TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / loseiros / Las manos

[C:309376]

MIS MANOS

Las manos: soporte y guardían del saber y la experiencia, dieron forma a la palabra, transformando el pensamiento en instrumentos capaces de convertir los sueños en soluciones de nuestras necesidades. Nuestra vida de progreso, se sustenta en las manos del trabajo, en su capacidad para crear, adaptar o transformar los avances conseguidos.

Así, de la naturaleza y con las manos se arrancan minerales y otras materias, que transformados en energía, utilizamos en las viviendas, industrias y lugares de esparcimiento, haciendo posible que, sin darnos cuenta, disfrutemos de calefacción, cocinemos en casa o viajemos a velocidades increibles.

Que una parte de una oveja o un cultivo de lino, separados, juntos o mezclados se conviertan en un hermoso vestido o en un traje de novia, se debe exclusivamente a la intervención de las manos y también a que, conservando las palabras, hemos podido transmitir enseñanzas y experiencias, en un proceso imparable de nuevos inventos que han transformado totalmente nuestra especie. Sus signos más visibles: el vestido, las ciudades, las autopistas, el ordenador, el móvil o viajar a Marte.

Mis manos: tenaza imprescindible que me aferra a la vida, me alimenta, me asea, me entretiene, da forma a mis sueños, modula la melodía nostálgica de mi imaginación y mis deseos y, aunque yo no lo intente, podría transformar en arte, creatividad y provecho, todo el universo que me rodea.

Con las manos, doy sentido y satisfacción a mis actos y son el último resorte de acción de mis deseos. Todo mi cuerpo, mis sentidos…, reciben. Mis manos…, dan; dan a los demás y en ese mismo acto, a mí, el gran placer que proporciona sentirse generoso.

Sin mis manos, carecería del placer en su grado de climax total y no solo referido al sexo. Mis manos intervienen siempre y en todos los actos que transforman mis sentidos en sentimientos, incluso el de la lectura, al sujetar el libro. También son imprescindibles para mitigar cualquier dolor, aplicando un remedio, una caricia, un gesto.

Mis manos, seguramente, no son hermosas con arreglo a la moda y los cánones de la estética convencional al uso. Para esas competiciones, posiblemente no alcanzarían a figurar en ninguno de los rankings de elegancia, estilo, esbeltez, finura, tamaño, presentación, color y aspecto. Pero mis manos, fuertes, peludas y de buen tamaño, para mí, gozan del privilegio de la sensibilidad necesaria para captar e interpretar la cadencia de una melodía musical, la capacidad del roce apenas perceptible, la ternura en el contacto cálido para confortar y provocar la mirada plácida y sonriente de un bebé, el pulso firme para el dibujo, el punzonazo conciso y certero para la escritura en Braille y la fuerza y contundencia de un k.o. en un momento de excitación. Y tienen uñas, que utilizo para tocar la guitarra y rascarme y también, para hacer surcos suaves e insinuantes en algunas tardes en penumbra. Me gustan mis manos, son parte de mi.

Por último, mis manos, en el mismo acto, Dan y Reciben el apretón de manos con que nos conocimos

César Alvarez

Texto agregado el 30-08-2007, y leído por 92 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]