La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Cuentos *SUPER* cortos / A que lugar van a morir las hormigas? - [F:2:336]


weiss,13.07.2003
quien me ayuda siempre he tenido esa pregunta...quizas alguno quiera ayudarme con un cuento ....
 
sinseudonimo,13.07.2003
Al lugar mas dulce del mundo. El centro del azucarero.
 
sinseudonimo,13.07.2003
Pero...algunas hormigas escucharon de algunos poetas que el lugar mas dulce del mundo era otro.
Ahora algunas mujeres al ver a una hormiga se cruzan de piernas...
 
sinseudonimo,13.07.2003
Weiss:Muchas gracias por la inspración, que tuvo dos etapas. Ahora puedes ver el cuento completo como quedó, en la página de los cuentos.
 
weiss,13.07.2003
muchas gracias estan muy buenas las respuestas
 
cayo,05.08.2003
Las hormigas mueren donde cagan los conejos, donde el diablo perdio el poncho o sea en la quebrada del ají...eso opino
 
CHEPE,05.08.2003
van a morir donde algún humano con sus lujosos zapatos te crean inferior
 
testigo,06.08.2003
sintiendome morir, por primera vez no senti el llamado de la sangre. Donde ir?. Mis hermanas viejas no me abandonaron tampoco hoy. Ya se acercan. Ya vienen a devorarme
 
Sirena_viuda,10.08.2003
La hormigas realmente no mueren. Si bien la ciencia no ha presentado testimonio, su metamorfosis (secreto sólo intuido por algunos mirmecólogos) inicia con un largo viaje; hay quien aventura la hipótesis de que este viaje inicia con la muerte de la hormiga reina —generalmente producto de intrigas políticas. Es entonces cuando alguna hormiga exploradora conduce a sus hermanas desde su hormiguero, en cualquier región del mundo, hacia la playa más cercana. Ahí las hormigas viajeras se transforman en pacientes granos de arena, para acariciarle a los niños las plantas de los pies y entrometerse en los abrazos amantes, éste y todos los veranos.
 
Sirena_viuda,18.08.2003
weiss: onde andas? Una escribiendo para tí y tu que no te asomas para opinar chamacon. saludos.
 
sendero,24.08.2003
muy bonito sirena...
 
RodrigoUrrejola,26.08.2003
Hace ya algunos años me dedico a la formicoarqueología, descubro grandes construcciones misteriosamente abandonadas por las hormigas, viajo por los intrincados pero ordenados pasajes de sus aposentos, primero mediante endoscopía, luego destruyendo parcial y selectivamente algunos de los edificios. Examino los restos de sus alimentos, reviso sus plantaciones de líquenes, sus establos, donde una vez hubo pulgones. Examino microscopicamente sus restos de comida, más que todo exoesqueletos quitinosos de insectos y alguna proteína. Hace apenas tres días encontré lo que parece ser un cementerio de hormigas, cientos de hormigas envueltas en una cera suave y perfumada y apiladas en filas y filas, justo a la par de una de sus edificaciones más altas. Las lápidas son pequeñas cáscaras de semilla de rosa, su epitafio es la multiplicidad y la unidad que da el anonimato.
 
-33-,27.08.2003
...pues en la zuela de un zapato anónimo! ....
 
-33-,27.08.2003
ups!
 
hache,28.08.2003
Rayos, en verdad haré una peregrinación para agradecerle a sirena el aviso de este rodrigourreojola estupendo,
 
salsalha,29.08.2003
-Abuelito a que lugar van a morir las hormigas?

El niño le tomaba la mano y seguia preguntando.

-Donde ? abuelito donde?

El no contesto y las hormigas jamas abandonaron su yerto cuerpo
 
Princesitta,30.08.2003
Vaya pregunta, pero una vez, una de ellas me dijo que dejaba a los sueños morir por ella, solo ocupada otro cuerpo y no precisamente de hormiga, aunque seguía comiendo como una de ellas. A que todos conocemos a una hormiga reencarnada, si no, fijate como comen tus amigos .
 
uno,30.08.2003
Las hormigas, sinceramente, no sé; yo sé que las pulgas van al pulgatorio.
 
inmundo,01.09.2003
Van al cementerio de los elefantes, sus inseparables compañeros de chistes.
 
Shakespeare,11.09.2003
La noche clara en el cerro lejano invita a las caminantes eternas a refugiarse en la luna, allí llegan ellas cansadas de su paso por la tierra y en hileras indelebles asoman por el lado más oscuro otorgando un brillo extraño a esta casa enorme que recoge sus pasos y su eterno sueño en cráteres de cenizas que las sepultan para siempre.
 
Shakespeare,11.09.2003
Se reúnen ejércitos de ellas, formadas en absoluto orden, las hay pequeñas de color café, las rojas de regular tamaño, los soldados de cuerpos fornidos de uniforme oscuro, todos marchan al campo de batalla, abandonan campamentos, se marchan, a su paso arrasan con todo, las hembras llevan a cuestas las pupas, se mueven nerviosas porque quieren llegar luego al espectáculo. Los ejércitos s enfrentan , luchan en forma sangrienta, muere gran cantidad de ellas, los cadáveres son arrastrados hacia un lugar escogido y allí depositan las hembras a las pupas para que tomen el alimento necesario, luego regresan cantando en fila india, luego del deber cumplido.
 
Profugo,11.09.2003
Las hormigas son unos extraños seres que nadie ha podido aún comprender. Quienes las han estudiado no pueden ponerse de acuerdo sobre cuál es la razón que las orilla a realizar tan excéntricas costumbres.
Cuando una de ellas muere, un grupo de observantes forma un círculo a su alrededor, luego llegan otras que la llevan hacia el centro de su hormiguero y la examinan, le extraen los pocos órganos que posee, le amputan las piernas y escriben en un papel milimétrico "causa de la muerte: pisotón de niño".
Después se les comunica a los doscientos mil parientes que no se pudo hacer nada para salvarla, que se hicieron los mejores esfuerzos pero que contra la naturaleza nadie puede.
Los parientes se resignan, ponen el cuerpo dentro de una cajita y lloran durante un día completo. La clave para que este evento tenga éxito son las lágrimas, muchas, de todos, y frases de consuelo: "no somos nada", "lo siento mucho", "mi más sentido pésame".
Cuando los doscientos mil familiares y los dos amigos de la hormiga difunta terminan de despedirse de ella, la llevan en una interminable fila hacia el final del hormiguero. Ahí la entierran y olvidan que alguna vez existió, excepto cada año cuando van puntualmente a dejarle como regalo una semilla de melón.
 
ruben,11.09.2003
A la casa de los Buendia.
 
Margarita-zamudio,11.09.2003
Las hormigas mueren con las botas puestas, si son soldados y en el tajo, si son obreras, pero una vez muertas pasan al estómago de las gallinas. Así de simple.
 
misterioso,11.09.2003
Las hormigas mueren en las carreteras en los días de verano...abrasadas por el Hormigón Armado...
 
atreides54,11.09.2003
La vida de la hormiga se acercaba a su fin, ya las parcas estaban hilando, las últimas vueltas en su rueca...
Con resabio de animal cansado, se acercó a sus semejantes, ellos debían poner fin a sus sufrimientos
y disponer de su cuerpo a voluntad.
Todo lo que nace del hormiguero vuelve a él. Ya sea como alimento o como abono pero nada se desperdicia...
 
AnaCecilia,11.09.2003
Mueren debajo de nuestros pies, o en su defecto en medio del veneno para ellas... Rodrigo como siempre tan lúcido me encantó tu respuesta, besitos
 
samidare,11.09.2003
Teníamos agua bendita en la puerta de las celdas. En Junio, cuando el calor era tan irreversible, las hormigas venían a bañarse en el agua bendita formando abrazadas pequeñas balsas. Algunas, lograban cargar sobre sus espaldas una gota de agua. Otras no podian llegar a las balsas, tampoco podian volver a la orilla del frasco y se quedaba allí, nadando, agotadas, hasta desaparecer.
 
yihad,11.09.2003
Yo no tomo a las hormigas como entes independiente, sino que considero a todo el conjunto del hormiguero. Preguntarse donde mueren las hormigas es como preguntarse donde mueren nuestras células.
Así que a donde van a morir mis células? Pueees...
 
hache,11.09.2003
Depende. Las hormigas negras, en su larguisima vida, cargando hasta cincuenta veces su propio peso, compiten ferozmente. Se preparan para la guerra, conforman ejércitos que invaden, devoran, nepalean los bosques de ilusiones hasta que les impiden florecer. Acumulan capital estéril, quitado a fuerza de mordidas, y en él, finalmente crece el hongo tóxico que termina con ellas. Este hongo es reconocido como "El bandido Hormiga Negra" o " La hormiguita viajera". Las coloradas, pequeñas e irritables, dedican su vida a convencer al azúcar que su mejor destino es ser transportado a un lugar utópico ubicado en el futuro, donde será el manjar que alcanzará para todos. En el vano intento se frustran, y masivamente se suicidan en gotas de sudor de pies desprevenidos sobre hierbas suaves de verano. Las gigantes, con su carga proteica y su ego, terminan en empanadas guatemaltecas o exquisitas tortillas de la India. Las termitas, luego de corroer las bases, mueren aplastadas por el aserrín que su mismo afán destructor ha generado. La industria les transforma, junto con el producido de su destrucción sin para qué, en pseudo maderas, como el aglomerado o el fibrofácil. Hay algunas hormigas, son las menos claro, que no mueren, sólo resisten, sobreviven, asegurando para los tiempos la memoria. En definitiva, todas, absolutamente todas, cuando mueren, van al lugar de la metáfora.
 
