TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Fuentesek / La Bestia, segùn San Juan 11/28

[C:131710]

Pagina 11.
En ese momento el corazón de Camilo latía frenéticamente, estaba ansioso de conocer el resultado al sumar el número de la séptima cabeza de la bestia vista por el Visionario. Poco a poco empezó a sumar el último 142857 y al mirar el resultado sintió que su cuerpo se estremecía. Allí frente a sus ojos estaba viendo algo sorprendente, la cifra arrojada al sumar la séptima cabeza de la bestia dio un exacto 999-999.
Camilo miraba con una mezcla de temor y alegría aquel número y comprendió que concordaba con el vaticinio del Visionario, ya que el 666 era según lo dicho por el mensajero “solo la mitad del espejismo del amo, pero no la representación del ser que se ocultaba así en su propia forma”.

Camilo respiró profundo intentando aliviar el cansancio que sentía en ese momento. Faltaban dos horas aún para completar los tres días de plazo concedidos por el mensajero para descifrar el misterio oculto en los números. Se había convertido ahora en el Pregonero del Amo y estaba dispuesto a cumplir su misión. Miró su brazo donde casi habían desaparecido los números escritos y sonrió con autosuficiencia, como siempre lo hacia cuando las cosas iban bien, se tendió en el suelo con los brazos abiertos y permaneció allí hasta que estuvo seguro que los tres días habían concluido, luego se levantó y empezó con parsimonia a ordenar la habitación, recogió todas las hojas que había garabateado y las quemó una a una, se duchó, se afeitó y preparó su maleta con sus escasas pertenencias, mientras recordó las palabras del encapuchado cuando dijo ....” El amo sabe que tu eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo, el no quiere que sigas siendo el mismo infeliz ante el mundo, sino que obtengas respeto de los demás por el trabajo que realizarás, pero exige que seas discreto, eres afortunado, el te ha elegido y.....,
Cuando estuvo en la calle, miró por un instante la luz del sol, sus ojos quedaron enceguecidos por el resplandor pero a pesar de esa oscuridad siguió viendo todo a su alrededor. Volvió a sonreír y se dirigió a su lugar de trabajo en el periódico local. Se sentía eufórico, estaba lleno de vitalidad, se había graduado hacía un par de años como periodista y aunque no pasaba de ser un aprendiz, consideró que su lugar de trabajo era un muy buen lugar para iniciar su misión.

(Espere el Capitulo II)







Texto agregado el 18-08-2005, y leído por 140 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
18-08-2005 Compañero cuentero, perfecto, buen relato sincronizada mis felicitaciones. saludos mis***** osgoroisto
18-08-2005 Amigo, sigo perplejo. Un trabajo de literatura sorprendentee, para lo cual has tenido que obrar como un ingeniero. Mis felicitaciones. Espero que nos avises cuando levantes la continuación...Máximo ISLERO
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]