TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Invernal

[C:599645]

Todo va bien, felicidad completa y estabilidad emocional, de repente la muerte sorprende y todo se destruye con la ola invernal, todo fue fatal.
Zemer y Jésica se conocieron en una noche con una luna de AMOR, se casaron y después de dos años una hermosa niña concibió. Indescriptible fue ese día de ser padre y madre, el vínculo se fortaleció de tal manera que nada ni nadie les podría destruir.
Fueron pasando los años de primaveral alegría y la niña fue creciendo; cada cumpleaños era más espectacular que el anterior hasta que llegó el cumpleaños número: 7. Siete años de orgullo para sus padres. Zemer nunca imaginó que ese esperado día de celebración se volvería invernal en su vida. Nunca llegaron a casa y la fatal noticia se supo al contestar su celular: soy el oficial de policía Víctor, lamento informarle del deceso de su hija y esposa a causa de un accidente con una tracto mula, la cual se le descubrió graves fallos mecánicos.
Zemer envuelto en llanto no lo puede creer, se niega a creerlo pero los días se volvieron espeluznantes, sin ganas de exhalar un nuevo suspiro de vida en sus pensamiento se confabula la idea de suicidarse consumiendo fármacos legales. En sus manos tiene más de treinta y tres pastillas listas para beber las con la botella de ron que se iba a tomar con su esposa el día del cumpleaños, de repente se escucha una dulce voz: ¿Papi qué haces? No deberías hacerlo ¡Yo te quiero mucho!
Zemer no puede creer lo que ve, es su hermosa hija en un estado fantasmagórico, intenta tocarla pero no logra palpar la, sentir su tierno tacto en ese temporal invernal tan difícil. Sin querer dormir la quiere ver bailar y cantar como antes. El canto y el baile fueron mágicos hasta llegar hacerse celestiales.
Zemer despierta en el piso de la sala creyendo que todo fue un hermoso sueño, luego ve a su hija sentada en el sillón donde acostumbraba ver sus caricaturas. Zemer rompe en llanto descontrolado.
—Papi no hay necesidad de llorar, todo está bien, volví para que estés un poco mejor, pero debes ir al pueblo mur que está al otro lado de la ciudad.
Al terminar de expresar la vibración de las palabras desaparece en un cerrar y abrir de ojos.
Sin esperar emprende el viaje al pueblo mur.
En el holograma de su vida experimenta dolor profundo, pero todo cambiará.
Al medio día en plena carretera ve una chica con un automóvil varada a bordo de carretera, zemer sigue de largo pero de nuevo ve a su hija sentada en la silla de atrás, luego dice: Papi deberías ayudarle a esa chica.
Al ofrecer llevarla y se sorprender al preguntar el destino: el pueblo mur.
La chica es linda, pero nota que el sujeto está loco y comienza a tener miedo; zemer habla con su hija, cantan, recitan rima entre enfervorecida poesía, la chica no ve a nadie. Luego paran en un restaurante para comer algo.
La chica se dirige al baño, una hermosa niña le abre la puerta entre risas sospechosas, y ojos expresivos, jugando al chúpate la niña da dos vueltas dejando a la chica en el centro del círculo. La chica ríe, de repente la niña ya se va del lugar.
Retomando de nuevo el auto en carretera a zemer se le escapan lágrimas, comienza hablar de su hija con la chica y termina mostrándole una foto de los seis años, la chica reacciona de inmediato, dice que vio la niña en el baño, estaba cantando una canción de sus papás enamorados.
Finalmente llegan al pueblo mur, ese pueblo está vacío, nada más se escucha el silbido del viento que estremece, más adelante en una calle sin salida se encuentran con una mujer fantasmal que les invita a seguir con sus manos, dudando zemer y la chica de continuar deciden traspasar ese muro que les detenía rumbo a su destino, un sendero luminoso que lleva al árbol de los gigantes; así le decía la niña por lo enorme del árbol. A ese lugar viajaba la niña en sus espléndidos sueños.
En el tronco del árbol hay un poema escrito por el poder mágico del corazón de su hija.
Zemer lee el poema: la muerte nada más es el umbral a una nueva vida para ser compartida. Te amo papi, los sueños apenas despiertan, trasciende lo invernal y proyéctate a un instante primaveral.
Al terminar de leer en chispas de energía las letras desaparecían y la ilusión se desvanecía.
Zemer despierta en su casa, siente una extraña respiración, no es su hija, es esa chica. La niña le susurra al oído: papi esa chica es tu ángel guardián, nada más que ella no lo sabe, ella abrirá de nuevo las puertas del AMOR y una nueva semilla de vida sembraras, cuando nazca el nuevo bebé, yo de nuevo naceré.
El invierno finaliza, la chica desubicada encuentra respuesta cuando al despertar de su sueño descubre que la atracción de su alma gemela, fue atraída por el árbol para conectar con la vida universal.
Zemer es un puente al otro mundo, las almas podrán volver y la vida experimentar.


j.c.n-13-4-2014

Texto agregado el 06-01-2020, y leído por 13 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]