Sirena_viuda,11.09.2003
Yihad, se trata de hacer una ficción. Así que de acuerdo a tus convicciones sobre la fractalidad del hormiguero, pues regálanos un cuento. ( no es cosa de vulnerar tus principios) S A L U D O S
(anda, tío, que esty segra que nos va a gustar)
 
gaviotapatagonica,11.09.2003
Por un caminito finito, finito, iban las hormigas
rumbo al hormiguero
pasito, pasito...muy despacito
con su carga al hombro de hojas y migas
rumbo al hormiguero
pasito a pasito...muy despacito
y entonces lo vieron, desnudo a Matias
rumbo al hormiguero
pasito a pasito..no tan despacito
se fueron metiendo entre sus encias...

jajaja.....y bueno, toy a punto de salir del trabajo...sabrán disculpar el morbo....piquitos al corazon
 
pande,11.09.2003
pues, despues de una vida entera de trabajo, y dictadura, el lugar no importaria, morir es lo importante.
 
lilith,11.09.2003
Ellas fueron a la tumba...Todas las hormigas del pueblo, negras y brillantes visitaron su tumba. Las había más grandes, más pequeñas, pero eran tantas que cubrían la lápida con sus cuerpos menudos. Ya no se podía leer la inscripción: aquí yace...Las hormigas se habían apoderado de su rincón de olvido y no había insecticida posible que lograra hacerlas desaparecer. El vigilante del cementerio se subía por las paredes. No podía explicar aquella invasión de hormigas. Desde el mismo día que la trajeron, ellas lo poblaron todo. Y en especial su tumba. El vigilante hizo sus averiguaciones. La difunta era una solterona misteriosa que vivía en lo más alejado del pueblo. En una casa negra, con las ventanas tapadas. Hasta el periódico local recogió aquel suceso. Nadie sabía de dónde venían las hormigas pero secretamente se murmuraba que habían ido al entierro de su reina...
 
gui,11.09.2003
Tengo entendido que las hormigas no mueren porque se clonan. En el centro de la tierra tienen sus laboratorios de ácido fórmico y allí, por algún procedimiento que desconocemos, se van autofotocopiando de tal manera que siempre las veremos cargoseando encima de nuestras comidas. Después sigo porque ahora tengo que despejar la mesa, ya que está repleta de esas molestosas hormigas.
 
Allan,12.09.2003
Tal vez las acompañe un día en mi condición pequeña de ser y me lleven de la mano a su secreto, entonces no lo podré compartir con ustedes para responder tal interrogante, simplemente iremos al final, con el mismo esfuerzo con que vivimos y trabajamos, iremos al final, sin que nadie note nuestro granito de arena, por hacer que este mundo sea más tranquilo, que la naturaleza mantenga su equilibrio, que los caminos sean limpios mientras sobrevivimos, tal vez, las acompañe si creo que así será... finalmente cuando llegue el día partiremos aunque insatisfechos, porque siempre creimos que pudimos hacer más, pero somos tan pequeños... que a lo mejor en tanta búsqueda por los lugares no se den cuenta que vamos muriendo a su lado, tal vez no lo encuentren jamás, que decir, finalmente solo somos hormigas, tan pequeñas... tan pequeñas.
 
Arbolito,12.09.2003
¿A que lugar van a morir las hormigas? eso depende de que clase de hormiga sea... A mi sólo me gustan las hormigas viajeras, una de ellas me ha comentado una vez de un lugar mágico, es allí donde termina su camino, relatan su historia, para emprender el regreso y llegar nuevamente a la meta en otro disfraz de hormiga....
 
yihad,12.09.2003
Zxxxyypzzfff se levantó aquel día más cansada que de costumbre. Después de un sueñecito de una hora ( el que tenían asignadas todas las recolectoras ) ya debería estar preparada para otra dura jornada de trabajo...en teoría...
Pero no se encontraba bien. Sus seis patas le fallaban, no podía dar siete pasos seguidos, y tenía que apoyarse en las paredes de la gruta que le conduciría al exterior. Entonces se dió cuenta de que, en realidad, el problema venía a causa de que sus patas no querían ir a donde su pobre cerebro de hormiga quería que fuesen. Así que se dejó guiar por sus extremidades. Estas dieron la vuelta, adentrandose en las entrañas de la Gran Casa. Zxxxyypzzfff se sorprendió de la seguridad y aplomo con el que sus patas le guiaban, metiendose por caminos y vericuetos en los que jamás había estado, aunque era evidente que el rumbo tomado se acercaba bastante a las Grandes Despensas, solo que por un camino diferente del que tomaba cada día para traer el alimento a la colonia. Fué entonces cuando se dió cuenta de que todas las hormigas que se encontraban en aquella zona, andaban en la misma dirección, y con una expresión en su rostro que deberia parecerse mucho a la suya propia, una mezcla de cansancio y sorpresa. Minutos más tarde, todas sus compañeras de viaje y ella misma llegaron a una gran sala llena de hormigas viejas, en la cual sus diminutas patitas dejaron de moverse, hasta que les sobrevino la muerte, y pudieron ser recicladas en el desayuno del dia siguiente. Habían sido hormigas desde la prehistoria, y seguirían siendolo durante muchos, muchos reciclajes...
 
juanramon,12.09.2003
No mueren, entran a nuestros cuerpos y nos recorren escandalosamente bulliciosas en el torrente de la sangre cuando nos enamoramos
 
casual,12.09.2003
Como es público y notorio, las hormigas no existen. Otra cosa son las cucurachas que, esa sí, nacen, crecen y mueren, no importa en que sitio, siempre que sean rociadas con CUCAL- de nada, ya pasaré a por lo convenido- que las deja para la funeraria al instante. Las cucarachas son reales, aparecen en los comerciales de la tele, son parte de nuestra vida diaria, nos preocupan, nos distraen, nos dan asco, en fin, como las ratas, son signo ineludible por el que se distingue la moderna sociedad de consumo. Pero no así las hormigas, seres inexistentes que ni nacen, ni crecen, ni mueren, ni nada. Se corresponden con el vivo ejemplo de lo que las mentes degradadas y calenturientas de los guionistas de National Geografic son capaces para mantener la audiencia de su canal temático. Y tampoco hay que hacer caso a cuentitos fabulosos como ese en el que se las contrapone a la digna cigarra, tradicionalmente vilipendiada sin motivos reales... Por cierto: he de dejarles. Estoy emepezando a sentir un repentino hormiguillo en el lóbulo parietal y debo solicitar cita de consulta a mi psiquiatra. Gracias.
 
FALCON,12.09.2003
El veneno habia empezado a afectarle, sintió una inusual pesadez en las extremidades y no podía moverse con naturalidad. Depositó la carga que llevaba en el suelo. Le faltaba tan poco para llegar al almacen, pero era imposible, su sistema nervioso estaba siendo atracado.
El cadáver llevaba dos dias en la galería 45, su cuerpo había dejado de secretar las feromonas y ahora en la descomposición estaba despiendo un olor insoportable.
La sepulturea llegó y suspiró con desgano, le tomó de la cintura y levantÓ en vilo el cuerpo de la finada. Le llevó fuera del hormiguero y fue siguiendo el fétido olor del acido oléico. Allí estaba el cementerio hormigueril 4.
Conteniendo la respiración lo más posible le dejó entre el montón de restos y se alejó a toda prisa.
ah, ¡que bien olían las feromonas de sus compañeras vivas! Siempre tan agradablemente perfumadas.
 
matilda,12.09.2003
Las hormigas van a morir a las tipografias. Doloroso en principio, eso no lo dudo, pero nadie encontró mejor manera de fabricar letras pequeñitas.
 
iloso,12.09.2003
Las hormigas son deboradas en su propio sueño, por la hormiga prehistorica que las sueña.
 
iloso,12.09.2003
Un día cargan con el peso de su vida, se internan hasta el centro del universo y luego allí, se arrojan de cabezas hacia la lava de sus sueños. Dulces sueños.
 
iloso,12.09.2003
Un día cargan con el peso de su vida, se internan hasta el centro del universo y luego allí, se arrojan de cabezas hacia la lava de sus sueños. Dulces sueños.
 
sarnahuixtli,12.09.2003
¡Yo sé! ¡Van a morir a mi casa! Ahora mismo hay una en mi cama confesándose con el párroco del pueblo.
 
fly,13.09.2003
No morirán........ nadie muere realmente
 
hugovich,13.09.2003
¿que donde mueren las hormigas? -valgame dios-respondio molesto el sexagenario entomologo, ante tanta insistencia.

