TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / pueblerino / El infierno es demasiado rosa

[C:225680]

“El infierno es demasiado rosa”

Un día como muchos, salgo con una avioneta y unos amigos a practicar mi deporte favorito “el paracaidismo” A cientos de metros al aire nos damos el saludo de la suerte.
–Suerte muchachos, aseguren bien sus paracaídas y diviértanse –dijo el conductor (uno de nuestros mejores amigos en estos viajes de adrenalina)
–No hay problema siempre nos sabemos divertir carnal, somos los mejores –le contesté con un poco de burla.
–Orale ¿Quién va primero, o los tres juntos? –les pregunté al ratón y al morrito (apodos de mis amigos)
–Pues yo me lanzo primero –dijo el morrito. Se aventó, después siguió el ratón y al ultimo yo. Juntos volamos, como siempre.
A unos cuantos metros del suelo: el ratón y el morrito abren sus paracaídas, yo intenté abrir el mío pero el maldito no abrió
–Rayos, este maldito que le pasa –dije- por mas que trate, me resigné y antes de caer grité: jajaja, “maldito infierno allí te va tu pesadilla”
Caí y morí con una bonita sonrisa en el rostro. Mi alma se libera y comienza a flotar, llega al cielo, donde de un lado esta una puerta blanca y del otro una negra, una voz me habla y me dice: tú, hijo eres un pecador, así que debes entrar por la puerta negra.
–Si ya lo se, soy un maldito- conteste burlandome
–y dígame ¿Dónde está satanas a quien vine a visitar?
–Yo soy uno de sus ángeles –exclamo un ángel negro con una voz siniestra. Bajó volando y se detuvo junto a la puerta negra y me dijo: anda entra, aquí esta el infierno.
–Y ¿aquí se encuentra lucifer o Satanás?
–No, aquí solo están los pecadores, nuestro padre se encuentra con Jesucristo peleando o haciendo el amor, que me importa –me contestó, riéndose.
Entonces se abre la puerta y entré, pero no fue lo que esperaba, porque cuando me di cuenta ya estaba volando para estamparme en mi cuerpo, donde ya mis amigos me llevaban a casa para velarme o nose.
Antes de volver a mi cuerpo grité: nooooo, estos malditos me engañaron.
De pronto el ratón se da cuenta que abrí los ojos y gritó: estas vivo, estas vivo, ho por dios estas vivo.
–Si pero tengo que arreglar cuentas, así que debo regresar. Saqué una navaja que siempre cargaba en mi bolsillo y me corté el cuello, a pesar que ya estaba más roto que nada.
–Queee, pero que te pasa maldito, que te hiciste –gritó el morrito con desesperación.
Mi alma regresa al cielo donde la misma voz dijo: a chingau me parece que tú ya te habías ido al infierno.
–No, me parece que se equivocaron porque llegué a la tierra y no al infierno –le contesté con coraje.
–Pues ahí es el infierno hijo, no vez que ahí están todos los pecadores, ahí se sufre y se vive mal porque no saben vivir bien.
–Buuu, ¿eso es el infierno? Yo crei que era un lugar siniestro, en tinieblas, con demonios que inspiren escalofríos. Y dígame ¿Cómo es el paraíso?
–El paraíso no es nada hijo, su alma de las personas desaparece.
–Órale, que chido es el paraíso.

Fin

Texto agregado el 31-07-2006, y leído por 131 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
28-10-2006 Lo encontre como inocente.Eres muy joven? Candido y entretenido.Me pareces mexicano.. si? Sigue escribiendo,sin claudicar. Un abrazo. pantera1
23-10-2006 Es un cuento muy original y que demuestra que tienes una excelente imaginaciòn. Muy bien!!!!!!i doctora
22-08-2006 Oye, esto esta divertido y escrito con mucha imaginacion CAREN
13-08-2006 me parece un cuento muy original y divertido no se qe opinara la iglesia si lo leyera saludos..... robindelosli
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]