TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / edrapecor / El Cruce de la Calle.Cuarto cruce

[C:606521]

Capítulo largo

Argelia rabiaba haberse enamorado de esa forma tan sin frenos de Stalin. Parecía una colegiala. Se lo entregó todo a la primera. Pero Stalin no le había dado la paz y seguridad que necesitaba. Eso cavilaba mientras semidormitaba, habitando  en un mundo de colores pasteles. 

Era un sueño híper real. Saltaba la cuerda con Stalin, comían barquillas de chocolate y corrían por una grama verde, limpia y cortada. Otra niña se fue acercando lentamente en el sueño, hasta que sueño y cuarto eran la misma realidad. La niñita fue cambiando su bella cara por otra, más odiosa, fea, tomando con una mano llena de barro su rostro y obligándola a abrir los ojos, para entender que estaba completamente despierta.

 Pura se montó encima de ella, en la cama y la sujetó fuertemente con sus piernas, apretando muy duro las amplias caderas de la bailarina.

La mirada de Pura era fría y furiosa, con gélida voz le dijo.

--Primero fue sábado que domingo – dijo apuntándole con un dedo índice blanco gris, muy cerca de sus ojos, con una larga  filosa uña como un bisturí.. --- Maldita. Tenías que venir a entrometerte entre nosotros. Pero déjame decirte que soy más bonita que tú, tengo los pies más bellos que los tuyos, soy más joven que tú, estoy muchísimo más buena que tú y por último no me he tirado a toda una aerolínea completa de hombres como tú. ---Terminó diciendo con gesto de obvio entendimiento. Antes de que pudiera finalizar, Argelia emitió un largo y cálido orine, desmayándose insu facto.

 No pudo escuchar  el final del discurso donde Pura le indicaba que se la  comería viva lentamente, sino dejaba de inmiscuirse entre ella y Stalin.

 VIII

Propiamente dicho soy un policía administrativo, no estoy muy claro en investigaciones en el campo. Siempre era espectador en los interrogatorios. A veces una búsqueda de algún equivocado. Por eso tenía que soportar las caras de comprensión ante un caso de acoso donde la víctima se acostaba conmigo, la acosadora estaba enamorada de mi desde la adolescencia y tiene muchísimo tiempo  muerta. Donde no puedo explicar ni una sola palabra de nada de esto a nadie; principalmente porque ni yo mismo lo creo. Por eso no pudo terminar el caso; por la sencilla razón que yo soy la solución al mismo, pues la acosadora pretende, que para dejar todo en paz, yo tengo que irme a vivir con ella o la quinta paila, o a la décima paila del infierno.

 IX

Pero  gane un Oscar, administrando el precinto. Puse aire acondicionado integral, repare 6 patrullas Mahindra Rexon TDI 4x4   que estaban accidentadas, audité los uniformes, armas y municiones, instalé un nuevo sistema de computadoras en línea, por eso, si quiero investigar durante tres siglos mi único caso, nadie me va a decir absolutamente nada. Pedí un traslado y mi Comandante ni siquiera miró mi petición escrita, tomándola, haciendo una perfecta pelota con ella y lanzándola con precisión japonesa al cesto de la basura.

--Fuera de aquí y vete a trabajar—fue la inmediata solución a mi petición…

Vendí por Internet mi viejo Masseratti y ahora estoy estrenando un reluciente Mitsubishi Lancer Diesel eléctrico que yo mismo me asigne de la dotación de la Policía Federal de Investigaciones.

Mientras voy por la autopista no dejó de pensar en Argelia. Ganaba 10000 dólares en un bar de muy mala muerte. Pero. ¿Cómo? El apartamento es muy sencillo y alquilado. O Argelia mentía o era la dueña del Tucán, o un chulo muy poderoso la extorsionaba. Debía averiguar, también debía averiguar por qué Pura era cada vez más fuerte, más visible y sólida. ¿Argelia?. ¡Por dios¡.

Acelere y llegue al apartamento en un  santiamén. Nada más al entrar vi los destrozos. Corrí al cuarto, vi la infinita colección de perfumes, cremas, talcos derramados y destruidos en el piso. Vi los letreros en la pared, escritos con lápiz labial. ""¡Puta. Perra¡. Déjanos en Paz"". El típico ataque de una adolescente fuera de control.

