TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ataleia / Con el pretexto de la cebolla

[C:606020]

Me encanta llorar cuando cocino, pues no necesito buscar un pretexto para esconder la verdadera causa de mi llanto, sólo debo comenzar a picar cebolla, finito, en cuadrados que caben en los milímetros de la angustia.

Llorar y cocinar al mismo tiempo necesita de buenos ingredientes, utensilios y de una técnica profesional depurada.

Para aquellas mujeres que necesitan llorar sin prejuicio alguno comparto la última versión de la receta:

Receta para llorar sin necesitar justificaciones falsas

Ingredientes:

- Una mujer ama de casa ojalá pre menopáusica que sienta que la vida se le pasó encerrada en una cocina.
- Un cuchillo cocinero, recomiendo aquellos que se usan para hacer sushi.
- Una cebolla grande, de las nuevas, son las que más concentradas tienen la sustancia que irritan los ojos (bueno, el tamaño de la cebolla se dice directamente proporcional con las lágrimas atragantadas en la garganta).
- Pañuelos desechables, varios paquetes.
- Un rollo de toalla de papel absorbente.
- Optativo: Cd de canciones emocionales a decir basta (Montaner; Arjona, Chayanne) sólo si es una ama de casa a la antigua: esa que canta mientras cocina.

Procedimiento:

1. Comience tomando la cebolla y partiéndola por la mitad; justo cuando haga el primer corte deje brotar esa lágrima que tenía retenida hace tiempo, que se acentuaba más cuando le decían “y esa cara, ahora que tienes” o "a ti nadie te soporta, ni siquiera los niños".

2. Luego tome una de las mitades de la cebolla y comience a pulsar el filo del cuchillo sobre la hortaliza, aproveche de descargar su frustración en cada golpe, si lo desea para hacer las fisuras más profundas, recuerde sus propia fisuras emocionales, permita que las lágrimas empiecen a salir ya con más ritmo.

3. Gire en cuarenta y cinco grados la cebolla y repita la operación anterior, quizás ahora los cortes sean más rápidos, más incisivos, saque un pañuelo desechable para no amortiguar con la sal de su llanto la cebolla y por medidas básicas de higiene culinaria: nadie quiere —aunque esos “nadie” sean de su familia— que uno de sus fluidos esté en contacto con uno de los ingredientes de la comida, aunque ellos le hayan chupado la sangre y jamás hayan reclamado.

4. Finalmente para terminar haga el corte horizontal, el que se desliza suavemente (como las ironías diarias de su pareja lo ameritan y que completa el círculo ( el de picar la cebolla, el suyo seguirá ab aeternum).

No le recomiendo dejarse llevar por impulsos y querer trazar los cortes destinados a la bendita cebolla sobre sus muñecas, es tentador poner un poco de rojo sobre lo blanco de la verdura, le da un toque artístico total, pero la convierte a Ud. delante de su pareja, padres, hijos y amistades en una pobre neurótica que no sabe valorar todo lo que posee. Si llega a tentarse con esto y lo hace, tome bastante toalla absorbente, limpie en donde vea huellas rojas (las venas tienen la virtud de no ser tan explosivas como las arterias así es que sangre habrá abundante, pero concentrada). Luego ante el arrepentimiento que le vendrá, porque le vendrá, ponga sal sobre los cortes de su piel, y envuélvalos con la toalla de papel, presione fuerte por unos cinco minutos y cuando ya tenga la situación controlada, termine de cocinar, enjugue sus ojos, prepare un postre a base de miel (contrarrestante de su amargura) y a la hora de cena, porque esto lo hará en días de semana y no en sábados o domingos para no echar a perder el fin de semana familiar, póngase bonita, sirva con una sonrisa de oreja a oreja, picar cebolla le hizo bien y ya a esta hora sabe que mañana cuando vaya a las compras de verduras llenará las bolsas con cebollas pues es más barato que ir al psicólogo y es mil veces mejor que cerca de los cincuenta rehacer su estúpida vida.
 

Texto agregado el 26-01-2021, y leído por 120 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
02-02-2021 Fuerte, irónica, neurótica, amarga y divertida historia. remos
01-02-2021 Excelente crítica a tanta cosa que la verdad asquea en esta existencia. Te felicito. Saludos, sheisan
31-01-2021 Muy buena tu reseta. Me encanto. jaeltete
27-01-2021 Vaya, las lágrimas sí que son terapéuticas. Hermoso texto. vaya_vaya_las_palabras
27-01-2021 Super estrellas y emocionadas lágrimas! crom
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]