Mira hijo (sermoneaba al intrepido y osado pupilo) cuando la hemolinfa de la hormiga deja de circular por el hemocele que irriga de sustancias nutritivas y oxigeno al protocerebro, deutocerebro y tritocerebro, entre cada diastole y cistole del corazon, cuando los espiraculos estan completamente cerrados y las traqueolas no tienen mas oxigeno para difundir en la hemolinfa, es entonces y solo entonces que podemos decir que la hormiga esta clinicamente muerta.

Si fallece en el trabajo, la oficina o haciendo el amor con su concubina -es problema de forences- asi que olvidece del tema (mientras su mirada perdida y su caminar tambaleante, acariciaba el sueño de conocer tambien tal incognita, todos saben que ellas mueren, nadie a ciencia cierta lo sabe donde).
 
Martin2,13.09.2003
Ante aquel catalogo de valiente no supe mas que adormecer mi ego y pelear con uñas y dientes en esta historia super corta. A la vez, una inclinación terriblemente existencialista, quizás sostenida por aquella frase de Roberto Arlt: “la humanidad no es mas que un hormiguero gigantesco...” me inclina en una sistemática dirección que voy a torcer. Así afirmo que las hormiguitas no van a ningún lado a sucumbir, por el contrario ni siquiera mueren. ¿Acaso vos, inmenso aplastador de insectos, te quedaste unas horas mirando aquel cuerpecito debajo de tus suelas?, por supuesto que no.
Hace unos años, agobiado por el aburrimiento, permanecí exactamente tres horas y minutos contemplando al puñado de hormigas asesinadas con cruel alegría y lo que vi fue asombroso: una vez que la interminable línea de hojas y pastitos se repuso en su abismal y metódica organización los bichitos resucitaron como si nada.
No te rías querido/a, es una verdad absoluta, ellas no fallecen, son la única especie inmortal de la existencia. Seguro que pensas que caí en la vuelta de tuerca fácil y sencilla pero no, descubrí que el numero tres es la clave de la vida, y al pasar tres horitas con trece minutos, las patitas recuperan su vitalidad movediza, las antenas se irguen con rápida rapidez, y el cuerpo recupera su tonalidad preexistente. Los de los números tres es muy muy simple amigos: la existencia es un triangulo perfecto, eso lo sabían hasta los apóstoles y aquel librito que inventaron con lo de la divina trinidad y sus inequívocas predicciones. Así, si vas sumando todos los numeritos primos y restándolos entre ellos, llegas al numerito 193 o sea el fin divino que por otra parte es exactamente igual a ... ¡tres horitas con trece minutos!. Si te perdiste no importa, ya voy a publicar un librito con todos estos descubrimientos, no te afligas que también nosotros vamos a podes vivir por siempre.
Ahora, si aun mantéense dudas, permanece ese tiempo arrodillado en la hierba y lo vas a comprobar.
¿Acaso recuerdan que alguien alguna vez haya logrado exterminar a estos bichos?, la respuesta es no, nunca. Están desde tiempos inmaculados y van a seguir hasta el fin de los días. Siempre vuelven a aparecer, ni siquiera la inconmensurable y prodigiosa imaginación de Julio Cortazar, pudo con ellas, en aquel recordado cuento “Los venenos”: todo termino en una dolorosa tragedia de niñez, amor y desconsuelo.
A veces, desecho toda mi teoría de su inmortalidad recurriendo al paradigma original y me rindo a mi sueño repetido: cada vez que una de ellas mueren, al transcurrir el tiempo triangular que ya especifique, el alma de alguna persona entra en sus cuerpecitos, y, otra vez, a la fila india y al dormitorio de barro y tristeza.


 
Martin2,13.09.2003
Lei todas y cada uno de la fabulosas fantasias!!!! no puedo mas que aplaudir la imaginacion de Matilda, el poema ya leido y hermoso de Blanquita, el relato magnifico de yihad y la extrañeza fantasia salida de otro mundo de profugo y sirena- viuda!!!!!!!!!! saludos!!
 
santacannabis,14.09.2003
 
Sirena_viuda,14.09.2003
L: Si pasas a contar las ganancias de esta breve empresa, llévate un afectuoso saludo. (Y no te tardes mucho ¿eh?)
 
juanmilpreguntas,14.09.2003
Te tengo dos versiones despues pensare en más:
1. ¿A donde van las hormigas cuando mueren?
- ¡Oye, pero tú eres una hormiga!...perdón, se me olvidaba que el que muere nunca es uno, siempre es el otro.
2. Las hormigas cuando sienten que van a morir, corren desesperadas hacia el centro del hormiguero y en su loca carrera van dejando una a una las partecitas de su cuerpo, mucho antes de encontrar el centro son ya polvo en el camino; eso lo sabe muy bien la reina que prometio bendecir y acompañar a cada una de ellas cuando muriera.

Por eso viven y trabajan las hormigas para que al final de su loca carrera puedan encontrar el amor que alguna vez les fue prodigado...antes de extinguirse...
 
juanmilpreguntas,14.09.2003
cambio el final: Por eso viven y trabajan las hormigas ara que al final de su loca carrera puedan encontrar el amor que alguna vez les fue prometido...antes de extinguirse...
 
haijin,14.09.2003
Una vez, a sus labios.
 
Maite,15.09.2003
Cuenta la leyenda que las hormigas comienzan una larga muy larga peregrinacion cuando ven que su tiempo en el hormiguero llega a su fin , dice la historia que presienten cuando ya no son mas de utilidad, cuando ya no pueden construir más tuneles, cuando ya no pueden traer la misma carga de comida para las pequeñas larvas, cuando el valor se les va escapando en cada aliento en las luchas.
Ella lo presiente es ahi cuando se van despiendo de sus compañeras, cuando reverencian por última vez a la Reina, es cuando el sol cae temprano, cuando las hojas de los árboles se comienzan a poner de color amarillos, ahi es cuando intuitivamente saben que su camino va llegando al final.
Entonces, toman comida cargando la que pueden para el viaje, se despiden y salen a la hora del atardecer, salen solas, sus amigas y compañeras se quedan dandole el ultimo adios desde la boca del hormiguero, y ahi se va caminando, lentamente pero sin perder el ritmo, hacia la oscuridad de la noche, van hacia la tierra siempre verde, donde nunca faltan las flores ni los amnjares propios de las hormigas, donde no hay animales más grandes que ellas, donde nunca llega el invierno, es la tierra prometida de las hormigas, ahi es donde se encontrará con sus antecesoras, donde no tendrá que trabajar construyendo tuneles pues todos ya estan construídos, donde no tendrá que salir a luchar para cuidar de su hogar y a sus compañeras, asi ahi se dirige para nunca más volver..
 
Gabrielly,15.09.2003
b
Hormigas de azúcar /b

Un día de lluvia al final de un puente en madera, roto, desteñido, una barata serigrafía de Dalí, sillas de resina ocupadas por personajes enajenados con todo tipo de parafernalia de vicios: los inhalados, los inyectados, los tragados. La madre disfruta su viaje en caleidoscopio. Al final de la habitación maloliente una cuna con tres usos antes que el actual. A veces lloriqueos, a veces movimiento. Desesperación y en ocasiones silencios.

La primera llegó a la boca comandada por la reacción química que despedía el ambiente ante la interacción de la leche y el azúcar en el biberón. La segunda siguió el rastro de feromonas en fila india. La tercera y la cuarta le hicieron cosquillas y se echó a reír a carcajadas. Subió y bajó manos y piecitos, movió la barriguita, giró la cabeza y allí se encontró con la decimoquinta, la vigésimo segunda, la centésimo primera...

Mientras los relojes blandos de Dalí, seguían marcando la hora en aquella desgastada y fétida copia de cuarta categoría, supuestamente en torno a la seis de la tarde de un día crepuscular, las fosas nasales se llenaban de hormigas. Lo mismo iba ocurriendo con los oídos a medida que la representación era habitada por una solitaria mosca y, dicho sea de paso, las hormigas que no por casualidad "bullen" del reloj de bolsillo de Dalí. Un resbaloso óleo derretido se yergue sobre el catrecito, que se menea defendiéndose de los amigables jornaleros.

