TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Ataleia / De Vincent a Theo o el color de las estrellas

[C:606497]

Sanatorio de Saint-Paul-de-Mausole,Saint-Rémy-de-Provence, junio de 1889.

Theo:

Detrás de las puertas de mi habitación todo adquiere un matiz diferente.

Colores fulgurantes visten los rostros de los de acá, mis semejantes. Allá del otro lado, detrás de la cortina de agua de los ojos, algo asoma, una realidad distorsionada e inquietante. Como un periscopio, de un salto me asomo al límite de estos dos mundos antagónicos, pero a su vez complementarios. Saltar es saltar y ser libre, no pertenecer, es el desapego, la brevedad de la liberación de ambas realidades pues, muy en el fondo, soy una apátrida de las realidades paralelas.

Luego de la libertad viene la caída, pero se respira otro aire, el atrapado por un segundo; que eso es un suicidio dicen mis compañeros coloridos, que es una locura, murmuran en voz lenta y lejana los pálidos del allá. Puede ser una locura, puede tomar ese aire una densidad de anhídrido carbónico o de helio, pero sea como sea el adjetivo calificativo atribuible a mí oxígeno, la cualidad final es que es OTRO aire, es otro de otros y eso ayuda a saberse que acá dentro o allá fuera, se es.

Después del salto, de la liberación, de la caída y del aire diferente, se sucede el ser: fuerza centrípeta excluyente, fuerza centrífuga unificadora.

Y se sucede también la duda, la carne, el pensamiento, el alma...

Un girar constante, una espiral envolvente, la esquizofrenia que me pone justo en el límite, el del acá dentro -muy dentro- cárcel de cristal redonda o me sitúa allá fuera-muy fuera, en una jaula de vidrios cuadrados y enmohecidos.

Entonces se hace la luz del patio del manicomio, se hace el verbo del enfermero que es anzuelo para atraer hacia la cordura, pero es sólo un momento porque de nuevo la loca necesidad de pintar despliega sus colores y viene el salto que me libera, el aire nuevo que llena los pulmones del momento de la iluminación en que se besan la razón y la locura y vuelvo a caer en este lado del vidrio de mis ojos que han pecado vivir en otras y todas las realidades: la locura según ellos, los pálidos, la verdadera dimensión según los rostros coloridos de los de acá.

Carrusel de saltos, lleno de aire me muevo en el compás del ser, fuerza centrífuga que me aparta de todo lo de allá fuera ¿o todo lo de acá adentro?

Theo, hermano, aparte de mis divagaciones solo puedo agregar que algún día nuestros cuadros serán los que hablen.

Vincent

P.D.: Ya plasmé en el lienzo el ciprés bajo el cielo estrellado. Las estrellas, por cierto, miraban con los mismos colores de quienes estamos recluidos en el sanatorio. ¿Fortuita coincidencia o es solo un atisbo de cordura en este pobre pintor esquizofrénico?

Texto agregado el 22-02-2021, y leído por 52 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
26-02-2021 Belleza Anementus
23-02-2021 Y ese día llegó. Mialmaserena
22-02-2021 Qué maravilla cómo lográs entrar en esa mente y decir la belleza, dolorosa pero belleza al fin. Me encantó. MCavalieri
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]