 Argelia yacía en la cama. Desde ahí vi sus muñecas botando sangre a borbotones…

Dure toda la noche en la emergencia del hospital. Afortunadamente con la liberación, el hospital ahora era Hospital Central C.A. Si el accidente de Argelia hubiera sido en épocas del Mal, se hubiera muerto tirada en el sucio piso de la emergencia. 

Los médicos decían que era un intento de suicidio. Sin embargo, yo sabía que fue lo que sucedió. La operación duró 4 horas para colocar implantes en sus muñecas. De ese modo terminaba Argelia su temporada de baile en el Tucán. Caminé silenciosamente detrás de la camilla cuando salió de quirófano a la sala de recuperación. Resultó ser que Argelia tenía un muy buen seguro de hospitalización Norteamericano. 

En el informe los médicos fueron benevolentes gracias a mi Glock 7.65 en la sien de uno de ellos.  El diagnóstico de intento suicidio fue cambiado a el de intento de homicidio por algún desconocido. Deseche la vigilancia policial. Yo mismo la asumí. Solo yo puedo cuidar a Argelia... Solo yo puedo solucionar esto. 

Parado en silencio La contempló, está bajo los efectos de los sedantes. Pálida, muy demacrada, casi tanto como Pura, pero bella, no hay forma que se vea fea. Salgo al iluminado y solitario pasillo. Se perfectamente con quien tengo que hablar.

Salí a buscarla, no debía estar lejos. Allá al final del pasillo la encontré. Está de espaldas y viendo el rincón. Afortunadamente hay una ventana. No quiero que la cámara de vigilancia me vea discutiendo solo. Pura parecía contrita con su cara oculta por su largo y liso pelo negro.

--Esta vez fuiste demasiado lejos –  digo tratando de controlar el temblor de mi voz, viendo el cristal de la ventana.

--Estoy celosa. Muerta de celos dos veces. No soporto la idea que estés con ella. Ella debe dejar de interponerse entre nosotros. — dice sin verme, desde su rincón.

--Vaya que eres abusiva. Tienes a tu polaco. Sigue acostándote con él –  digo insultante, entendiendo perfectamente que estoy hablando con el rincón de un pasillo y sus dos paredes absolutamente  vacías.

--No tienes idea de las cosas que tengo para ti. Sabes que solo tú puedes liberarme-  dice viéndome cara a cara. Es una cara normal, con una piel tersa, juvenil. Absolutamente viva. Demasiado bella -- Voy a solucionar todo de inmediato. Ya verás. Se elevó unos centímetros del suelo. Luego graciosamente se posó nuevamente, descalza y con paso cansado se alejó de mí en dirección al cuarto donde estaba Argelia, haciendo titilar las luces a su paso,  finalmente apagándolas.

 Corrí velozmente hasta el cuarto cuando vi que entró en él. Entre y me detuve al lado de la cama de Argelia. Entiendo que viviré sin dormir. Mi perspectiva son litros y litros de café para mantenerme despierto toda la vida o huir con Argelia a Tumerkistan como mínimo...

                                  X   

                                           Cu atro días después llevé a Argelia al apartamento. Si que me resulta problemático vivir así. Tengo que trabajar, cumplir mis guardias, tengo que cuidar a Argelia.  Fui a indagar por el pastor evangélico, el antiguo chico malo. Llegué a  su iglesia y en menos de 57 segundos me di cuenta que el tipo era un Jesús Compañía Anónima, al ver su cuidada cirugía plástica facial, al hecho que me cobrara 20 dólares por 15 minutos de tiempo para escucharme y me dio 3 planes de pago por niveles de exorcismo. Tenía más fe en Jesús que yo en las promesas de los chavistas. Sin embargo le conté mi caso y quiso acompañarme al apartamento. Aunque Argelia era una de las fervientes cristianas Bautistas  que todavía quedaban en el país, no tuvo reparos en oír al pastor.

