La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Cuentos *SUPER* cortos / pequeños cuentos de cama - [F:2:19]


marxxiana,01.08.2002
De un libro de EDMEE PARDO: RONDAS DE CAMA

En veinte años
Me gusta leer el periódico sin que nadie me moleste, sin que me interrumpan, acostado en la cama. Te digo, me dijiste, porque en veinte años vamos a casarnos y es bueno que lo sepas. En veinte años los hijos de cada uno serán mayores y nuestras parejas ya no serán más nuestras parejas y lo único que yo querré será amanecer, atardecer, anochecer contigo y leer el periódico en la cama sin que nada me distraiga. No es mucho pedir, ¿o sí? Pero como no supe si te referías a esperarte 20 años o a lo del periódico, no pude decir nada.



De haberlo sabido
De haberlo sabido porque en total he cambiado siete veces de cama en treinta años más las que faltan. La de mi infancia la dejé con mis padres cuando salí de casa. Me compré una, la primera, cuando compartía departamento con mi amigo. Me fui dos años a Francia y ahí me hice de un camastro y me deshice de él cuando regresé. Mi cama aquella la había vendido mi cuate y con el billete que me dio apenas alcancé a pagar el cajón de madera que después se convertiría en mi cama y en la de ella. Luego nos mudamos de ciudad y como salía más caro el menaje, a venderla y comprar otra allá. Vino la inundación y nuestra cama quedó inservible. De regreso, su hermana nos prestó una. Después la devolvimos y nos quedamos con una colchoneta que poníamos sobre el suelo. Pasó el tiempo, nos hicimos de una cama más grande donde nació el bebé, y ahora a comprar las camas de él. De haberlo sabido, te digo, hubiera sido fabricante de camas.



Esto no es una cama
Esto no es una cama aunque la cabecera de latón y la estructura de metal así lo hagan parecer. Contribuyen a esa imagen falsa el par de almohadas, la ropa que envuelve el colchón, una cobija, la tela última que se conoce como colcha, los muñecos de peluche que ahí descansan. Confunde aún más que al mueble de junto se le llame buró, y que ahí sea donde duermo, leo, como, converso, hago el amor, trabajo, me aflijo, me alegro. Pero esto no es una cama, es mi casa.



¿Lo has pensado?
¿Has vivido el miedo, ese temor que circula entre tus venas y te impide salir de la cama? ¿Has sentido flojera, esa pereza cuya única súplica es no dejar la cama? ¿Has padecido una depresión y ese sin sentido de la vida es incapaz de entregarte una razón válida para levantarte de la cama? ¿Has deseado meterte a la cama con alguien desconocido? ¿Has experimentado tanto placer y agotamiento con una persona que reduces tu campo de actividad a la cama? ¿Has trasnochado con la lectura de un buen libro, a solas, en tu cama? ¿Te has recuperado de alguna enfermedad después de pasar días enteros en tu cama? ¿Has pensado que la mejor inversión que hiciste en tu vida fue comprar tu cama? ¿De verdad, lo has pensado?



Días de cuna
No sé por qué pero casi todos los problemas íntimos se originan en la infancia, de cuando el mundo era solamente cuna, un seno nutriente, y muchas horas de sueño. En la cuna sólo hay placer y sufrimiento. Las demás historias, de si mi madre acudía cuando escuchaba mi llanto, del bambineto, de los primeros pasos, son un registro innecesario que me ha sido devuelto en conversaciones tardías, en terapias dolorosas. Lo que importa de esos días de cuna es cómo se hace nuestra cama.



Como en las películas
Como en las películas en que suceden escenas de amor y desamor, tú duermes en el sofá y yo en la cama. Es casi un cuadro cinematográfico porque ocurre sin aspavientos, como si lo nuestro no doliera y estuviera del otro lado de la pantalla. Tan sencillo como tomar la almohada, una cobija, y tumbarte al sillón.
Si no lo hubieras hecho tú, lo habría hecho yo. Porque lo que es obvio, lo dicen nuestros intereses distintos, lo poco que hablamos, lo menos frecuente que hacemos el amor, es que ya ni siquiera podemos compartir la cama.
Esta noche avisa el final y como en las películas también, cuando acaban, los actores regresan a la vida de la cual salieron y se sumergen en las sábanas frías de su propia cama.



Camas separadas
Porque siempre llegas en la madrugada a la cama, ya sea que tienes mucho trabajo y se te hizo tarde, o te quedas dormido en el otro cuarto viendo tele. El chiste es que estoy dormida cuando te escucho tratando de no hacer ruido, cuando siento tu paso a tientas en busca de la cama.
Porque yo me levanto cuando tú apenas has entrado al sueño profundo. Me visto en el baño para que la luz no te moleste y con el menor ruido posible dejo la casa. El chiste es que desde que vivimos juntos casi no compartimos la cama. Mucho menos los besos de buenas noches ni de buenos días.
Porque creo que es mejor tener un cama individual completa que una matrimonial media vacía, te propongo que durmamos en camas separadas. Ya sea que después nos den ganas de unirlas o de llevarlas a casas distintas.



 
Giovanni,07.11.2002
los imprimí y los leí Marxxiana... son muy muy muy buenos, me gustaron... gracias por publicarlos...
 
txingudi,11.11.2002
Son sencillamente geniales.
 
alht,23.11.2002
Me gusto mucho lo que expresas en "Camas separadas", espero que escribas mas cosas como esa.

Hasta pronto.
 
alqutun,06.12.2002
Muy bonitas todas las historias pero la de camas separadas es la que más me gustó
 
Ysobelt,26.05.2003
no me gustan nada....
 
bruja,07.10.2005
la ùltima historia es genial, conozco jyuchas realidades de esas.
 
Pili_,08.10.2005
¿ Porqué me siento sola amor ?
Me duele el mundo, me dueles tú
-Ya no me acuerdo Gloria .
Sólo se que un día se detuvo un tren lleno de ti
y me apartaste de tu mundo.
Hace tiempo Gloria las caricias nos unian, el tiempo latía lentamente, sólo pensaba en ti,pero nos escapamos de eso Gloria.
Entonces Gloria se estremecio,con un gran cansancio dijo.
- Duérme, duérme , que nos esta espantando el amor.
 
torovoc,08.10.2005
Me encantaron todos tus cuentos, Marxxiana. Me llevé una gran sorpresa teniendo en cuenta que casi los paso de largo, qué bueno por mí que no lo hice, de verdad me felicito.
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]