TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / illuminati01 / Mi ultimo suspiro

[C:123505]

Porque yo no soñé con tener lo que tengo, porque yo no deseé estar opacado en la soledad, esperando por un instante el gran final de mi vida. Yo no esperé encontrarme en esta situación, yo no quise estar pensando esto en este momento. Solo quería vivir, solo quería sentir, solo quería llorar cada momento doloroso, y gozar cada momento favorable. Tomé la carta que acababa de escribir, la envolví en lágrimas y la introduje en el sobre en el que escribí tres palabras, un nombre y dos apellidos, su nombre y sus dos apellidos. La cerré con un simple doblez, sin cerrar por completo, y la coloqué junto a su fotografía, que mantenía en mi escritorio, junto a mis partituras, junto a mis cartas, sus cartas, mis sueños, mis inquietudes, mis deseos. Caminé hacia la puerta de la habitación, recorrí el pasillo custodiado por fotografías y recuerdos. Me adentré en la sala, de color marrón, decorada con pinturas, pero no deambulé fuera del pasillo a contemplarlas por última vez. Pasé junto a mi violín, pero no lo toqué, ni siquiera lo contemplé. Llegué a la cocina y tome unas cosas de una gaveta, las coloqué en la mesa de madera con tres sillas y las observé tranquilamente. El reloj de pared que se encontraba arriba de la mesa atrajo mi atención, era imposible que el tiempo se esfumara tan pronto como había entendido lo que estaba pasando, mi soledad, mi ambición, mi desesperación. Era imposible calcular el tiempo que me quedaba, pero no lo iba a soportar, iba a terminar esa lucha invencible de mi enfermedad. La manecilla grande estaba colocada en el seis, la chica en el tres, el segundero dando vueltas al reloj. La luz que la lámpara que había prendido para alumbrar mi destino me asustó el alma. Eran las tres y media de la madrugada, los grillos cantaban en mi jardín y resonaban en la cocina. El tictac del reloj se fue desvaneciendo en el ambiente que se había opacado con mi deseo. Tome el vaso de agua y lo contemplé, como había contemplado cada objeto que había agarrado. Di mi último suspiro. Tomé la pastilla que había comprado especialmente para la ocasión, la introduje en mi boca, colocándola suavemente en mi lengua. Tomé mi último vaso de agua y empujé con el agua la pastilla que me quitaría la vida. El último tictac del reloj resonó en mi mente, sentí la oscuridad del ambiente y la frigidez del piso contra mis mejillas y mis manos. La luz poco a poco se fue apagando, la oscuridad por último llenó mi alma… el sonido de los grillos retumbó en mi cabeza, hasta que se opacó con ligereza…

Texto agregado el 19-07-2005, y leído por 107 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
28-11-2005 Como este cuento es algo viejo, he notado que tu escritura se ha vuelto mas fluida, y mas interesante. Este cuento me parece interesante, y hay veces que creo que va a ser mi final... MonumentoalaMemoria
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]