TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / GabiSquadro / Chilenígena (o la triste historia de Ernestito Tapia)

[C:141259]

¡Pobre Chilenígena! ¡Pobre chico de ojos grandes y piel verde, de rasgos araucanos e intergalácticos, latinos y marcianos!
Ernestito Tapia era un niño triste y solitario, que sin entender muy bien el porqué, se sabía rechazado: Los niños se reían de él. Y por motivos tan estúpidos como el tener manos pulposas, lágrimas flotantes, cabeza redonda, o el no poder hablar tan bien como los otros chicos.
Pero al fin y el cabo, nada de eso le afectaba. Él era un niño triste, pero por otra razón: por un vacío en su interior que se acrecentó el día en que, en el jardín infantil, le pidieron a los niños que hablasen del trabajo de sus padres:
- Mi mamá es enfermera y mi papá doctor; mi mamá es abogada y mi papá leñador; mi mamá es cantante y mi papá escritor; mi mamá es puta y mi papá político UDI; mi mamá es monja y mi papá cura - etc.
Ernestito sabía que su mamá era secretaria, pero jamás había oído hablar de su padre, y menos de su oficio.

----------.----------.---------

Cuando lo pasaron a buscar, él ya estaba decidido a preguntar todo sobre su padre. Ernestito sorpresivamente y mirando a su madre con seriedad, dio inicio a su interrogatorio:
- Mamá ¿Dónde está mi papá?
La mujer quedó desconcertada. Nunca pensó que aquel día llegaría tan rápido.

Recordó aquella vez, hace casi 5 años, en que estaba conduciendo sola por una ruta solitaria. Una luz potente lo paralizó todo: calló inconsciente, y despertó al día siguiente con el pelo más largo y embarazada de 8 meses.

- ¿Dónde está papá? Insistió Ernestito.
- En las estrellas Contestó la mujer, sin saber si hacía lo correcto.

No fue necesario dar más explicaciones. Ernestito, emocionado, enmudeció. Por fin sabía algo de su padre: por fin era un niño feliz.

.------------.----------.----------.

Al día siguiente, en el Jardín, las tías les preguntaron a los niños que querían ser cuando grandes:
- ¡Pirata!; ¡Veterinaria! ; ¡Pintora! ; ¡Doctor! ; ¡Narcotraficante! ; ¡Piloto! ; ¡Futbolista! ; ¡Tetera! ; ¡Presidente! ; ¡Bombero! ; ¡Cesante! ; ¡Policía! Gritaban entusiastas los niños.

Entonces apareció Ernestito. Los niños comenzaron a callar. Un silencio recorrió la sala.
- Yo quiero ser astronauta dijo igual que mi papá.

Texto agregado el 18-09-2005, y leído por 195 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
12-09-2017 Muy lindo! Gnomono
09-09-2009 es bonito el cuento como está llevado y más por que Pedrito, en su tierna ingenuidad, acierta a dar un final (previsible) pero que sólo debía ser así para cerrarlo sin más vueltas. Lindo, lindo rolandosecutor
19-09-2005 "Al principio creyó que todas las personas eran como él, pero la extrañeza de un compañero con e que había empezado a comentar esa vacuidad, le reveló su errer y le dejó sentir, para siempre, que un individuo no debe diferir de la especie" Everything and Nothing, Borges, (El hacedor) chalito_roli
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]