La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Cuentos *SUPER* cortos / Ponle título y cuento al Tema I: MENTIRAS PATOLOGICAS - [F:2:129]


CorinTorrado,01.01.2003
Aqui va una nueva serie para desarrollar la imaginación...
Ponle título y cuento al Tema I: MENTIRAS PATOLOGICAS

Sorprendanos!!!!!!!!!!!
 
CorinTorrado,01.01.2003
"Son De Cartón Todas Las Estrellas"

Idalis se sintió toda la vida capaz de llegar a desquiciar a un hombre con ocurrencias censurables. Aunque siempre fue muy astuta, evitando las situaciones muy comprometedoras, lograba llegar hasta muy lejos sin aventurarse más allá. Sin embargo era ella la que decidía quien, donde y cuando.

Claro, no contaba ella con que Luis le iba a cambiar las reglas del juego. Y que la iba a conquistar de la manera tan desquiciante como lo hizo, tentándola en un inicio, y dejándola de llamar pasados decenas de días después. Con él comprendió la frase “ansias locas”, y debido a que era periodista y a que conocía lo sublime que podían volcarse los sentidos mientras narraba, que era su buen oficio, decidió escribirle una carta, indicándole en ella sus sentimientos hacia él, jugándose de esta manera el todo por el todo.

La epístola había funcionado, y surtido el efecto deseado; Luis regresó. Por fin lo había devuelto a sus brazos y a su cama nuevamente, pero en esta ocasión con una muy contundente promesa de matrimonio. Promesa que pasado los veintiocho meses Luis finalmente le cumplió.
Idalis llegó al altar, casi sin proponérselo, pero sumergida en un collage de sentimientos mayormente alegres, de final cliché “vivieron felices para siempre”. Había comenzado con esto una nueva etapa en su metamorfosis lírica.

De vez en cuando escribía versos, pero su fuerte era la narrativa. Rechazaba lo primero como un virus asqueante, inundado de vértices clandestinas. Y porque los versos le llegaban sin querer, sin permiso era precisamente la razón de su congénito rechazo hacia los mismos. No como la prosa que era tan disciplinada, tan llena de modales, desbordante de propiedad y comportamiento. Pero la poesía llegaba así, no más, casi siempre para deprimirla, o quizás porque ya estaba triste.

Ya casada, viviendo la vida rosa que compartía con Luis, decidió un día entrar a Internet. Allá en aquel mundo virtual semi-ficticio dio con una página de comunidad literaria a la que irremediablemente se sintió atraída, como imán al metal. En un inicio comenzó la entrada a la misma dos veces por semana, hasta que poco a poco su frecuencia fue en aumento y se descubrió estando con sus colegas escritores casi a diario. Allá sentía que rompían las leyes de la física, ya que había cuenteros y novelistas de España, México, Argentina, Chile, Puerto Rico y de otro sin fin de países más, que de no ser por aquella maravilla tecnológica, hubiera sido imposible que se correlacionaran entre si.

A Luis no le molestaban las incidencias de Idalis en el computador, a no ser claro, que él lo necesitara para algún evento de negocios. Cuando esto sucedía, muy tiernamente Idalis se retiraba a sus aposentos y le dejaba el camino libre, claro, esperando en el fondo de su corazón ese próximo encuentro rupestre con sus amigos literatos.

Luis era todo un profesional, dedicado a sus estimados financieros y a las prometedoras ganancias de la compañía multinacional para la que laboraba. No era buscón y menos un pervertido. Por lo que tomó a Idalis por sorpresa el día que descubrió copia de un mensaje electrónico suyo en la carpeta de “temporeros” de su navegador. Lo encontró accidentalmente tratando de rescatar un cuento, que sin querer había borrado.

