TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / AXY / El Favor Incumplido

[C:487768]

EL FAVOR INCUMPLIDO.

Me imagino que ya era de madrugada, esa tarde había llegado exhausto y al recostarme me había quedado profundamente dormido. Pero por la temperatura del viento me imagino que ya era de madrugada. No había ruido y yo estaba completamente despierto. No fuiste tú quien ocupó el primero de mis pensamientos al despertar, sino la luna. Estaba realmente bella y se asomaba por la ventana de mi cuarto. Se veía grande y muy , muy cercana. Se podía decir que estaba al alcance de la mano. Después de verla unos minutos me voltee y cerré los ojos para ver si conciliaba el sueño otra vez. En ese momento fue cuando tú ocupaste mi mente. Te veía claramente con ese suéter rojo y esos ojos que hacían ver menos hermosa a la luna cuando se compara con ellos. Y así estuve por un rato hasta que me di cuenta de que la luz de la luna se intensificaba conforme transcurría el tiempo e iluminaba el cuarto con mucha más intensidad cada vez que tu paseabas por la otrilla de mis pensamientos. Entonces voltee nuevamente para verla y oh sorpresa la luna completa estaba en la ventana de mi cuarto intentando entrar en él. La luz era muy intensa pero no me lastimaba para nada. Tenía una cara que a primera vista se veía simpática además que emanaba una vibración daba mucha confianza porque nunca me asusté ni nada, al contrario me sentía con mucha paz, claro un poco desconcertado pero tranquilo. Entonces al ver que yo no me levantaba a abrirle, frunció un poco el seño y estirando su mano larga y blanca, blanca como tu piel toco el vidrio con fuerza e impaciencia. Entonces fue cuando reaccione y me di cuenta de que la luna estaba ahí. Me levanté como rayo y abrí la ventana que para colmo estaba trabada. La luna me miro e hizo una mueca intolerante a lo cual yo traté de apresurarme con la ventana. Hasta que después de unos cuantos intentos se pudo abrir. La luna de una salto entró en al cuarto y sacudiéndose me dijo:

- Qué ¿me pensabas dejar todo la noche allá afuera?.
- Nel. Es que se trabo la ventana.
- Se trabo, se trabo, necesitas ponerle un poco de aceite a esa ventana.
- Ok lo haré mañana.
- Estos mexicanos por eso no progresan todo lo dejan para mañana.
- Bueno no quieres que lo haga ahora ¿o si?
- Ya son las 4 de la mañana deberías estar levantado meditando.
- Oye ¿cómo tú sabes que yo medito?
- Por que desde allá arriba se ve como una lucesita cada vez que meditas
- ¿En serio? Wooowww.
- Bueno pero no he venido a eso. Mira el viento me dijo que tú le encargaste un favor pero no pudo hacerlo así que me envió a mí para que yo lo hiciera por él. Ay si no fuera por los favores que le debo te juro que ahorita seguiría haciendo mi trabajo: iluminar la noche.- mientras decía esto abrió una bolsa o no se muy bien que era porque solo metió la mano dentro de si y sacó una especie de calculadora más grande que la TI. Entonces me dijo.
- Según los registros celestes tú le pediste al viento que arropara y protegiera a una amiga tuya que se llama Eugenia; por cierto lindo nombre, con un manto de amor y amistad ¿cierto?.
- Bueno creo que si –balbucee inseguro.
- Si mira aquí esta el registro léelo. Me acerco la calculadora y apretó un botón. Y aparecieron unos signos muy extraños e ilegibles.
- ¿Qué es esto? No lo entiendo.
- Ah perdón es que están en lunático, es mi idioma natal, déjame configurártelo en español.

Entonces apareció en la pantalla una cosa parecida a esto:


Deseo inconsciente:

...viento hazme un favor ve al cuarto de Sarita y acaríciale su cabello mientras duerme, quédate con ella todo el tiempo y cuídala de todas las cosas malas ok...

- Oye luna que yo recuerde nunca le pedí al viento que hiciera eso.
- Claro que si pero no eres consciente de eso. Eso fue un deseo inconsciente. Además aquí hay un montón de cosas que el viento ha hecho por ti.
- Bueno el viento y yo nos comunicamos mucho y es verdad me ha hecho muchos favores pero este no lo recuerdo, aunque debo admitir que eso si fue un deseo.
- Mira como el viento y tú son muy amigos, él puede percibir tus deseos más anhelantes y te los cumple aunque tú no se los dejes saber verbalmente.
- Ah ahora entiendo.
- Pero como Eugenia no abre su ventana en la noche el viento casi no puede entrar con la intensidad que necesita para cumplirte el favor. Así que me ha pedido a mí que lo cumpla por él.
- Oye y apoco tu luz puede hacer eso.
- ¡Claro que puede!. Pero la cosa no funciona así, sino que yo tomo toda esa fuerza del amor que se desprende de tu corazón por Eugenia y la pongo en mi luz, entonces cuando mi luz la toca todo ese sentimiento que hay para ella en tu corazón se vacía sobre su piel y la cuida.

En ese momento voltee hacia arriba y vi que la obscuridad se estaba yendo, muy despacio pero se iba y entonces te imaginé acostada e iluminada por esa luz blanca guauu te veías tan tierna, parecías un bebe grandote. Te moviste un poquito y te volviste a acomodar dejándome ver la piel de tu cuello bañada por la ternura de la luz lunar. Y fue cuando supe que si, que había deseado eso y lo había deseado con mucha intensidad . que había deseado que fueras protegida por una luz especial, por una luz que estuviera siempre al lado tuyo, siempre contigo. Y efectivamente una luz muy cercana a esa que quería estaba dentro de mi corazón, dentro del rocío que baña las flores en la mañana, dentro de las nubes que viven arriba muy arriba del cielo. Tan arriba que a veces cuesta verlas pero ahí están y fueron hechas por mi mente para ti Sara. Para ti y para tus manos, para ti y para tus ojos, par ti y para siempre.
La luna me observó con paciencia y me dijo:

- El viento me había dicho que la querías pero nunca imaginé que tanto.
- Jajaja. A veces mi mente solo pertenece a esa preciosa mujercita que debe estar más dormida que un bebe después de haber tomado su leche.
- Jajaja. Si. Bueno pues necesitaba que firmarás aquí para mostrarle al viento que ya había hecho su encargo pero creo que no es necesario, en realidad eso lo hago para bajarle a los favores que le debo pero como me has caído bien tómalo como un favor personal ok además sería un honor para mi.
- Oye que buena onda ¡Gracias!
- Bueno me despido de ti. Porque el sol comienza a salir y yo me tengo que mover de sitio. Cuídate mucho.

Se levantó me dio un beso en la mejilla y de un salto con una agilidad impresionante libró la ventana y se alejo lentamente perdiéndose en el espacio que ya comenzaba a llenarse por la luz del sol.

Yo me quedé sentado un rato más pensando en ti. Y en tus ojos, en tus peligrosos y bellos ojos que son capaces de hacer que mi vida se torne feliz en un solo segundo, en tus ojos que son capaces de tener la totalidad de mi atención. En fin Sarita preciosa eso fue lo que paso ayer y que hoy después de recibir tu postal decidí contarte. Me recosté otra vez y me dormí.

Texto agregado el 21-10-2011, y leído por 104 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]