TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Disparates / Lágrimas artificiales

[C:141571]

19 horas y me sentía viviendo en la nada; no tenía inspiración y con ello, mis deseos, motivaciones, fe y energía, se esfumaban.

No reía, no lloraba, no quería abrazar y besar me daba igual.

Entre el juego y el estudio no me quedaba mucho tiempo para pensar y poner en orden mis problemas. No me quedaba mucho tiempo para ser yo.

Mientras peleaba con el tiempo, mis notas disminuían, mis amigos viajaban con la luz, quedándome yo en una dimensión sualquiera sompletamente sola y a oscuras. Mi imaginación se detenía y mis ojos se iban cerrando muy lentamente con intensión de encontrar alguan excusa para abrirse de nuevo.

Esa, fue una noche como las del común; en la que nisiquiera se ve la luna, no llueve ni ventea. pero, pasó algo inexplicable; el teléfono sonó y sin ánimos de contestar, me dirigí hasta el, levanté la vocina y con un gran esfuerzo lo dije: -aló!- oh!, había hablado, sentí un leve cosquilleo en mi gargana y una mínima expectativa por esperar la respuesta a mi "saludo"... 1 seg, 2, 3... colgaron. Quizá era equivocado o las líneas estaban dañandas, pero igual, ya no me importaba.

Volví a la silla rota de la esquina y de nuevo el teléfono dio su aullido. Esta vez esperé que sonara tantas veces como quisiera porque ya no quería levantarme de la silla a la cual me había aferrado y, mucho menos quería saber quién estaba al otro lado del teléfono.

Otra hora mirando la pared azul y dándole vueltas a mi pelo ondulado con la man oizquierda. Otra hora "leyendo" el libro de microeconomía suponiendo entender los supuestos que el supositor suponía ibamos a entender. Otra hora oyendo música que no podía escuchar. Otra hora sin ser feliz... ni infeliz.

24 horas y seguía viviendo en la nada y sobre todo, seguía pelenado con el tiempo.

24 horas y 50 min; el teléfono sonó una vez más y esta vez tampoco quise contestar... un mosquito en mi pierna y un leve movimiento bastó para alejarlo y, bastó también para desestabilizar la silla y hacer que yo cayera de espaldas sobre le frío piso que nunca había sentido y, quedar mirando fijamente hacia arriba y de ese modo descubrir otra pared de un color diferente. Parpedeé y dos gotas saladas brotaron de mis ojos, lloré durante 10 min y pensé que si existía esa pared, entonces no todos eran príncipes azules, el cielo podrían ser algunas veces grises y el mar, podía ser también verde.

24 horas 59 min 1 seg. Me levanté ](sin dejar de llorar) cogí mis llaves y salí de allí...

...había encontrado una excusa para hacerme la víctima


Nota del autor:
recibo sugerencias del final.. la verdad, pasó algo en el momento de estar terminandolo que evito me concentrara.

Texto agregado el 20-09-2005, y leído por 160 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
18-01-2006 no hay nostalgia peor, que añorar lo que nunca jamás, sucedió... JS --vINchO--
11-10-2005 muy bueno***** lagunita
07-10-2005 muy bueno... me encanto... arcano20
01-10-2005 ES EXCELENTE! humoblanco
20-09-2005 Sabes? No sólo te pasa tí... a veces el tiempo no da para sentarnos unos minutos y pensar en lo que de verdad vale la pena...nuestros sentimientos. NatyAgain
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]