Se sabe que uno de los relojes cuelga en equilibrio de la rama de una floresta; más abajo, el segundo se acopla a modo de montura sobre una cabeza uniforme que remite otro cuadro. Completando la tríada aparece uno que quizás esté a punto de deslizarse, de escurrirse por el muro, y este acapara miradas... unos ojitos asustados. Miradas de horror, de sorpresa, de terror y asombro ante la cosquilleante sensación que poco a poco se convierte en asfixia, cuando el resto que ya arropa todo el cuerpecito se dirige motivado por el rastro de azúcar hacia lo que queda por cubrir de la boca.

 
nekrorider,16.09.2003
Es una pena que con todos los esfuerzos por divulgar los más recientes descubrimientos biológicos haya gente que siga discutiendo necedades. La postulación de la biología moderna sobre la inmortalidad de las hormigas es aceptada de forma unánime por la comunidad científica. De hecho un buen método para distinguir a una hormiga de una pseudo hormiga es aplastarla. Si muere, se trataba de una pseudo hormiga.
 
MCavalieri,16.09.2003
Mirando pasar hormigas.



Sentado en un banco de plaza observa sin ganas el mundo, a sus pies una fila perfecta de hormigas, a su alrededor un pasar apurado de gente.
Distraído reposa la mirada en alguna cara triste mientras imagina qué dolores habrán sufrido los ojos para ganarse esa expresión.
Las hormigas siguen en fila, las personas en caminos azarosos; yendo todos.
Se le ocurre que la vida es un constante ir hacia alguna parte; algunos en orden, otros en desorden, todos van para el mismo lado.
Un único objetivo hermana hombres y hormigas: La muerte. El mismo final.
¿Adónde van a morir las hormigas?
Al olvido, claro.



 
cao,16.09.2003
Las Hormigas del Apocalipsis

(Dedicado a mi amiga y compatriota, la cuentera blanquita; tirandole de pasadita la punta para que vuelva a nuestro lado.)


uNo

Acababa de terminar su jornada y el hambre se lo comía. Un concierto de tripas se oía en su estómago. Desesperado entró al local de comida y avanzó rauda y decididamente hasta la mesa vacía del fondo. Acomodado en el asiento de inmediato llamó al garzón. Acto seguido acercó el cenicero y encendió un cigarrillo para engañar mientras tanto a la voraz lombriz con un poco de humo de tabaco rubio.

Sobre la mesa la mostaza, el ají pebre, el kepchupt; un azucarero, y un servilletero de aluminio. De fondo un mantel verde petróleo cubriendo todo de extremo a extremo, y sobre él uno blanco de lino de menores dimensiones dibujando un rombo en el centro. En la superficie yacían aun los vestigios de la comilona que lo había precedido; migas por doquier, azúcar desperdigada por toda la mesa, bebida desparramada, y muchas hormigas.

Minutos después su ansiedad hizo crisis al observar cómo los escolares sentados en la mesa del frente se llevaban a la boca unos sandwichs que, a juzgar por su tamaño y apariencia, parecían verdaderas tortugas ecuatorianas. Todo para él era lento; la espera transcurría en cámara lenta. Cansado de tanto aguardar el pedido comenzó a entretenerse mirando a la gente que circulaba afuera en la calle, mientras el olor de la carne machacaba sus sentidos.

dOs

Aburrido de tanto esperar, de pronto acercó su cabeza al borde de la mesa. Algo muy extraño estaba ocurriendo con las hormigas. Hace rato que las venía contemplando con interés. Al principio llamó mucho su atención el que las sorprendiera subir al unísono y en perfecta fila india por ambos extremos, sorteando con esfuerzo los escombros de comida dejados por los clientes anteriores; aparentemente ambas columnas avanzaban decididas al centro de la mesa.

Sin embargo en aquel momento la cuestión ya se había transformado en un episodio fantástico, casi en una alucinación. Frente a sus narices las hormigas se agrupaban con extraordinaria disciplina, en enormes trazos que sin lugar a dudas daban forma a letras. Sí, así era; increíblemente en el centro de la mesa se alcanzaba a leer con claridad la siguiente frase: ‘MORIRÁS INFELIZ, DESEARAS NO HABER NACIDO’.

No lo podía creer; automáticamente pensó en la posibilidad de que el hambre lo estuviese trastornando; sin embargo y para ratificarle lo real de la situación, en la mesa las hormigas no tardaron en volver a reagruparse en otra frase: ‘ESTE MUNDO ARDERÁ EN EL FUEGO ETERNO’; y en otra más: ‘EL FIN SE ACERCA, NADA QUEDARÁ EN PIE’; y así sucesivamente.

Apenas podía tragar saliva por el tremendo asombro. Las profecías apocalípticas se sucedieron una tras otra sobre la mesa que ocupaba.

Lastimosamente y cuando los diminutos bicharracos estaban a punto de entregar los detalles del día y el año en que el planeta sucumbiría a la oscuridad de las tinieblas; el mantel o paño que el garzón utilizaba para limpiar las mesas, de pronto irrumpió intempestivamente en la escena haciendo desaparecer todo. Nada quedaría tras la sacudida del mantel. Con estupor vió a las hormigas volar por lo aires. La escoba y la pala se encargaron del resto.

Impávido miró al garzón quién no tardó en devolverle la mirada para decirle con fingida cordialidad: ‘¡aquí tiene su sandwich señor, perdón por la demora!, ¿el señor me dijo coca cola cierto?'...



 
Mandeville,16.09.2003
A la profundidad terrenal
 
Sirena_viuda,16.09.2003
L: Si pasas a contar las ganancias de esta breve empresa, llévate un afectuoso saludo. (Y no te tardes mucho ¿eh?)
 
VicentePrado,17.09.2003
La vida de la hormiga, inquieto insecto, es más bien corta. No por ello menos dulce. La asociación puede recaer en una suposición lógica: la sal mata al animal. No obstante la conclusión es burda si se piensa en el fin por el cual la hormiga extrae y carga laboriosamente el azucar: construir su caja mortuoria. Esta situación es ignorada por muchos, pues muchos desconocen el lugar donde van a morir las hormigas. Una hormiga viva es, a lo sumo, molesta, muerta en cambio no interrumpe ni distrae. El paisaje se encarga de enfriar su cuerpo tibio. La brevedad de su morar es advertida por el viento.

La sal no mata a la hormiga: que el día y la noche sean distintos no quiere decir que sean opuestos. Si así fuese, las manecillas del reloj y su insoportable circularidad cargarían con un peso mayor; el momento más oscuro frente al más luminoso. Alarma de eterno retorno que eclipsa la lógica. Conviene entonces decir que la sal es distinta del azúcar, no el opuesto. (Evidencia empírica de una hormiga cargando sal 18:00).

Volvamos al comienzo. La vida de una hormiga es corta (Segunda evidencia empírica: la misma hormiga fallece a las 12:00). Y el lugar de su muerte es, indudablemente, indefinido. Por tanto la pregunta: "¿A qué lugar van a morir las hormigas?" podría formularse como: "¿A qué hormigas van a morir los lugares?" Esto porque no es lugar lo que produce la muerte sino la acción inescrupulosa del otrora laborioso insecto cuyo afán la enfrenta a la inexororabilidad del deceso. Cuando una hormiga muere ninguna de sus compañeras vuelve a transitar por ese lugar, digo el de su muerte. Eso después del velorio, porque durante la ceremonia muchas, casi todas pisan intencionalmente aquel terreno sagrado, en señal de respeto al cuerpo ya desecho de su excompañera. Por eso también el lugar tiene algo de agonía: no muere la hormiga sino el lugar y con el la presencia cualquiera sea. Cómo habita un ente la existencia sino en un espacio dado. Es necesario que así sea.

De la tierra sagrada brota un árbol de crecimiento tardío, largas ramas y hojas breves. Como la vida de una hormiga.
 
hyperion,17.09.2003
bUna fiebre de ochodejulio/b

La hormiga se bañaba en la copa de un zapato santiaguino
apostaba a que el ave seguía anidando en los espejos
y esperaba a que la araña siguiera andando los neones.
Siempre le picaba algo la espalda
cuatro patas y un aleteo de su boca-tenazas eran iguales a su pequeño placer
y se tiraba a las aguas sucias de los adoquines del centro
a caminar entre los cementerios de hormigas,
y a veces se echaba a llorar en los hombros de una mariposa borracha
porque ellas abrazaban mucho
con esas madrales alas que llevan espejeando colores semaforeando impresiones /
allí se largaba a llorar como catedral la hormiga
se le atragantaban las tumbas ojerosas en las secciones del cuerpecito
y lograban salir
con cada eructo de la borracha espejería.
Cuando dejaba sus infancias en hojas
y las mariposas zigzagueantes
buscaba los cadáveres de las pisadas
y se le armaba una tristeza zapateril
otras una risa perversa botil
y fornicaba en la mente con esas pisadas. Extasiada
Esa hormiga que se rascaba
y que vivía de los espectros de otros insectos
se derrumbó ante un zapato santiaguino.
Un tal don luis
un tal asiduo a las antiguas casas de putas gastadas
y un tal necrófilo de cintita al cuello flojo
era el tal que iba a pisar improvisadamente a otra hormiga más
pero se había muerto antes de caer en ataúd su pie:
se agachó y la recogió en su mano de obreroso caliente
le hizo un tímido y cursi cariñito en las antenas
(: se las aplasto y de paso, por la presión, se le salieron como corcho de champán los ojos carbónicos)
y le dijo
duerma tranquilita
(: con un rugido que despedazó los órganos de la puta y sádica hormiga matona)

Al ver el cadáver tirado a las cascadas de un kiosco
las antiguas compañeras
se la fueron a comer
a culearse el cuerpo fallecido
de pura venganza
de puro corazón-servilleta que eran.