El hombre vio los rastros en la pared. Vio las bolsas de basura y exclamó que el demonio, Lucifer, el mal, los chavistas, los senadores democRatas, el príncipe Andres , los actores de Hollywood ,Nancy Pelosi , el hijo de Biden y demás entes impuros y satánicos estaban en la habitación.  Comenzó a orar, expulsandolos  a todos de ahí, porque según él tenía el poder divino para hacerlo, ya que el espíritu santo le decía al oído todo lo que tenía que hacer..

Fue un momento  muy emotivo. Solo quería un instante de apoyo sicológico, pero el hombre casi nos convenció que tenía fe. Conversó un rato largo, mirando suciamente cuando yo me descuidaba,  las preciosas piernas de Argelia. Al irse quedamos más tranquilos. Terminé de botar la basura, me duché largamente  y me acosté bien cansado. Quedamos muy juntos en nuestra estrecha cama, nada de sexo por ahora, aunque las ganas me hacían reventar.

--Nos vamos a Miami-  afirme a ella dándole un beso en el pelo.

Ella asintió con una apagada sonrisa, ni por un segundo me creyó.

 Dormí, antes de hacerlo con mi mano  tomé la suya. Muchas horas después el ruido de la brisa me despertó. Era alta y oscura noche. El suave sonido de la respiración de Argelia me indicó que todo andaba bien. También me di cuenta que mi otra mano estaba tomada por alguien. Voltee lentamente y flotando en el aire, pegada a mí estaba Pura viéndome fijamente, lentamente  soplando en mi rostro.

--Yo te amo y te tengo aquí –  dijo en un susurro, poniendo mi mano en su frío y pegostoso pecho. --Sé que a la larga vas a embarazarla. Pero primero tienes que embarazarme a mí. 

XI

El pastor recibió el pago de Stalin, ávidamente contó el dinero. 60 dólares constantes y sonantes. Compraría abundante licor y cocaína para pasar el fin de semana. Hasta alguna chica prepago adolescente contrataría, con un adicional por supuesto que tenía guardado por ahí de los diezmos dados por los  imbeciles-creyentes. Nada mal.  Llegó a la iglesia  encontrándose abierta de par en par, con todas las luces encendidas. No recordaba haberla dejado abiertas las puertas. A lo mejor, su asistenta amante; una poli divorciada media loca, que aseguraba hablar con los ángeles, quienes le daban recetas de cocina, quizás había vuelto. Bueno. Recordó que tenía tiempo sin darle duro. A lo mejor era una invitación para luchar cuerpo a cuerpo encima del altar. Entró. En la primera fila del asiento estaba un hombre corpulento y calvo. Miraba fijamente la pared.

Hola hermano- le dijo el predicador, acercándose con precaución- Los servicios son únicamente en las tardes cuando los hermanos salen del trabajo. Aceptamos tarjeta de débito y crédito para entrar a la prédica. Solo cobramos un diez por ciento más por el sermón. Si no tiene dinero podemos hacerle una nota de crédito. Tenemos biblias on line y en papel. Tenemos cursos para cómo deben vestirse comprando en nuestra tienda, hablar solamente con los nuestros adeptos  para no contaminarse con el resto de la gente. Instruimos  en la manera que deben organizar su sueldo para darnos su apoyo quincenal.

--Gloria a dios—le dijo el hombre sin moverse ni voltearse, manteniendo fija su mirada en el letrero que decía. Introduzca su tarjeta de crédito. Solo 5 dólares para rezar en el altar. Para lograr el perdón de los pecados incluido asesinato y violación de niñas solo pague 40 $.

--Amén. Aleluya- le dijo el predicador, manteniendo la cautela. Siempre habían maridos que venían a reclamar que sus mujeres recibían aparte de la bendición otras cosas más duras y placenteras que él daba sin restricciones...

El otro se dignó a levantarse. Lo miró de frente. Estaba hediondo y podrido. Se acercó al paralizado sacerdote, quien entendió que las advertencias de la biblia contra los falsos predicadores eran ciertas. Venían a cobrar sus cuentas y tracalerias. El otro con su inmensa mano le abrió la boca y lo besó con su lengua podrida, negra e hinchada, mientras el pastor convulsionada de asco y miedo...

Después de eso le dijo.

Metete en tus propios asuntos. Móntate en la nave y vete para donde tú Jesús el extraterrestre—gruñó agarrándolo por las solapas, levantándolo y estrellándolo a gran velocidad contra la parte superior de la pared.