Aquel mensaje parecía de sueño, no, de pesadilla. Estaba dirigido a una tal Lydia, a quien supuestamente un hombre, su esposo había conocido 90 días atrás. En la carta virtual él le relataba el amor que por ella ya sentía, como extrañaba sus mensajes instantáneos, como deseaba que volara de donde estaba para encontrarse con él. La recién casada vomitó del horror que aquello le causaba, y aunque adolorida en el fondo de sus sentimientos, guardó silencio y lo espió.

Por las siguientes semanas Luis recibió otra serie de mensajes y envió varios más, esta vez y para su total sorpresa, dirigidos a otras mujeres. Con esas otras halló indicio de que sostenía relaciones sexuales cibernéticas, que describían con crudo detalle encuentros sexuales de un matiz ilimitado, que en ocasiones rayaban en el sadomasoquismo y más allá. Locuras eróticas que su esposo jamás había discutido con ella y que por ende, jamás había ni imaginado en ella practicar.

La vida de Idalis se volvió un caos, un perpetuo desquicio, una eterna agonía. Sus publicaciones se vieron afectadas en el lugar de empleo, y sus visitas a la página de cuenteros virtual se limitaron casi hasta desvanecer. En su mente giraban los nombres de todas las mujeres a las que su marido escribía y con las que quizás, a escondidas, se veía. Lydia, Mariela, Amanda, Chloé, Dalia, Jazmeth. Esa última parecía ser su favorita, pues con ella se derramaba contrario a las otras en un mar de pasión, más de una vez en semana. De hecho, de manera morbosa, y todavía guardando aquella vergüenza oculta, Idalis comenzó a notar que a raíz de sus encuentros con esta nueva pareja electrónica, Luis comenzó a ser con ella mejor. Se convirtió en mas detallado, empezó a ser mas considerado, comenzó a tratarla incluso íntimamente con más tacto y conspicuo. Y aquella realidad hizo que la joven esposa aceptara una tregua mental de compartirlo con la tal Jazmeth en secreto.

El día que se enteró de lo que sucedía realmente ya no tuvo voluntad para batallarlo. Y se vio nuevamente frente a la encrucijada inicial, con la peculiaridad estrenada de que por cuenta de otro email descubrió que la verdadera Jazmeth, era su Luis. Luis, un homosexual reprimido intercambiando personalidades a través del ordenador. La tortura mental pudo más que su cordura, ¿Cuándo había desarrollado él aquellos gustos? ¿Antes o después de su unión? ¿Lo había propulsado a esta alternativa la rutina de su matrimonio? ¿O por el contrario, en ella había encontrado refugio de sus deseos inconclusos detestables, y luego los había desatado igual? ¿Cómo nunca se había dado ella cuenta?

El instinto de conservación le instaba a que a pesar de haberse enamorado profundamente de Luis y de amarlo hasta el dolor infinito, que recogiera los pedazos del orgullo caído y lo dejara, lo abandonara, se decidiera a salir de aquel matrimonio de mentira. Pero había otro reclamo inaudito que le hacia su torpe corazón. Y ese era el de seguirse callando y seguirlo, y permitirle a él su doble vida, hasta el momento en que ella no pudiera soportarlo más.

Así pasaron los años y llegaron los hijos, y estos lograron un disimulo todavía mayor y mejor. Hasta que la infelicidad de ambos se volvió insoportable, y justo cuando sus dos retoños se marcharon de la casa para la vida universitaria, dejándolos inevitablemente solos de nuevo, se conspiró un plan. Un plan de almendrado cianuro.

La decisiva tarde Luis le ofreció a su esposa que no cocinara, que lo haría él. Idalis aceptó irrefutable, como quien conoce de un destino del que no se zafará. Y al momento de la comida lo besó con lágrimas y le dio las gracias, incluyendo en su gratitud aquellos veinticuatro años de estadía conyugal. El también la abrazó llorando.