La hormiga temblaba con cada latido sexual
las cuevas de los ojos asfixiaban el aire en busca de canturreos firmes
el cuerpecito demolido por don luis
se lo hacían mierda las compañeras de otra hormiga caída de forma rara en aquella alergia perversa extendida un ochodejulio.
 
hyperion,17.09.2003
bUna fiebre de ochodejulio/b

La hormiga se bañaba en la copa de un zapato santiaguino
apostaba a que el ave seguía anidando en los espejos
y esperaba a que la araña siguiera andando los neones.
Siempre le picaba algo la espalda
cuatro patas y un aleteo de su boca-tenazas eran iguales a su pequeño placer
y se tiraba a las aguas sucias de los adoquines del centro
a caminar entre los cementerios de hormigas,
y a veces se echaba a llorar en los hombros de una mariposa borracha
porque ellas abrazaban mucho
con esas madrales alas que llevan espejeando colores semaforeando impresiones /
allí se largaba a llorar como catedral la hormiga
se le atragantaban las tumbas ojerosas en las secciones del cuerpecito
y lograban salir
con cada eructo de la borracha espejería.
Cuando dejaba sus infancias en hojas
y las mariposas zigzagueantes
buscaba los cadáveres de las pisadas
y se le armaba una tristeza zapateril
otras una risa perversa botil
y fornicaba en la mente con esas pisadas. Extasiada
Esa hormiga que se rascaba
y que vivía de los espectros de otros insectos
se derrumbó ante un zapato santiaguino.
Un tal don luis
un tal asiduo a las antiguas casas de putas gastadas
y un tal necrófilo de cintita al cuello flojo
era el tal que iba a pisar improvisadamente a otra hormiga más
pero se había muerto antes de caer en ataúd su pie:
se agachó y la recogió en su mano de obreroso caliente
le hizo un tímido y cursi cariñito en las antenas
(: se las aplasto y de paso, por la presión, se le salieron como corcho de champán los ojos carbónicos)
y le dijo
duerma tranquilita
(: con un rugido que despedazó los órganos de la puta y sádica hormiga matona)

Al ver el cadáver tirado a las cascadas de un kiosco
las antiguas compañeras
se la fueron a comer
a culearse el cuerpo fallecido
de pura venganza
de puro corazón-servilleta que eran.

La hormiga temblaba con cada latido sexual
las cuevas de los ojos asfixiaban el aire en busca de canturreos firmes
el cuerpecito demolido por don luis
se lo hacían mierda las compañeras de otra hormiga caída de forma rara en aquella alergia perversa extendida un ochodejulio.
 
hyperion,17.09.2003
.perdon por la repeticion.
 
blanquita,17.09.2003
Qué sorpresas!!!!!!!!!!!! gracias a todos... creo que me dedicaré a revivir foros porque nos ha ido muy bien. Me reservo mis menciones especiales para no herir a nadie ni provocar jactancias innecesarias. jajaja.

G: Me llevo los saludos y miles de frases estrella-en-la-pupila.
 
Sirena_viuda,17.09.2003
L: ¿Has visto que cosas geniales te han traido aquí? Qué bueno que pasaste a verlas, aún faltaría cosechar otra docenita, ¿dejarías más invitaciones? Saludos y que lo pases bien.
 
CaroStar,18.09.2003
Aquellas dos se desviaron de la fila. Las demás lo sabían y fingieron ignorar la situación.
La larga columna iniciaba el recorrido a la cueva, al hogar y también al inicio del invierno. Llegaron como si nada, pero todas lo sabían, ellas habían partido el camino hasta el final.

Ellas recorrieron un largo peregrinar, el viento azotaba aquellos cuerpecitos frágiles pero vitales, recordándoles la dificultosa tarea que habían decidido emprender.
Es que las hormigas no pueden salir en el invierno, es que el frío las atormenta, es que el Everest no es un lugar para ellas. El mundo social las había tildado de locas, pero aquellas dos eran de temer, eran dos revolucionarias que buscaban ir mas allá de los convencionalismos.

La civilización las acogió en un barrio urbano, en un restaurante sencillo que atendía a unos humanos modestos también. En la cocina un hombre sacaba de refrigerador el hielo que se acumulaba en esas antiguas y gastadas máquinas, congelando sus manos que se petrificaban con el frío del ambiente.

Las dos se miraron y lo sabían… habían llegado al Everest.

Avanzaron recogiendo las fuerzas que les quedaban, impulsadas por la fuerza del idealismo que las había motivado a dejar aquella fila, aquel día.

Lo sabían también… estaban cerca del final.

Treparon el gigantesco monte blanco que se alzaba majestuoso sobre sus miradas, el hielo recorría su cuerpo intentando paralizarlas, pero el coraje que poco tiene de cobardía las impulsaba más arriba aún. La cima era de ellas, las locas que escaparon buscando una nueva realidad, aquellas revolucionarias que nacieron para demostrar que todo era posible, que el mundo no solo era calor, servir a un reina hambrienta y habitar líneas rectas, sino un lugar que ofrecía la excelsitud del viento, la libertad de la naturaleza, la belleza de las lágrimas de agua y cristal del cielo, y el invierno… que era un tiempo donde también se podía existir y vivir.

El hombre transportaba el hielo desde el frigorífico hasta el suelo del patio, con las manos cargadas, heridas y temblorosas. Observó un punto negro en la cima y el medio del montón de hielo que acarreaba, se acercó y divisó a dos hormigas muy juntas, tiesas y aparentemente muertas. Sepultó a las insurgentes en el lugar, bajo el último escombro que le irritaba los dedos. Frotó velozmente las manos para darse calor en tanto pensaba en aquellas hormigas y como las dos pobres habían podido aparecer en aquel lugar.

“Quien fuera hormiga para trabajar en el verano y descansar todo el invierno” – pensó para si aquel hombre, mientras atendía las exigentes y sacrificadas órdenes del patrón.
 
marianna,18.09.2003
¿Has visto un cementerio de elefantes?...
...son de esos mitos que quizá no lo son - lo que es más - ¿es un mito?. Por mucho lo dudo.
Creo que nada de lo que sea una extensión de vida puede ser una falacia. Y pese a que jamás he visto un cementerio de elefantes se que existen... los he visto incluso mirarme y sonreirme.
He visto hormigas rodearme y tocarme, endulzarse o salarse de mi piel según sea el caso.
Las he conocido y reconocido, curiosamente de niña fueron uno de mis primeros temores, para luego ser de mis primeras curiosidades y terminar en uno de mis primeros olvidos.
Creo que ellas han puesto más atención a mi andar que yo al de ellas.
¿Has visto un cementerio de hormigas?
 
lomoplateado,18.09.2003
Las hormigas mueren cuando se les olvida el número

de la patente.
 
sendero,18.09.2003
La sangre que robaron de toxicología pertenecía a un diabético que se suicidó con un pesticida. Murieron en su hormiguero con un sabor de manzanas fermentadas.
Sólo se salvo una que todo olisqueaba y que encarcelaron por tener una conducta aberrante. Los ladridos que fueron de advertencia, ahora son aullidos de dolor.
Así nació la leyenda de la hormiga lobo.



 
adanir,18.09.2003
Se las lleva el viento,
Se alejan con la lejanía.
Se van con los lamentos,
de una dura vida.
 
quintana,19.09.2003
alguno de estos foristas, por llamarlos de alguna manera, recuerda el lugar donde nacio?, alguno de estos chicos o chicas, sea el que hayan elegido, recuerda que nadie los obligo a ser obreros? y entomnces?, a mi se me hace, nada mas triste que la vida de una hormiga....
 
quintana,19.09.2003
Dios! que garron! son huequissssimosssssssssss
 
Ysobelt,19.09.2003
¿Hormigas muertas?...¿por qué han venido a morir a mi lado?...la fila de hormigas no deja de llegar y una vez atravesado el circulo que habito, mueren...
 
LaMaGa,19.09.2003
-Felipe ha desparecido- habló Ana a su madre –varios días el plato de sopa espera por el, salió al amanecer, mientras yo fingía no sentir su abrazo, se fue dejando un rastro de azúcar que las bhormigas/b empezaron a seguir.

