TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / pidu / para vos

[C:606828]

Llego a tu puerta, y espero que me abras, ansioso, me transpiran las manos, porque hace tiempo espero este momento. Siento la llave abrir, y ahí estás, igual que la última vez que nos vimos, tierna, sonriente, con tus ojos brillantes, acompañados por tu sonrisa, envuelta en tus labios rojos.
Nos miramos y sin decir nada, nos abrazamos, y una química entre nosotros reacciono. Y sin darnos cuenta empezó a lo largo de esa tarde, un juego de miradas, de risas y charlas, que a medida que las horas pasaban, esa química, esa fricción en el aire se hacía más tangible.
Mire tu cuerpo, tu cara, tu boca envuelta es esos labios que tus dientes mordían, deseando saltar la mesa para poder tomarte de los brazos y con mí boca, sentir tus labios.
Todo eso pasaba en mí cabeza, mis manos sudan, y mí mirada no puede dejar de verte, reímos un largo rato. Decidís levantarte por un vaso de agua, y aprovecho la oportunidad para acercarme por detrás, y abrazarte, acerco mí cuerpo al tuyo, y te tomo por sorpresa. Apoyo mí cuerpo sobre el tuyo, muy suavemente me acerco a tu mejilla, y le doy un beso, seguido de eso, con mí mano te acomodo el pelo, dejando visible una sonrisa, me doy cuenta que te gusta, me acerco por con más besos, suaves, lentos, casi una caricia en silencio. El vaso rebalsa de agua. Tu respiración se hace más profunda, mientras tu cuerpo se relaja, y cierras los ojos.
Tu mano se aferra a la bacha, mientras mis besos van bajando a tu cuello, inclinas la cabeza, con mí mano corro el pelo, para dar más lugar a mis labios en tu cuello
Mientras todo esto sucede, la otra mano intrusa, bajo tu ropa se fuga, sintiendo tu piel, suave y caliente. Acaricio despacio y sin apuro, cada minuto aprieto sin fuerza, para que sientas que estoy cerca
Sigo besando tu cuello, hasta llegar al hombro, suave, muy lento, casi sin ruido mis labios te besan, recorriendo tu piel que se tersa cuando paso por lugares que te calientan. Mí mano libre agarra tu mano, porque de a poco vuelvo a subís hasta llegar a la oreja, muerdo suave, rico, y sin fuerza, subiendo más para usar la lengua. Mientras te tomo del vientre, y te apretó sobre mí, para que sientas que estoy excitado
Dejas el vaso, cerras el agua, y con tu mano mojada me agarras el brazo con el que te aprieto, tu respiración suena cada vez más agitada, y tu cuerpo empieza a moverse, frotándose con el mío. Agarras con fuerza mí brazo, usándolo de palanca para apretar más tu cuerpo, buscando ser uno.
Bajas los brazos para agarrar mí cuerpo, aún con ropa. Mientras que mis brazos ya pueden sentir tu piel desnuda, lo recorren con caricias y sin parar hasta llegar a tu cintura. Por encima del pantalón acaricio tus piernas, y siento como las mueves, dándole paso a mis manos para hacer lo que quiera. Tu respiración cada ves más profunda y tus labios rojos apretados por los dientes, tus ojos cerrados disfrutando la química del momento. Desabrochó tu pantalón, bajo el cierre, y ahí lo dejo, con mí mano por encima busco tu vagina, solo para sentirla, en ese momento apretas los dientes con tus labios, y esbozas un leve gemido. Aparto mí mano, y suavemente te doy la vuelta, agarrándose de la cintura, te levanto del suelo y te cuelgo mí cuerpo, me abrazas con tus piernas, quedando cara a cara, piel a piel, cruzando miradas. Nos tomamos unos minutos para observarnos, caer en la realidad de que eso estaba pasando.
Con tus brazos me agarraste la cara, y nos dimos el primer beso del reencuentro, la noche se encendió, y los cuerpos se mezclaron en uno, las caricias se volvieron rasguños, y todo se aceleró por un instante. Cómo si conociera el lugar, sin mirar te lleve al sillón, dónde te deje semi desnuda y apasionada, con la respiración agitada, y las primeras gotas de transpiración en tu espalda. Me pare frente a vos, y despacio me quite la remera, las zapatillas. Mientras te miraba deseando tu cuerpo, tus labios tu esencia me fui acercando, me agache frente a vos y té pedí que te sentaras. Besando tus labios, acariciando tu cuello, empecé a bajar lento, saboreando tu piel, oliendo tu perfume, sintiendo la excitación que mis actos provocaban. Besé tu cuello, tus hombros, llegando al pecho, mí lengua saborea tu piel, mis besos acompañan. Me detengo entre tus tetas, y con delicadeza mis manos te acarician los pechos, y rodean tu cuerpo pasa desabrochar el corpiño. Una vez desnuda de la cintura para
Una vez desnuda de la cintura para arriba, mí lengua quiere saber más de tu cuerpo, tus manos en mí espalda aprietan sin lastimar, lo justo para saber que estás disfrutando. Levanto mí cabeza para verte disfrutar, mientras te mordes los labios, y me miras fijamente con tus hermosos ojos. Sin decirnos nada, se entendió todo, las miradas hablaron por nosotros. Antes de seguir mí recorrido hacia abajo, acaricie tus tetas, las envolví en mis manos y sin apretar demasiado las disfrute, seguí con los besos y la legua, primero en una después en otra, chupando los pezones y suave con los dientes, apenas apretar.
Seguiría toda la noche ahí, pero mi meta es otra, una que no pude cumplir 14 años atrás. Empiezo a bajar de nuevo por la mitad de tu cuerpo, tus leves gemidos me excita cada vez más, mientras que tus manos empiezan a apretar. Bajo hasta que llegó al vientre, mis manos bajan y suben acariciando tu piel, sintiendo que poco a poco estoy haciéndote llegar al clímax. Mi boca se detiene dónde el pantalón empezá, mis manos solo lo levantan y mí lengua entra, haciéndote desear un poco más, busco excitarte lo más que pueda.