Durante la puesta de sol, mientras ambos yacían abrazados en los muebles del balcón, Idalis descubrió irremediable, que aunque se había preparado para ser ella la víctima, el que yacía sin vida a su lado, frustrado, era el propio Luis. Había él envenenado su propia cena y en un giro decisivo final, no la de ella. Entonces, como quien reta al destino, la enamorada esposa se levantó y se metió al comedor. Al salir de regreso todavía masticaba el emponzoñado alimento en su boca. Se acomodó al lado del cuerpo sin vida de Luis, y esperó el desenlace.

Su tumba leyó: “Aquí yace una gran poetiza.”


Sin tu cariño son de cartón todas las estrellas,
y no hay poesía,
Ni hay alegría cuando no estas.
Sin tu cariño mi amor te juro que no hay anhelo.
Porque te quiero y sin tu cariño no hay nada más.
Canción “Sin tu Cariño”
interpretada por Rubén Blades


 
AnaCecilia,02.01.2003

Casi un juego



Irene mantuvo siempre el deseo de permanecer a su lado, claro que por vía mail, dentro del ordenador; él; solo entraba por las noches, a hurtadillas, para contactarse con su “amada”. La historia se había mantenido por ese medio, desde unos meses atrás, además de los llamados telefónicos. Las primeras huellas de la luna, marcaban la hora del encuentro. Irene, con su tez ilusionada, dibujaba la silueta de su hombre, en el mapa de la imaginación, que nunca vio, ni tocó; Juan, seguía paso a paso, los movimientos, solo para mantener en ebullición su adrenalina. Juró ser médico; con una esposa mentalmente enferma, que subsistía en un mundo de incomprensión; mientras, ella aceptaba la rutina del encanto, en la que él disfrazaba su psiquis. Las noches pasaban a ser eternas frente a la pantalla, cobijada por su ingenio, dentro y fuera de la vida real. Y así siguió, respaldando la emoción de verlo, hasta que el umbral de su paciencia, creyó entender el juego; y entonces, sus palabras dejaron de tener profundidad, para internarse al borde del absurdo; primero una mentira pequeña; luego otra; hasta que sintió la necesidad de alejarse de su vida; idea que él no criticó, argumentando tomar distancia de unos días. Después, el tiempo para Irene no fue fácil; dedicó su vida a ayudar en una parroquia, sin dejar nunca de pensar lo sucedido. De vez en cuando, sus ojos se perdían dentro de la computadora; quizás, para recordar algún destello de alegría; o tal vez, solo para encontrar un alma de verdad. Y los días se volvieron a vestir de fiesta para Irene, al conocer a Pablo, un abogado Platense, en una página de compras. Bajo su foto, la sonrisa trascendía los límites virtuales, como un trofeo inigualable; ojos claros; cabello castaño; intelectual; divertido; la mezcla justa para tratar de olvidar al anterior. Y aunque su amor platónico, fue correspondido rápidamente, por Pablo; nunca imaginó que ambos, eran la misma persona.

Ana Cecilia.







 
CorinTorrado,02.01.2003
Muy Bueno, Ana. Eres brillante en todas tus líneas. ¿Qué tal los demas?
 
AnaCecilia,02.01.2003
Gracias, Corín, me haces poner colorada jajajja; ¿ y por casa como andamos, de talento? jajaja, besos, Ana.
 
moebiux,02.01.2003
Esta vez sí

Te quiero, de verdad. Se me escapó la mano, perdóname. No volvera a ocurrir. Te lo prometo. Esta vez sí, es la última. Yo sí te quiero.
 
CorinTorrado,03.01.2003
Ayssssss Pedro, esa escapada de manos me trae recuerdos. Creo que tu relato traerá muchas memorias, eh. Besos.
 
AnaCecilia,03.01.2003
Se parece a eso que suelen decir los hombres; " Te juro que es la primera vez que me pasa...", jajajajaja, Ana.
 
williemay,03.01.2003
Amor viajero

No llores mi corazón
si mi trabajo por el mundo me lleva
yo no olvidaré de tu boca la sazón
pues mi alma pura se queda.

Corrió como una gacela hacia la escalerilla del avión y descargó todo su peso en la butaca, pensando con regocijo al bom bom que le esperaría esa misma tarde en el Aeropuerto de Caracas.