Extraido de iNido/i
 
LaMaGa,19.09.2003
y a que lugar van a morir... sobre el cuerpo de Felipe.
 
LAB,19.09.2003
Sinceramente no es que me llame mucho la atención el tema, pero voy a poner algo en atención a Blanca que me invito...
Mueren dónde menos se piense, a eso no hay que darle mucha vuelta, lo que me parece muy interesante es aprender algunas cosas de su vida. Porejemplo, hoy que vivimos en una época llamada por algunos: "era del vacío", en la que "vivir sin
ningún ideal, sin ninguna meta trascendente, es algo que se ha hecho posible" las hormigas nos enseñan cómo la vida tiene sentido en la medida en que tengamos un ideal por el cual vivir y morir, de lo contrario, ¿de qué sirve todo?
Asimismo, en el marco de relativismo y nihilismo
que hiere profundamente al ser humano actual, vemos cómo las hormigas nos enseñan que debemos reapropiarnos del sentido y del contenido de nuestra vida...
 
Mordoxx,20.09.2003
las hormigas moriran en la parte mas dulce q tu desees, sabiendo q ese es tu corazon q enternecido en azucar y miel las atraera como yo en conorcer a esas personas
 
Lenore,20.09.2003
Todos los caminos llevan a Roma; también los de las hormigas. Pero las pobrecillas ignoran que al poner un pie en esa ciudad se condenan a nunca más salir de ella, por culpa de un argentino pelotudo que puso por escrito las instrucciones para matarlas allá.


Bonus track:
"No me banco las hormigas,
por favor pasame el Raid... ¡Ay!"
 
Nomecreona,20.09.2003
He oído hablar alguna vez de una exótica variedad de hormigas cuyos especimenes se mueven por los pensamientos de algunos extravagantes seres. Estos, cuando acumulan un indeterminado número de laboriosos himenópteros fallecidos y empieza a molestarles tanta hormiga muerta por allí, las recogen, las organizan a su libre albedrío y las entierran extrañamente ordenadas en un no menos extraño paraje llamado “la página de los cuentos.

Luego, cuentan además por ahí…, que éstos extravagantes individuos, también llamados “cuenteros”, acuden muchas noches, a la luz de candiles de chispa y lamparillas de fantasía… y escondidos bajo ropones y togas que ellos llaman pseudónimos… a honrar con arcanos y secretos rituales a las hormigas muertas a ese apartado lugar.

Pocos conocen ese recóndito cementerio, pero dicen que éstos visitantes nocturnos, se mueven como sombras por entre los panteones hormiguescos; honrando a sus propias hormigas y a las de los demás. Colocando epitafios, leyendas y ramilletes de flores en los enterramientos de hormigas ajenas y consolándose de la muerte de las propias con lo que los demás colocan en sus tumbas.
 
Grafialito,20.09.2003
Es difícil saber donde mueren las hormigas, personalmente no conozco a ninguna y la única con la que entablé cierta relación ya no vive, fue una relación tan breve que casi no fue, por lo que no tuvo tiempo de debatir conmigo tan controvertida cuestión.
La conocí esta tarde, durante la merienda, ¡demasiado tarde!. Sucumbío cubierta de manjares exquisitos, jamón, tomate, lechuga, mayonesa y pan para acompañar, ¡que raro que estuviera sola!.
No sé donde murió exactamente, pero sé donde está enterrada, ¡la conocí demasiado tarde!.
 
Elderon,20.09.2003
La hormigas mueren y conforman con sus cuerpos ajados las letras del gran libro, cada una aporta con su busqueda incansable a la historia que se forja en un libro universal que es sostenido por las fuerzas invisibles de la vida que los necios no podemos ver, pero que las homigas, que solo son Una, lo escriben como el tiempo, sin prisas pero sin descanso.
 
jroda75,20.09.2003
¿Habéis visto alguna vez a la misma hormiga dos veces?
 
felizpe,20.09.2003
seránfeliceslasHormigasacarreandotodoeldíatrabajandotdoslosdíass udandovidatodoslosaños?

opción 1:
las hormigas son super alegres mientras trabajan, puesto que saben que trabajan seis meses seguidos pero para descansar los otros seis, hacen fiestas gigantes dentro de los hormigueros, o si no, ¿Para que tanta comida?
si fuese cierta esta opción, irían a morir a cualquier lado, no les importaría.

opción 2: las hormigas sufren mucho porque están subyugadas al rey hormiga que las maltrata y tortura si no llegan con la comida suficiente. son demasiado débiles como para rebelarse, y están condenadas a ser esclavas toda su triste vida. si así fuese, irían a morir a un panal de abejas, lleno de miel, y se ahogarían en ella, para tener por lo menos un momento de felicidad en su vida.

¿Cómo comprobar cuál de estas dos opciones es correcta?
fácil. si te sale una hormiga en la miel, la dos es correcta. si no te sale nunca, la uno es correcta.
 
FaTaMoRgAnA,22.09.2003
Las hormigas
van de dos en dos
marchando
risueñas, ligeras
hacia la noche eterna
de su memoria
que las trastorna
que las reclama
y ellas, cantando
se marchan...
Ligeras, risueñas.
 
FaTaMoRgAnA,22.09.2003
Amapola, hacia dónde marchan mis hermanas, las hormigas, tan tempranas?
La flor la mira risueña, no responde, se mece al viento, canta y mira hacia la montaña.
Amapola, hacia dónde marchan mis hermanas, las hormigas, tan pequeñas?
La flor la mira distante, no responde, su danza se vuelve suave, la mira y besa su sombra.
Amapola, hacia dónde marchan mis hermanas, las hormigas, encantadoras?
la flor la mira, sonríe, no responde, su paso sereno y calmo la lleva despacito por la noche, tras la luna que ya se viene temprana por la montaña, llena de sombras.
 
AvaLika,22.09.2003
Las hormigas van a morir donde nadie las verá nunca, quizá a otra dimensión :P
 
Beduino,22.09.2003
Las hormiguitas por ser tan chiquiticas no tienen sindicato, menos cuotas sociales de entierro. Y menos aun banda de musicos para acompañarlas hasta su ultima morada
 
mariog,22.09.2003
A que lugar. Van a morir. Las hormigas. Lugar. Se dijo. Echando una mirada distraída al sobre de los análisis. Las hormigas. A morir. Van a que. De sus propios análisis. Lugar.
En medio del tránsito de la avenida, absurdo y grotesco, un cortejo fúnebre. Entre sus pies, allá abajo, una interminable fila de hormigas surcaba la vereda exigua...
 
asterix,22.09.2003
Las hormigas mueren en nuestro subconciente, no te das cuenta pero lo sientes, cuando una pequeña parte de energía sale de tu alma para transportar a la hormiga hacia el infinito grano de azucar con el que pueden estar felices
 
Simon_Lagestalt,22.09.2003
Cada uno de nosotros es dueño de una cantidad limitada de hormigas, aunque muchos vivan sin siquiera sospechar la existencia de tamaño patrimonio.

Nuestras hormigas van a morir al lado de la gente que nos ama.

Y si te explico todo esto, es solo para preguntarte qué es lo que querés que haga con todas tus hormigas muertas.


 
Iseo,22.09.2003
las hormigas, cuando mueren, sólo dejan más trabajo a las demás hormigas que si quieren trabajar. No se quedan de flojas, como las que deciden adelantar el viaje, claro hay excepciones, cuando las pisan, las aplastan y las pobercitas mueren.
 
Simon_Lagestalt,22.09.2003
Las seis de la mañana me encontró caminando como un zombi entre hojas secas y ramas caídas, bajo la luz del farol a kerosene que comenzaba a resultarme innecesario, con mi acostumbrado cansancio como única compañía espiritual.

El sol convertía la negrura del bosque en un pálido ocre que iba a tono con el olor a podredumbre y humedad.

Había estado apretando los dientes sin saberlo. Sentía la mandíbula entumecida y acalambrada. Me detuve un momento. Apagué el farol y me llevé las manos a la cara.

No debía dejarme poseer por los recuerdos de mi gente, de mi familia, de mis amigos, de los afectos que había dejado atrás definitivamente. Decidí no pensar y seguir caminando. Atrás quedaron el farol y los recuerdos de mi última noche en la ciudad.

De a poco comencé a verlas caminando en mi misma dirección, ignorando mi presencia, con total independencia una de otra. Parecían puntos suspensivos en movimiento de todo tipo, tamaño y color.

El cráter apareció contundente en un claro del bosque, devorando toda una marea de ellas en un torbellino interminable.

Me saqué la ropa y trepé hasta el borde del volcán.

El silencio del amanecer desaparecía bajo el sonido de millones de pisadas diminutas, y cuerpos como gotas de lluvia cayendo en el cráter para dejarse morir.

El cansancio, al fin, pudo conmigo. Desperté algún tiempo después descansado y sonriente, sumergido en la calidez y protección de cientos de miles de hormigas muertas.
 
andes,22.09.2003
Por una gota, la vida.

