TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / loseiros / Loa GLOBOS del DOSde Mayo

[C:402808]

Ayer se hizo la presentación del libro “La vendedora de Globos” escrito por Isidro Cícero y editado por Lalo Fernández Mayo en el Hotel AC de León, a cuyo acto y celebración acudimos una buena parte de seguidores y aficionados al arte de la palabra, cuyo mejor exponente y maestro para todos nosotros, compañeros y exalumnos dominicos de la Virgen del Camino, es hoy Isidro.

Hubo suficiente emoción, simpatía y ambiente de camaradería y familiaridad, como para poder compararla con la fiesta de cumpleaños del capitán del equipo ganador y a la que asisten los compañeros de sus mejores triunfos y partidos.

Para calentar el ambiente y despedir el acto en el Hotel, amenizaron a modo de “teloneros” con lecturas y una representación de Acto Sacramental, de algunos párrafos y sucedidos que contempla el propio libro y que sirvieron o dieron pié a capítulos destacables, en una magnífica y divertida actuación de varios compañeros, destacando el garrafón del vino conseguido o robado para un cumpleaños y la pérdida o sustracción del paquete con el jersey amarillo y las avellanas cuya entrega, finalmente, se le hizo en ese mismo acto, a pesar de haber transcurrido más de 45 años.

Fue José Mari Cortes quién puso el balón en juego con una soberbia, brillante, irónica y no menos distendida y emotiva presentación a la que siguieron palabras y jugadas no menos aplaudidas, de Lalo y de Isidro, quién a pesar de haber traspapelado los apuntes del discurso, hizo un recorrido positivo y nostálgico de los diferentes espacios y protagonistas de su obra y que, de alguna forma, es la historia de todos nosotros. (Desde aquí, animo a los propios intervinientes, a que expongan en el blog el contenido de sus discursos, que estoy seguro interesa a todos)

A pesar de ir pertrechado con todo el equipo, no saqué más que la foto de familia, ya en el momento de la despedida, convencido de la inutilidad de mi esfuerzo a tenor del interés y maneras, como fotógrafo, de Alberto, que no dejó de enfocar y disparar fogonazos a todos y a cada uno de los allí concentrados, obsequiándonos al mismo tiempo con su mejor sonrisa y afecto.

La comida en el Bodegón de Cembranos resultó, si cabe, cual guinda que culmina el mejor pastel y no especialmente por la comida a base de garbanzos y carne de cerdo, donde sobresalía la morcilla y el tocino y un prieto picudo, nada que ver con las crónicas y francachelas con que tan a menudo nos mortifican desde la furrielería, si no por el ambiente distendido y tan familiar que convirtió la atmósfera de aquella bodega en una auténtica fiesta, cuyo broche final en intensidad de aplausos, risas y alguna lágrima de regalo, fueron los tropecientos dispositivos para inflado, mantenimiento y conservación de globos con se obsequió al autor, emocionado, feliz y capitán indiscutible de aquella nave.

Hay mucho más para contar pero considero que con lo expuesto ya os podéis hacer una idea de tan importante acontecimiento. Fue una suerte y una gran satisfacción haber participado y disfrutado de un encuentro tan emotivo que, si algún día tuviera la oportunidad de presentar algún libro propio, nada me gustaría más que poder igualar a lo que vivió ayer Isidro.

(César Alvarez)3-04-09

Texto agregado el 03-05-2009, y leído por 77 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]