificil que tu manejas como una esgrimista bien. UN BESO gatelgto
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]