Caminó toda la mañana por la hiperestructura buscando alimento, agotada se detuvo un momento para descansar y decidir que dirección tomar, ya que al parecer estaba dando vueltas en círculo.
Estando en eso miró hacia arriba, tan solo por mirar y vio sobre ella una diminuta gota de agua. Era hermosa, el sol de la mañana le llegaba de tal forma que la hacía relucir como ella nunca había visto, además, el brillante tubo de metal, que se deformaba tras la gota, ayudaba a que este espectáculo fuera más hermoso aún.
- Bien, ya es hora de partir – se dijo
Apenas comenzaba a caminar le golpeó un gran masa en su espalda que le impidió avanzar y la dejó como aplastada en la blanca superficie. Todos sus movimientos se hicieron lentos y mas lentos y mas lentos aún, hasta quedar inerte.
Así quedo la diminuta hormiga, cubierta por la enorme gota de agua. Al cabo de media hora, abrazó el cuerpo de la hormiga un caudal de agua que se la llevó por el caño, de ella nunca se supo mas nada.
 
nekrorider,23.09.2003
Para mi que ganan felizpe y beduino.
 
Asesina_Serial,23.09.2003
las hormigas van a morir a mis sueños...entran mientras estoy dormida por mis oidos...es por eso que al despertar, escucho voces en mi cabeza diciendo: -¡ah chingá?!, ¿¿¿Este es el cielo????-
 
ayax,23.09.2003
POr si no lo sabías, van a morir al centro de la tierra, donde hay una hormiga madre de cientos de toneladas. Las hormigas son el alma de la tierra.
 
ginny,24.09.2003
Seres pequeños e indefensos, nacen sòlo por ser creaciòn de alguien, luego, en su vida, ni si preguntan cuàl serà su ùltimo dìa, sin embargo, trabajadoras, como ellas solas, juntan hoja verde para sobrevivir; cuando luego de su gran esfuerzo, un joven se la saca de sus indefensas patas.
Coloradas y negras, que mas dà, son ellas, son hormigas, que tienen vida, y el dia menos imaginado (como las personas) mueren , sencillamente cubiertas por un pie de un zapato grande.
 
PotroCiclico,26.09.2003
Sirena, que hermoso!!
 
PotroCiclico,26.09.2003
¡¡Rodrigo urreola, es sublime!!
 
PotroCiclico,26.09.2003
Uno: jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja
 
Ana20,26.09.2003
Yo creo que el titulo de este foro es metaforico....yo pienso que los seres humanos somos las hormigas y que dependiendo de como hayamos vivido, asi moriremos..como dicen "el que por hierro mata,por hierro muere." Talvez muchos me preguntarán el sentido de mi planteamiento, pero pienso que la mayoria o sino todos los que han escrito a este foro lo han tomado demasiado literal. Creo que no se sabe como va a morir cada una de esas "hormigas" pues cada uno ha trazado su propio camino en el hormiguero de la vida....
 
Sirena_viuda,26.09.2003
Gracias potro. Yo no diría que el título es metafórico... creo que la mayoría o todos comprendimos el sentido. Una cosa distinta es lo que a cada quien se le puede ocurrir, como es el caso de la analogía que has hecho, Ana.

S A L U D O S
 
eduardomago,27.09.2003
una gran parte de las hormigas son asesinads por artistas, las asesinan por envidia de no poder ver las cosas de manera tan microoscopica como lo hace una hormiga, y la otra parte muere feliz muere hciendo explotar su estomago de tanto comer algun dulce tirado por un niño desprevenido
 
nomecreona,05.10.2003
COMPO ANTIHORMIGAS
1,5% de chlorpyrifos-ethil

Elimina hormigas, cucarachas y tijeretas.
Aplicado por espolvoreo o mezclado con el agua de riego, acaba rápidamente con la plaga de hormigas.
Actúa por ingestión y contacto durante largo periodo.
Se adhiere a las patas de las hormigas, introduciéndose el producto en el hormiguero donde mueren otras muchas hormigas rápidamente, acabando con el nido.

 
paulina,05.10.2003
ACLARACIÒN: Este cuento no es de mi autorìa (aunque me encantarìa que lo fuese), pertenece al mexicano JOSÈ EMILIO PACHECO. No pude evitar presentarlo en este foro, en el que cabe a la perfecciòn. Espero que lo disfruten!!!


JERICÓAl caminar por un sendero del otoño H pisa hojas que se rompen sobre el polvo. Brilla la luz del mediodía en los árboles. Las nubes hacen y deshacen formas heráldicas. A mitad del bosque H encuentra un sitio no alcanzado por la sequía. Tendido en ese manto de frescura mira el cielo, prende un cigarro, fuma, escucha el silencio del bosque. Nada interrumpe la serenidad. El orden se ha adueñado del mundo. H vuelve los ojos y mira los senderos en la hierba. Una caravana de hormigas se obstina en llevar hasta la ciudad subterránea el cuerpo de un escarabajo. Otras, cerca de allí, arrastran leves cargas vegetales, entrechocan sus antenas, acumulan partículas de arena en los médanos que protegen la boca del túnel. H admira la unidad del esfuerzo, la disciplina de mando, la energía solidaria. Pueden llevar horas o siglos en la tarea de abastecer el hormiguero. Quizá el viaje comenzó en un tiempo del que ya no hay memoria. Absortas en su afán las hormigas no se ocupan de H ni tratan de causarle el menor daño. Pero él, llevado de un impulso invencible, toma una hormiga con los dedos, la tritura con la uña del pulgar. Luego con la brasa del cigarro hiere a la caravana. Las hormigas sueltan la presa, rompen filas. El pánico y el desorden provocan placer en H. Calcina a las que tratan de ocultarse o buscan la oscuridad del hormiguero. Y cuando ningún insecto vivo queda en la superficie, aparta los tenues muros de arena y excava en busca de las galerías secretas, las salas y depósitos en que un pueblo entero sucumbe bajo el frenesí de la destrucción. Hurga con furia, inútilmente: los pasadizos se han disuelto en la tierra. Sin embargo H mató miles de hormigas y las sobrevivientes no recobrarán la superficie jamás. Antes de retirarse H junta la hierba seca y prende fuego a las ruinas. El aire se impregna de olor fórmico, arrastra cuerpos, fragmentos, cenizas. Ha transcurrido una hora y media. H alcanza las montañas que dominan la ciudad. Antes que la corriente negra lo devore, en un segundo, de pie sobre el acantilado puede ver la confusión, las llamas que todo lo destruyen, los muros incendiados, el fuego que baja del cielo, el hongo de humo y escombros que se levanta hacia el sol fijo en el espacio.


JOSE EMILIO PACHECO
 
vato,06.10.2003
 
marimar,08.10.2003
Van a morir en la boca de un gato hambriento.
 
migu,10.10.2003
Hubo una vez, hace muchos años, una hormiga que iba caminando sobre la pierna de un ser humano. Para nada sospechaba que esa persona moriría segundos más tarde. Nadie se ocupó de bañar ni de vestir al muerto. Lo entraron en una caja antes de que la hormiga hubiera dejado de caminar sobre el cadáver. Desgraciadamente, el ataúd era uno de esos muy caros, y tan bien hecho estaba que no quedó rendija por donde pudiera salir la hormiga.
 
gata_lectora,10.10.2003
Las hormigas van a morir a un hospital de hormigas, dónde donan sus organos y lo que queda de su cuerpo para experimentación...
Como pueden ver, son mucho más evolucionadas que nosotros...
 