Padova, 03 de Enero 2003
 
AnaCecilia,03.01.2003
jajajjaa, hombresssss, muy bueno jajajaa, y real, Ana.
 
CorinTorrado,03.01.2003
Las infidelidades siempre hacen buenos cuentos, eh, jejeje!!!!!
 
williemay,03.01.2003
Que mal pensadas, yo me referia a bombones de chocolate. Se trata de un viajero adicto de los dulces.
 
AnaCecilia,03.01.2003
Juaaaaaaaaaaaa, andaaaaaa, igual es infidelidad jaajajaaj, besos, Ana.
 
CorinTorrado,03.01.2003
Sí, claro, lo que tú digas Willie... jejejejeje!!!!!!!
 
ELKIN,14.01.2003
Ella como todas las demás que conocía se vestía todos los días de los colores del pecado, sabía que despedía esa mágica aura de belleza y deseo en el aire y con paletas de luz pintaba el mundo a su paso.

Entonces sus labios tomaban el rojo sangre de sus entrañas ardientes de pasión, que invitaban gustosamente a bajar a las profundas llamas eternas tan solo por un beso.

Su ropa se posaba como alas volando sobre su piel que bailaba una danza del deseo con su andar, ella misma era el pecado y tenia silueta de mujer.

Entonces cuando el espejo complice de sus oscuras intensiones daba un veredicto de satisfacción, y sabía que la lujuría de vida la cubria y la gula de amar era su perdición, solo entonces se arrojaba a las calles a vivir esta fiesta de mascaras que se llama: VIDA.

Entonces mientras su figura rompia el viento dejandolo impreganado de amor y de belleza, sus pobres víctimas quedaban cautivados por su andar, soñando ser el dueño de sus pasos y consumirse en la fuente de pecado que brotaba de la luz de su mirar.

Pobres Hombres!, que perdían sus ojos tras de su sombra y deslizaban un silencio impronunciable de dulces canticos de amor. Solo entonces, Ella volteaba su rostro mágico para decir con un gesto: ¡Atrevidos!.

LAS MUJERES MISMAS TODAS SON UNA DULCE MENTIRA PATOLOGICA Y NOSOTROS LOS HOMBRES SOMOS MITOMANOS CONSUMADOS POR AMARLAS EN SILENCIO
 
Evalix,14.01.2003
Bien continuemos con las mentiras patològicas...Aqui va el mìo...

El zafio
Me enfreté con esos pequeños seres de piel resbalosa que me observaban con grandes ojos lánguidos. Con decisión y sadismo, los decapité y les extraje los intestinos con toda mi furia. De de la lucha solo quedó una estela de esqueletos hacinados...
Después del àgape, le gustaba alardear de su oficio ¡Era un hábil cocinero en la preparación de pescados y un excelente degustador, solo eso..!

 
PECADOR,29.01.2003
Ahi les va algo mio ojala porlomenos no les desagrade.


Y tu me habías dicho que la luna era de queso y que si me enamoraba de ti el mundo se volvería color de rosa. Que entre ángeles y querubines me harías cono ser el cielo. Y un buendía ni siquiera adiós me dijiste y me quede solo con tus recuerdos y con tus mentiras.



 
rnahimla,06.02.2003
-Salí de casa con tiempo de sobra y cuando me metí en el ascensor, recordé que me había olvidado la cartera, así que le di al botón rojo... ya sabes al de parar... entonces el ascensor se paró entre el primero y el segundo y estuve una hora encerrada gritando como una histérica, al final, Mariano,uno que tu no conoces, me oyó y conseguí que me sacara, no te imaginas lo mal que lo he pasado, sabiendo que no iba a llegar a la cena con tus padres a tiempo...Por otro lado,me pareció una descortesía llegar tarde, por eso decidí quedarme en casa viendo una peli tirada en el sillón. No te habrás enfadado, ¿verdad, cariño?
 