Con mis dedos muy despacio vos corriendo la tanga, dejado desnuda tu vagina, húmeda, caliente, puedo sentirla con mis labios, que poco a poco van rosando tus labios. mi boca se entrega con un beso, con mis manos delicadamente te acaricio las piernas y las abro, mientras sigo besándote a boca abierta, tratando de abarcar todo ese elixir.
mis manos se acercan para tocar, para sentir, con un delicado roce te abro la vagina con mis dedos para meter mi lengua, te escucho agitada, te moves y apretas las piernas, y eso me excita mas. vuelvo a besarte a chuparte toda, sin parar, me encanta! lo disfruto! no puedo parar con la lengua, la meto la saco, te chupo los labios, los costados, muchos besos húmedos, pero ya mis manos no aguantan mas, y quieren entrar, muy despacio se hace lugar los dedos, dando masajes a tu vagina, despacio, provocando tu excitación, y la necesidad de que te los meta, bajas tu mano para adelantarte y meterte los dedos, pero no te dejo, con mi otra mano te agarro y te la llevo a tus pechos, donde emepezas a masajearlos sin parar. mientras sigo jugando con mi legua, van entrando mis dedos, se siente caliente, húmedo todo lo que me gusta esta ahí. y ahora no puedo parar, dos dedos entran y salen despacio, pero lo mas adentro posible,
mi lengua no se queda quieta, y sigue chupando, queriendo entrar también, apretas las piernas me agarras la cabeza y gemís, moves tu cadera, tu cuerpo, las primeras gotas en tu cuerpo me indican que estas en el punto justo, y no tengo que parar.

Texto agregado el 14-03-2021, y leído por 53 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]