Eitheldur,10.10.2003
Hace algiun tiempo grandes estudios han podido determinar con infinita certeza que nadie sabe ni sabra jamas a donde van a parar las hormigas cuando mueren, se dice que la busqueda es inutil y con el fin de aminorar los casos de locura mundial el tema estara de ahora en adelante certeramente clausurado.
Sin embargo, un articulo publicado en un periodico polaco mas reciente certifica que un viejo y cansado cientifico encontro respuesta a tan anhelada pregunta.
Nosotros en nuestro afan de encontrar respuesta a la incognita y sepultar de una vez por todas esos sentimientos de miedo y derrota, viajamos hace poco a Polonia donde encontramois entre compuestos y explociones al cientifico famoso.
Ahora nos encontramos en su laboratorio y aguardamos que salga y responda de una vez por todas la pregunta que nos mortifica cada mañana al edsayuno y nos acuesta entre delirios a media noche.
Mañana seguramente cuando sepamos que paso el mundo sera distinto, ya la muerte de las hormigas tendra explicación y podremos dormir, en algunos años olvidaremos todo y sin mas remedio que el olvido volbermos a preguntar. Donde van a parar las hormigas cuando mueren?.
La respuesta?
A, si que las hormigas pasn y pasan y siguen pasndo, trabajan tanto y viven an ocupadas que no tienen tiempo para morir.

 
gata_lectora,10.10.2003
¡plop!
 
hugovich,12.10.2003
Una tras otra formando una línea siguen el rastro de feromona que la hormiga exploradora ha dejado tras encontrar un yacimiento de comida. Las hormigas soldado protegen los costados de esta línea de obreras, las cuales abastecen las bodegas para el invierno, un manto de nieve se avecina con la llegada del invierno, es necesario tener provisiones. Las obreras trabajan aun ritmo despiadado, son maquinas sin voluntad, no tienen sexo y no me refiero al acto sexual, aunque por otra parte solo la nobleza goza de este privilegio, el privilegio de la procreación, ellos deciden quien es un soldado, un obrero una reina o un rey. Un orden regido por el matriarcado donde solo una hembra fértil da vida a toda la colonia, Tal vez la pregunta de donde mueren las hormigas no es muy justa cuando lo que tienen ni siquiera podemos llamarlo vida, si lo extrapolamos a una sociedad humana, no hay sexo, cada quien cumple un papel especifico, ni siquiera pueden ser llamada debidamente obreras, son maquinas, ¿Cuándo mueren las hormigas?, cuando ya no son necesarias para la colonia (esto es peor que ser Jubilado y sin pensión) y a ¿donde van a morir?, al centro del hormiguero, para ser posteriormente expulsada. Como nosotros una vez muertas solo son un cascaron sin valor alguno, realmente un cuerpo muerto no vale mucho, no vale nada, a menos que sirva para trafico de órganos, pero las hormigas no necesitan de eso, ellas se multiplican y cuentan por miles, como los soldados en una guerra no importa cuantos mueran, el fin justifica los medios, las muertes, las violaciones, los saqueos, torturas, Todo por la sobrevivencia de la colonia o la sociedad. Donde mueren las hormigas, bajo tu zapato, la llanta de tu bicicleta o auto, en el jardín o la alacena despues de aplicar insecticida en el hormiguero, demasiado cansadas para salir a explorar, algunas nunca regresan a tiempo para resguardarse del invierno su cuerpo yacen imperceptibles entre el pasto la hierba o como una calcomanía en el pavimento, y en la época de procreación los adultos alados se estampan en el parabrisas de tu auto a 120 km/h ¡eso a de doler!.
 
moebiux,14.10.2003
Primero mil perdones porque, a pesar de ser invitado a este foro hace semanas, no ha sido hasta ahora que he respondido... Al menos disculpo la tardanza con un texto más largo de lo habitual en estos lares, así que, para hacerlo más fácil, os pongo el enlace, que rezaría así: Hormigas, montañas y Mahoma , y evito emborronar este foro con demasiadas letras.... Saludooos..!
 
cienfuegos,23.10.2003
simplemente a un hospital
 
sindari,27.10.2003
En la suela de mi zapato hay dos ataúdes pequeñitos (uno para las negras, y otro para las coloradas, más pequeño). Cada paso que doy en el césped, les digo "Ego te absolvo".
 
gatelgto,30.10.2003
Las hormigas son las que llevan las oraciones de los fieles a sus ahujeros para morir y llevarlas al cielo.
 
marimar,16.11.2003
Las hormigas me traen recuerdos de mi niñez. Mamá me decía: - Nena, no te muevas tanto, parece quee tienes hormigas en el culo.
Pregunto yo, ¿es allí donde van a morir las hormigas?
 
CHARRO,18.11.2003
SOLO TENGO ALGO QUE DECIR, "QUE CRESTA IMPORTAN LAS HORMIGAS" METANSELAS POR EL CULO Y EN ESE LUGAR SE VAN A MORIR. TOMA.
 
despota_ilustrado,09.12.2003
Las hormigas no mueren nunca. ¿Vieron alguna vez una hormiga cargando el cuerpo de otra? Bueno, les contaré porque hacen esta singular operación. Los cuerpos de las hormigas son llevados a un depósito ubicado conveniente dentro del hormiguero. Allí las hormigos ensambladores (hormigus ensamblatum) separan las partes y crean nuevas hormigas. Por supuesto que también hay un compartimiento en el que generalmente las guerreras van a que les pongan una parte que alguna desafortunadamente perdió con anterioridad (digo generalmente guerreras porque son las que más tendencia tienen a romperse). Luego se les pega una lustrada y a la calle otra vez. Últimamente están escasas de parte, especialmente patas, estas se pierden con facilidad. Con la crisis la producción de partes mermó considerablemente, así que si ven una hormiga muerta, llévenla al hormiguero más cercano. Ellas se lo agradecerán.
 
mamujama,12.12.2003
Segun Eduardo Galeano "ante el peligro las hormigas se separan en parejas, y de a dos, bien juntitas, bien pegaditas, esperan la muerte"
 
Pinocho,16.12.2003
Las hormigas se van a morir a un agujero negro que existe en la tierra y que las transporta a otra dimensión de dónde regresan transformadas en lo que su imaginación quiera. Si por casualidad una hormiga muere fuera del hormiguero las otras llevan su cuerpo inerte al sitio de transportación para que se cumplan sus deseos ..
 
lesbica,19.12.2003
quizas cuando mueren se van al algodon de azucar mas rico del universo y al comerlo recobran sus energias y vuelven a la vida, pero esta vez vuelven como abejitas
 
marimar,03.01.2004
Las hormigas no quieren morir en el olvido, por eso esperan ansiosas a que un cuentero las lleve a un lugar digno.
 
wario,09.04.2004
A que lugar van a morir las hormigas?
Si salen de un hormiguero me imagino que se Irán a morir a el, las pocas desgraciadas que son pisadas descuidadamente, no van a morir a ningún lado solo crean una mancha mas al pavimento, como esas corcho latas enterradas a mitad de la vía. Las hormigas están por doquier, si nos ponemos a pensar podría trepar una en tu hombro este momento, ¿si la mataras adonde iría? Tu mano sucia por su cadáver la lavarías, el agua se va por el drenaje del drenaje llega a una presa o una cisterna o que se yo y de ahí se convierten las aguas negras en agua potable o de rehusó, hasta ahí llego la hormiguita, también podría llegar a un envase de agua dizque purificada y en este momento te la podrías estar tomando.
 
Dhingy,09.04.2004
La hormigas mueren mientras el camino de hormiguitas más jóvenes las va reemplazando, sinq ue lo noten. como nosotros. En el olvido. No hay otra forma de morir.
 
hecmi,24.06.2004
Las hormigas cuando mueren, regresan a la cuarta dimensiòn para seguir viviendo, ya que todo acto queda grabado en la eternidad creada, si no me creen lean los escritos que transcribi en mi pàgina la cual explica sobre la cuarta dimensiòn y la quinta dimensiòn. Estos escritos sucedieron.
http://mx.geocities.com/hectorb08/
 
Babilonia-01,25.06.2004
Las hormigas terminan bajo compresión, en la planta de mis zapatos, en donde se convierten en seres bidimensionales de movilidad nula.

Se cree, según los estudios, que tales hormigas sufren una metamorfosis, que cambia sus cualidades bioquímicas, transformándolas en seres de inteligencia superior a la humana.

Claro que, como no pueden ser despegadas de la planta de mi zapato, debido a inconvenintes de tipo logísticos, terminan, literalmente hablando, en el desagüe, junto con el agua sucia con la que limpio esas nobles prendas de vestir que cubren mis pies.

La pregunta que se ha hecho la ciencia por generaciones es: ¿Vivirán estas hormigas bidimensionales de inteligencia supeior bajo las alcantarillas de las grandes ciudades, esperando su oportunidad para dominar la tierra y destruir por fin a la raza que las aplasta con sus suelas?


Según la NASA, las probabilidades son de que tal evento ocurra son del 0%.
 
Sidd,30.06.2004
Las hormigas van a morir al infierno, de la misma forma q las gaviotas se alejan de la costa a morir en el fondo del mar...

Ademas, las hormigas suelen hacer amistad con cancerbero, y cantan canciones heavy-metal, sobre todo de iron maiden a la hora de morir
 
sinache,16.07.2004
las hormigas mueren después de haber cruzado el río, en la orilla opuesta....el elefante violador es quien las mata!!!
 
JhonattanB,20.07.2004
La muerte es algo inevitable. Preguntarse el por qué, cómo o cuando de ésta es lo mismo que creer que se puede superar. Eso lo sabe incluso una hormiga
 
inmundo,11.10.2004
Las Hormigas son las aliadas de los escritores distraídos. Se inmolan en los textos sin puntuación, colocándose cuidadosamente en donde haga falta un acento, una coma, uno que otro punto. Mueren al cerrarse el manuscrito, con la certeza de haber sido inmortalizadas.
 
cocodrilo,14.10.2004
las hormigas no mueren... son inmortales.
 
loladelanoche,19.10.2004
Mueren debajo de los zapatos de los humanos...
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]