rnahimla,06.02.2003
De verdad, de verdad, te juro que éste es mi último cigarrillo...
 
rnahimla,06.02.2003
UF¡¡¡, dijo, fingiendo estar sin aliento, realmente me encantó...
 
rnahimla,06.02.2003
Debo pesar 50 kilos, como mucho 52 pero ni de coña llego a los 55... medir, medir, debo medir 1,70 ó 1,65, ¡anda!, pues claro que soy rubia natural...
 
rnahimla,06.02.2003
Mira tú por donde... que pequeño es el mundo, encontrarnos aquí... ¡que alegría me da verte¡ precisamente estaba pensando en llamarte...
 
rnahimla,06.02.2003
je je je creo que he encontrado mi foro...
 
Maite,07.02.2003
te juro por dios..tu eres el primero nunca nadie me habia hecho sentir asi...
puedes creerme?? creo que he encontrado el amor de mi vida!
 
naisui,07.02.2003
Los felicito a todos. Las Mentiras Patológicas son un caldo de cultivo para los cuenteros.
 
chemarron,07.02.2003
Se detuvo en la orilla del puente, el viento helado le hacia doler los labios, y su mano se aferraba fuertemente a uno de los polines de acero del viejo puente... No había multitud gritandole que no lo hiciera, no estaba ni su novia, ni su madre tras de él gritando preocupadas, la policia no habia aparecido. Todos estaban quiza ya aburridos de sus simulacros

Pues mejor otro día, hoy no se puede, el tiempo esta feo, casi no hay agua en el río, lo hago mañana...

se baja del puente y camina mirando el suelo de nuevo a casa.
 
CorinTorrado,11.02.2003
Todos excelentes, póngalos en la principal para votarlos.
 
darken,25.02.2003
"...Venga, un click más...Pero es que llevo aquí...¿Cuántas horas?...Bueno, no sé...Ufff, siento los ojos hinchados, seguro que los tengo rojos...¡Vaya, que tarde es, y no tengo sueño!...A ver si baja esta canción de una vez, aunque mientras no se me ocurre ningún cuento...¡Oh, que dolor de espalda!...¿Me voy a dormir?...A ver los mensajes...Nadie...¿Y si miro el otro mail?...Pero es que llevo aquí...Venga, un click más."
 
lagania,17.03.2003
Por suerte me decidí a comenzar la dieta, porque hasta la ropa en la percha tiembla cada vez que abro el ropero y la miro, seguramente por miedo a que intente ponérmela... Y todo es cuestión de empezar, romper la inercia. Ahora que ya estoy mentalizada, ni me tientan esos chocolates, por más que se la pasen ofreciéndolos cada dos minutos, y se ve que son buenos, suizos deben ser, porque el olorcito que se siente cada vez que me enchufan la bandeja en la nariz es inconfundible, de esos que hacen que comiences a hacer la digestión con sólo olerlos, así que es una suerte que ya esté bien consolidada en esta dieta, si no ya me habría bajado tres bandejas por lo menos, y en cambio acá estoy, sólo con un bombón en la mano (porque al fin y al cabo uno no es nada, qué te va a hacer un bomboncito solamente), y ahora que lo muerdo me doy cuenta que sí, son suizos y de los buenos, y los de la otra bandeja son belgas, y seguro que aunque coma dos no pasa nada, y la puta madre que están ricos los turros, si al fin y al cabo no todos los días hay una fiesta como esta, y con bombones Suizos y Belgas, no es lugar para dietas, que no soy masoca yo y vida hay una sola, y está bien que ya comí más de una docena, pero para que contarlos, si total mañana a primera hora retomo la dieta y me importa un bledo si tengo que vestirme con un mantel.
 
rnahimla,19.03.2003
cariño, esto no es lo que parece....
 
dulcilith,19.03.2003
Mujeres: Cariño, si de verdad soy virgen...
Hombres: Experiencia???Claro, tengo montones...
 
dulcilith,19.03.2003
Mujeres: Si de verdad el tamaño no importa...
Hombres: A mi solo me interesa tu interior..
 
dulcilith,19.03.2003
Mujeres: Has estado levantando pesas???
Hombres: Estas mas delgada...
 
moebiux,19.03.2003
"Yo quiero la paz."
George Bush, jr.
 
moebiux,19.03.2003
"¿En Irak hay petróleo? ¿En serio? ¡Anda, no lo sabía!

