TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / WALI / POBRE DIABLO

[C:111206]

Los días se tornan necios y parece que no pasaran, la rutina ha cansado al regente de este tiempo, camina de lado a lado recorriendo sus dominios, son los mismos recodos que por miles de años ha andado...nada nuevo...todo igual.

Las noches transcurren recibiendo nuevos residentes, agasajo de bienvenida...recorrido por el lugar, y asignación de habitaciones. Todo le toca a él en persona...no puede delegar nada...qué vida tan dura. De que le sirve ser el dueño si no puede dejar de hacer las mismas cosas que ha hecho desde que fundó su imperio.

Los días dedicados a tentar santos, a provocar el caos, a supervisar a sus empleados...ya es una eternidad y el peso del tiempo lo ha agotado. ¡Pobre diablo! Creyó encontrar un reino para ser servido y le toca servir...¿servir en su propio reino?¿dónde están los sirvientes, los demonios y potestades, los condenados, dónde los ángeles caídos?

Ocupados todos corrompiendo los espíritus, jodiendo a los buenos y aplaudiendo a los malos...mientras el amo y señor se siente sólo, agobiado, abandonado...

Entonces reza: Dios mío, Dios mío....porque me has abandonado? Acaso no he cumplido fielmente mi misión de ser el malo del paseo, de cargar sobre mi espalda la responsabilidad de todas las desgracias....o dime... ¿cuándo alguien te ha culpado de algo?...siempre dicen: “el diablo es puerco” o “eso son cosas del demonio” o “líbrame Señor de las garras del infierno”.

Entonces porque soy tan infeliz, no dices pues que el que obedece tus mandatos encontrará la felicidad eterna...mira Señor, estoy perdiendo la fe y si no me muestras un milagro ahora mismo dejaré de creer en ti. El diablo esperó y esperó y nada...pasaron mil años y nada...entonces dijo a Dios: ¡renuncio Señor, me largo...! empacó el diablo sus pocas pertenencias y se fue con rumbo desconocido.

Ante la ausencia de la buena administración de Luzbel (porque diablo era un título) el infierno se volvió un verdadero caos: los condenados no cumplían sus condenas, los demonios se dedicaron a la juerga y ya no tentaban a los hombres, las potestades se voltearon de bando y se fueron a cantar aleluyas....no tardó en derrumbarse el imperio que con tanto esfuerzo Luzbel había levantado.

Y sí, el esperado milagro se realizó: el mundo empezó a vivir un tiempo de paz y fraternidad, como nunca se había visto...de Don diablo se dice que se casó y vive en Bogotá, tiene diez hijos y trabaja en una acería...encontró por fin la felicidad.

Texto agregado el 02-06-2005, y leído por 255 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
01-09-2005 Muy buen contexto, además que haces gala de tu imaginación. ***** fabiangs
03-06-2005 todos somos angeles y diablos, describes la naturaleza humana.***** elisatab
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]