 XI

 Argelia estaba bastante bien. Sin embargo su apetito sexual se apagó. No come mucho y tiene exactamente el mismo miedo que yo. Creo entender que ya ella está pensando que fue muy mala idea enamorarse de mí. La he recompensado comprando de todo. Haciendo que mi tarjeta de crédito esté a punto de explotar.

 Ahondando en nuestro tiempo junto y  una relación más intensa descubro que es muy culta, me da pena pues yo hasta solo unos pocos meses no sabía que la tierra era redonda... Total... Fui educado en las escuelas socialistas del antiguo y nefasto régimen.

.  Ella sabe dónde queda Australia, las implicaciones de la política de Brasil, de la crisis del Medio Oriente, Que es el PIB, La ONU, La OTAN, el presupuesto nacional y las capitales provinciales de mi país. Repentinamente me dijo que Pura y el polaco eran Súcubos. Recordé la película de Megan Fox. Si Pura se llegaba a ponerse como ella las cosas se complicarían, pues así si sería Pura una terrible rival, aunque debo reconocer que Pura está tan bien buena como la Megan antes de parir...

Lo son – me dice mientras me deja sin aliento al ponerse unos pescadores de kaki y unas sandalias romanas que le compré .- Son compradores de almas, de gente mala que hacen brujerías para obtener dinero y poder, de los paleros que hacen brujerías con los muertos. De los que perdieron su alma al votar por Cristina Kirchner, Evo, Correa , Obama y Clinton. 

--Muerto pide muerto.--- Me explicó saliendo del mega mercado. -- Allá en Cuba sabemos mucho de eso. Esto hay que resolverlo, pues cada día se hacen más poderosos y malignos. Como en éste país no hay verdadera fe, sino embaucadores religiosos y fanáticos ignorantes, es muy difícil combatirlos. No sé les pone límites.

Lo entendí perfectamente. Por eso me armé de valor. Salí a la esquina a las dos y quince de la madrugada. Vi el carrusel macabro comenzar su función. Vi al polaco en medio de la calle chorreando sangre por los balazos. Vi a Pura tirada en la esquina justo ahí en el poste que nunca ha querido servir para nada. Pero no vi los milicianos que el polaco mató, no vi a las otras cosas feas que han sucedido, solo ellos dos. ¿Por qué? ¿Dónde quedaron los dos milicianos? ¿Dónde estaba la víctima del ingeniero? Parecía una obra de teatro solo para mí, escenificada por los propios protagonistas.

 Caminé junto a ellos mientras  representaban toda la escena; para no perder detalle de lo sucedido, envuelto en el más morboso placer que podía experimentar. Hacían un notable esfuerzo para que todo quedara exactamente igual como sucedió años atrás. Un regalo de novios de Pura para mí.

Mientras veía a Pura levantarse del poste muy lentamente y un rrrrrrrrrrrrrrrooooooooooooooooaaaaaaaaaarrrrrrrrrr que no sé de donde sale, rabié el hecho de querer siempre que Bella quedara con el lobo. 

⏩⏩⏩

Me estoy haciendo a la idea que estos fantasmas de alguna manera tengo que ponerles las esposas y presentarlos ante un juez. Así la chica este   bellísima, luzca como luzca y yo fui el que la amé con locura, en mi juventud.

Por eso me inventé una. Me agarré de los robos de cadáveres y exhumé los restos de Pura y el Polaco, junto a los de los milicianos. Los cadáveres de los milicianos estaban. El de Pura y el polaco no.

Dure horas en mi escritorio pensando y pensando en éste extraño caso. ¿Súcubos? Intuí que esos miserables estaban vivos, son expertos en sugestión, hipnosis, computación 3d o algo así. 

Pero recordando esa escena de verdad que no se. No entiendo. Yo creía tener el caso resuelto. No creo en brujas ni aparecidos. Solo creía en mí y EN mi Glock 7.65, y en las bestiales e interminables sesiones de sexo hambriento con Argelia. 

CAP.3

No se puede estructurar una relación entre cementerios  y hospitales. Me gusta más una relación entre fiestas, juegos de dominó, cerveza y bailes.