George Bush, jr.
 
dulcilith,20.03.2003
" SI LA GUERRA SERÁ CORTA Y NADIE SE VA DAR CUENTA"
 
blanquita,20.03.2003
Solamente la puntita...
 
melibea,27.06.2003
¿Qué porqué me interesa trabajar para su compañía?, sin duda por el prestigio que (¿cómo dijeron que se llamaba???) tiene en el sector (no te jode)
 
dion_zagal,30.06.2003
Solamente contigo me excito!
 
evalix,31.07.2003
estimados amigos escribidores, escritores cuenteros y cuentacuentos, pienso que el foro se trata de hacer cuentos, o en cualquier gènero que justifiquen o argumenten una mentira patològica...cierto?...entonces...Muchas gracias por permitirme expresarles lo que pienso. Y me disculpan si les interrumpo. Todo por la literatura!
 
inmundo,01.09.2003
Anda mi Amor, Solamente la Puntita

"La joven dice la verdad. Es un milagro" dijo el médico tras oscultarla.
Y al nacer, llamaron "Jesús" a la criatura.
 
uno,02.09.2003
Todo lo que leí en este foro es excelente, los felicito a todos (desde luego, lo que acabo de decir forma parte de las mentiras patológicas).
 
-33-,03.09.2003
pa q explicas?????
 
uno,06.09.2003
Para que nadie piense mal de mí.
 
FaTaMoRgAnA,22.09.2003
Le gustaba el vecino del departamento de enfrente, pero éste no hacía caso de su presencia. Un buen día publicó en los diarios muchas fotos luciendo una exhuberante anatomía. Todos los muchachos corrieron detrás suyo, incluido su amor imposible; pero decidió castigarlo con la indiferencia, entró a una página literaria, siguió publicando fotografías y todos a sus pies. saludaba a todos con afecto, hasta que un día supimos que su nombre era Juan Esteban...
 
samidare,22.09.2003
Mas tarde, ya en casa, el psicologo se dio cuenta que ella no lo amaba.
 
faTaMoRgAnA,22.09.2003
Soy muy inteligente, no soy tontita,mírenme, mi nombre no importa, mis medidas son 90, 60, 90.
 
vato,22.09.2003
del dominio público...

Mañana te pago

La última y nos vamos

casado pero no castrado

el sexo oral no cuenta...¡soy virgen!

 
vato,22.09.2003
"precioso tu cuento/poesía/relato, sigue trabajando por lo pronto de doy 6 estrellas"
 
marimar,26.09.2003
Escribo por placer. No me gusta que lean ni comenten mis escritos.

Pdta. Por favor, no me crean.
 
Shakespeare,03.10.2003
Los detenidos desaparecidos de Chile no existen. Estábamos en guerra.
 
Birrico_Bellaco,08.02.2006
Nunca he deseado la mujer de un amigo.
 
adanir,09.02.2006
-Tengo un porsche, una casa de 4 pisos y 6 pisinas, la mujer perfecta es mi esposa, soi proprietario del mar Pacífico, ah, y por cierto, nunca me caí de la bicicleta cuando niño, jamás mire alguna otra mujer aparte de mi esposa, nunca en mi vida estuvo deprimido ni con stress y por último jamás voi a morir. Asi que en definidas cuentas soi algo asi como perfecto. ¿Le cabe alguna duda?
 
eidanios,10.02.2006
Cual sera la será la lógica del pato ?????
 
eidanios,10.02.2006
Cual será la lógica del pato ????
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]