TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / LacrimaMosa / Sinfonia y Palabras. Movimiento II - Lamento

[C:193673]


Sinfonía y Palabras

Lamento. Segundo Movimiento
Adaggio.

// Intento abrir los ojos pero, el dolor que me provoca punza intensamente mis nervios, pero quiero averiguar donde estoy, luego de mi caída, quiero saber. Con dificultad comienzo a abrirlos, y en compañía de la desgarradora melodía de un oboe y clarinete, con dinámicos quejidos de un contrabajo, descubro que aun estoy tumbado en el piso donde impacté, y puedo ver, que por la fuerza de mi impacto, el terreno tuvo que ceder. Intento pararme y la brisa de unos violines en lenta, pero intensa, cadencia ascendente, me ayudan a lograrlo. Pero al divisar que mis alas ya no están, y solo yacen sus cenizas en todo el alrededor, caigo de rodillas en el mismísimo instante en que las tubas y las tompas explotan, para callarse brusca, pero rítmicamente. El solo del violonchelo, con termitentes compañías de algún violín, da comienzo al lamento.
Desgarrado y falto de esperanzas envisto bruscamente la tierra para tomar entre mis manos un manojo de ella, pero tan pulverizada está, que se escabulle entre mis dedos, que más que dedos, ahora solo son varas indignas de la más mínima prestidigitación. Y así descubro que de mis ojos cae una lágrima de agudo y lastimero violín, y que un leve clavicordio del Edén suena desde lo alto, tan suave y susurroso, casi imperceptible.
Levanto mi mirada a los cielos, y el violaceonaranjarosado crepúsculo se va llevando al sol y sus ninfas, para permitir ese inevitable cambio de turno que a la luna y sus astros le pertenece. El fracaso agota toda esperanza, pero la fe las renueva; y el clarinete se adueña del momento de Adaggio, y comienza a cantar en melodía danzarina, casi Andantino, y la orquesta del cosmos, de pura envidia, decide copiarla. Los saltitos y armonía de las melodías comienzan a competir, como peleándose para llevarse el merito de haber aumentado, hasta hacer explotar, mis fuerzas. Mientras el clarinete continua su melodía, los violines y violonchelos forman un equipo, y comienzan a reírse, como duetos, en escala antigua; Los vientos conforman el ejercito de reserva del clarinete, y el piccolo resopla tan fuerte como nunca creí que sonaría; y el ambiente es abrazado por la fuerza de mil mundos, y de repente. Silencio de negra.
Desde lo más bajo y enternecedor, el violín llora a moco tendido secuencias ascendentes y descendentes, mientras que unos oboes y violonchelos le ofrecen el hombro donde derramar sus lágrimas.
Esperanzado, mas ruin que nunca, decido atentar una vez mas contra el cielo, sus nubes, y los últimos rastros de sol que el atardecer presenta. Mientras que tomo fuerzas para el feroz impulso, los vientos despiden melodías cortas y rápidamente repetitivas (que en mis oídos siento: "Salta- salta- salta-salta"), y las cuerdas anuncian la potencia con la que volveré a alejarme de la tierra (y en mi cabeza vibra: " Vuela hasta el crepúsculo, aduéñate de él, serás el dueño de los cielos"), pero al decidido momento de despegar, un cosquilleo en mi espalda me recuerda que ya no dispongo de alas para realizarlo, y de golpe, tanto mis esperanzas, como los susurros de aliento, cesan lentamente, para dejar entrar al clarinete en su lamento final, que acompañado del grave timbal en tenebroso repique, se esfuma entre la espesa penumbra hasta perder las fuerzas, al igual que mis esperanzas.//

Texto agregado el 31-03-2006, y leído por 143 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
03-05-2006 Magnífico! repito lo dicho anteriormente sobre este angelical concierto y sigo. Besos y estrellas. Magda gmmagdalena
11-04-2006 Precioso. Seguiré leyéndote. margarita-zamudio
02-04-2006 es una mezcla preciosa, y debe ser mas aun si see ntinde mas de musica que lo que yo, pero igualmente transporta***** sigrid
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]