Argelia entendió. Se recuperó bastante bien, aunque sé en mi interior que todo es para complacerme y tener vivo mi interés en ella.

 Ella reapareció con un lleno total en el Tucán. Hizo el canto de los cisnes en versión latinopornolesbico con un lleno total, con un fondo musical de Pitbull, Guaco y Juan Luis Guerra. El público la ovacionó y bailaron bastante, mientras gastaban a raudales los bolívares débiles en drogas y licores que en la barra les vendíamos a todos. Yo estaba feliz tomando cervezas y muy orgulloso, Pues Argelia  era la chica más bella del local. Claro que entre el público el Polaco bailaba animadamente con una negrita y Pura estaba coqueteándole a unos tipos con pinta de narcotraficantes, que bailaron casi toda la noche con ella, cosa que no me gustó para nada. ¿Y si se la llevaban y la  violaban en el fondo del bar?.Aquí los malandros y los chavistas no creían en nadie, estuviese muerta o viva..

⏩⏩⏩

Flor Silvestre estuvo soberbia y me catapultó de nuevo a mi edad. Mi deseo, amor por ella y me sentí bien vivo de la cintura para abajo. Definitivamente ella tenía la llave de mi corazón.  Yo tenía la permanente copia de sus preciosas piernas en lo más profundo de mi cerebro. 

Entonces no. No me voy a rendir. No me importan las opiniones. No tengo idea cómo vamos a funcionar, pero lo voy a volver a intentar, ni 500 Puras  van a impedirme mi relación con Argelia. Tengo permanentemente la suavidad de la piel de Argelia para inspirarme y luchar.

  I

Salimos por la puerta trasera del Tucán, en el callejón entre Galpones, solares vacíos de casas semiderruidas. La acompañe   al Troller, que estaba estacionada en el oscuro y maloliente callejón. Miré con aprehensión a todos lados. Ni el polaco, ni Pura estaban por ahí, ni ladrones, ni asesinos se atisbaba en los rincones. Eso era una buena señal.

 La casa de Pura no existía al igual que la mía. Ahora era un local de venta de repuestos para motores Cummins. Estaba en la vía; pero eso no nos iba a amedrentar.

 Ambos estábamos felices, excitados, a pesar del cansancio queríamos y haríamos nuevamente el amor.  Mientras nos acercabamos a la luz de los reflectores del negocio vimos  a una pareja de adolescentes hablando.  Estaban conversando en una imaginaria puerta .Los reconocimos. No pudimos menos que detenernos y descender de la camioneta, terminando de alumbrar la hechizante escena con las luces del Troller.

--Por Dios. ¡Qué Bello eras¡ – exclamó Argelia sin poderse contener al ver la romántica escena escenificada delante de nosotros… Quiere hacerme quedar mal con Argelia.

Bueno. Me vi, con mi blue jeans desteñido y mi franela militar. Le tenía las manos tomadas a Pura en aquella noche terrible que nos cambió el destino. Ella con una tímida sonrisa negó con una triste mirada, mientras una lágrima descendía por ese virginal rostro que también tengo labrado en mi alma.

¡Insiste¡ --gritó desesperada Argelia a mi alter ego- Insiste. No te rindas. Dile que la amas.

Me vi alejarme triste, derrotado perdiéndome en la oscuridad. Vi a Pura estallar en llanto. La escena que nunca vi, pues de lo contrario me hubiera devuelto.

Llegamos  a la casa envueltos en ese silencio de los velorios en noches de lluvia.

--Ella te ama mucho- entendió Argelia con  voz  queda y los ojos húmedos de llanto- necesitas ayudarla. Necesitas liberarla.

--Más te amo a ti. Ahora sí sé que te amo a ti... Estoy enamorado de ti – le dije a Argelia abrazándola fuertemente. Sé que debo liberarla. Pero no sé hacerlo. También sé que no fui sincero.  Esta vez no lo fui. Si esa noche yo me hubiera devuelto sobre mis pasos...Pura estaría viva... Yo jamás. Pero jamás hubiera conocido a Argelia...Es más...Quizas no hubiera sido policía. 

Continua

Texto agregado el 23-02-2021, y leído por 21 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]