TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / maparo55 / El festín

[C:605544]

Otro texto antiguo más. Puesto por aquí también, ya alguna vez.

“Nadie sabe, nadie supo, la terrible y triste historia de Juan, el lavador de tanques…”

Cuando gruñeron por enésima vez sus tripas, Juan comprendió que se moría de hambre. Durante horas interminables había estado lavando el interior de aquellos inmensos tanques metálicos que contenían sosa, que al golpe del cepillo sobre sus paredes, resonaban como campanas fúnebres presagiando lo peor, a lo mejor una tragedia. No le gustaba abismarse en pensamientos negativos, así que mientras trabajaba, entonó por lo bajito algunas canciones rítmicas para darse ánimos. Cansado, fastidiado del trajín del día, cuando terminó la jornada de trabajo se dirigió sin más a su casa. Comer y dormir algunas horas, representaban una necesidad primordial.

La casa estaba a oscuras. Con mano insegura buscó sus llaves y entró. Encendió el interruptor de la luz. A la primera mirada, descubrió el féretro que descansaba mustio sobre el mármol rosado de la barra de la cocina. Se quedó sorprendido, estático; se estremeció, porque aquel ataúd probablemente no estaba vacío, debía tener su muerto dentro. El objeto macabro estaba ahí, en la oscuridad, solitario, como si no importara su insólita permanencia en aquel lugar. ¿Por qué diablos estaba aquel artefacto en su casa? ¿quién lo había traído?... Extrañado, caminó algunos pasos hacia la caja y miró al interior. Ahí estaba el muerto, mejor dicho, el esqueleto del muerto, porque el difunto no era ya, sino un conjunto de puros huesos mondos y lirondos. De inmediato se acordó del cuento de Pushkin, “El fabricante de ataúdes”; esto se le asemejaba un tanto.

Las tripas le gruñeron de nuevo demandando alimento, en el refri con seguridad habría algo para cenar. Entonces se le ocurrió una descabellada idea: los caníbales comían carne humana, ¿y huesos, también?... Si por pura curiosidad le diera rienda suelta a sus instintos animales, salvajes, necrofílicos, aunque fuera solo por experimentar; total, quizás no le costaría demasiado esfuerzo darle una buena repasada a aquellos huesitos tan tentadores.

Todos dormían. No se cuestionó más nada. La oportunidad estaba ahí. Tampoco era momento para dudas. Con mano ávida, temblorosa, la extendió hasta tocar los huesos de la pierna, ¿Sería un sacrilegio, comérselos?... Lentamente los llevó a la boca y masticó. El sabor era el esperado: ligeramente terroso, pero dulce, muy dulce. Se remontó a su niñez, allá en el pueblo perdido donde había nacido, donde todo era más fácil y él, aún no perdía la inocencia.

Masticó con lentitud, saboreando el bocado; luego, se dedicó con fruición, con glotonería creciente a seguir arrancando partes del esqueleto y el ataúd mismo, para comerlos.

Fue un festín gozoso y asquerosamente insólito, porque acabó tragándose además del esqueleto, el ataúd completo con todo y tapa, el cual también era de esa masa oscura, casi negra y olorosa, que llaman chocolate…

“Ja, ja, ja, ja, ja…ja, ja, ja, ja…”

Texto agregado el 29-12-2020, y leído por 66 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
30-12-2020 Aggg no miraré del mismo modo de ahora en mas al chocolate... jajaja sheisan
29-12-2020 Buen manejo de las expectativas hacia el final inesperado. Debo reconocer que antes del final se ne revolvió el estomago. Gracias por tus comentarios amigo. Nazareo_Mellado
29-12-2020 Ah! De buena gana me hubiera prendido a esos tentadores huesitos! Gracias por este sabroso cuento! Saludos!! Clorinda
29-12-2020 Ufff, qué susto! jajajaa...caí como buena inocente. Bravo! MujerDiosa
29-12-2020 ¡Puf! Pasé de la incredulidad a la sonrisa con ese final. ¡Qué bien lo hiciste! No me esperaba para nada ese desenlace. Abrazo. MCavalieri
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]