TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nelsonmore / Buenos para nada

[C:611646]


Nadie creyó que con ese cuerpo tan escuálido pudiera hacerle daño ni siquiera a un pollito indefenso. Siempre fue motivo de burlas, sobre todo de los galanes que jamás se imaginaron que llegaría a convertirse en una leyenda que contarían todos, pues alguien la escuchó y se transmitió de forma oral a todas las generaciones futuras.

Todos se burlaban de él, no desaprovecharon la menor ocasión para burlarse y hacerle bromas pesadas que muchas veces estuvieron a punto de hacerle llorar, pero se llenaba de valor y luego decía:
-"Cuando nos toque ir a la guerra todos se orinan del miedo, menos yo".
Antes ir a la guerra era un honor, sobre todo para los griegos y troyanos, es más, a los más débiles los mandaban a la guerra para fortalecerlos. La guerra no fortalece a nadie, al contrario, muchos regresan con un solo ojo, una sola pierna y un brazo. La guerra tiene sus reglas, eso lo sabía muy bien nuestro personaje y no dudaría en ponerlas en práctica en el instante preciso. Lo que todos temían sucedió, la guerra estalló y los que se burlaban de él se orinan del miedo, menos nuestro personaje quien se reía al verlos llorar como unas nenas, hasta se vengó de las bromas y maltratos a los que lo sometieron durante tanto tiempo. Él no era de ese pueblo de galanes, pues había nacido muy lejos de ahí, no tenía la belleza de aquellos que nacieron en esa bella comarca, pero tenía el don de la palabra, a más de una mujer enamora con palabras dulces y delicadas. Mientras sus amigos se morían del susto, él se fue a cumplir una misión importante que le había encomendado un rey.

Sus burladores no lo podían creer, no sé explicaban cómo era posible que un bueno para nada hubiera sido elegido para esa misión; se pellizcaron y frotaron los ojos para ver si era verdad y no un sueño, en efecto, fue realidad. Se sintieron miserables y poca cosa al comprobar que era cierto. El tiempo siguió pasando y la guerra había dejado muchos muertos, tantos que la población se redujo demasiado. Todos pensaron que nuestro personaje había muerto, pero aun no le había llegado la hora; volvió cantando: "-Mambrú ganó la guerra, qué dolor qué dolor qué pena, he vuelto triunfador, ustedes se escondieron como ratas asustadas, ahora salen muertas de envidia al verme de nuevo. Uno de sus amigos se armó de valor y le preguntó:
-Has vuelto, pero sin un ojo, sin un brazo y con una sola pierna.
Enseguida les contestó:
-Has visto lo que me falta, pero no lo que me sobra.
En el lugar de su pierna derecha tenía una muleta de palo, pero en su pecho tenía cincuenta medallas y en una mochila cincuenta condecoraciones.
El amigo volvió a preguntarle:
-Si estallara otra guerra irías a pelear.
Pronto le contestó:
-Te mandaría a pelear a ti y a todos tus amigos. "Solo los idiotas van a la guerra".

Texto agregado el 08-03-2022, y leído por 43 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]