La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Cuentos *SUPER* cortos / Ponle cuento al poema XV - [F:2:127]


alqutun,31.12.2002
"Algo se muere en el alma
cuando un amigo se va"
 
dawn,31.12.2002
Le grité: No, por favor no te vayas... sabes que te quiero, eres mi mejor amiga... necesito que estes acá, ¡necesito tu apoyo!
Pero ella le dijo: Si, yo tambien te quiero mucho, pero sabes que debo irme, es la voluntad de...
Lloré hasta que me dolieron los ojos, nada podía hacer...
 
AnaCecilia,31.12.2002


Cambio de vida



La ceremonia había estado muy emotiva; Juan, había relatado la vida de nuestro amigo en común, Mario, con el que habíamos compartido casi unos cincuenta años. Y entre diversas anécdotas, la multitud de rostros, mantenía aún los ojos poblados de lágrimas. Al orador, le prosiguió el cura amigo de la infancia; quien embebido en un aliento divino, homenajeó su vida, llena de carisma religioso. Hacía frío; el viento traía solo recuerdos de Mario; en el colegio, bajo un guardapolvo teñido de tintas y bolsillos descosidos; comenzando la adolescencia, con sus primeras noviecitas; iniciando el trabajo como cadete en una florería; o al mando de su familia, con tres hijos a cuesta. Después, la continuidad y el esfuerzo, lo habían llevado a la cima, como gerente en la compañía de seguros, para concluir como uno de sus dueños. Y aunque los finales siempre suelen ser dolorosos; él, mi amigo, había trasmitido en el resto de los mortales, esa sensación de bienestar, que solo nace de los hombres valederos. Lo seguí mirando, casi sin aliento, por unos cuantos minutos más; sus canas suspendidas con la brisa de la tarde; el semblante apesadumbrado, aunque siempre victorioso; su traje nuevo azul oscuro, que se tornasolaba con la luz; y ese gesto de bondad, ahora trasmutado en una nueva gente. La silueta de su cuerpo, se perdía con las sombras de mi alma; todo en él cambiaría; la mujer; los chicos; sus amigos... Me quedé parafraseando un viejo tango, que siempre tarareamos juntos: "Algo se muere en el alma cuando un amigo se va"; no sin antes, ir a darle mis saludos; - ¡Mis mayores respetos, señor presidente!...

Ana Cecilia.





 
alqutun,11.05.2003
"Algo se muere en el alma
cuando un amigo se va"
Dedicado a mi amigo y compañero Luis Miguel Díaz Mancha.
Nunca he podido escribir sobre este poema propuesto en el foro por mi persona.
Nunca hasta ahora que experimenté el sentimiento de la muerte de Luis Miguel. Luismi como le llamaba todo el mundo.
LuisMi que a sus 31 años quedó tendido en una cuneta de la carretera un día antes de las vacaciones de Semana Santa.
LuisMi que tantas veces me llamaba a mi móvil para consultarme temas relacionados con su actividad docente como coordinador de un grupo de trabajo de este Centro de Profesorado.
LuisMi que me llamó para decirme que se iba a tener que trasladar a vivir a Olvera porque todos los cursos que le interesaban se ubicaban en este pueblo.
LuisMi que con su cara de niño travieso, su mirada inteligente y su palabra ágil y agradable era uno de los puntales de la educación en su pueblo y su colegio al que se había integrado de una forma total y rápida.
LuisMi que quedará en nuestra memoria como una promesa rota cuando estaba en lo mejor de su vida personal y profesional, que tanto prometía dar de sí en la ayuda a los demás, cuando tan necesitados estamos de gente joven que inyecte savia nueva en las venas del sistema educativo.
El pasado martes acabó el curso de Lectoescritura de Olvera al que dejaste de asistir de forma presencial pero que estoy seguro has seguido desde algún rincón del universo de forma no presencial, en espíritu. El hueco para tu firma quedó vacío en el folio, con tu nombre arriba y tu DNI abajo y en medio esa inmensa soledad, ese enorme hueco donde falta tu autógrafo, la impronta de tu mano sujetando con fuerza el bolígrafo mientras esbozabas una sonrisa y te disponías a retomar el camino de vuelta a casa, ese camino que un día dejaste inconcluso.
Dime amigo: ¿dónde tengo que enviar ese certificado que te has ganado a fuerza de voluntad, a fuerza de servicio y de dedicación?
¿Cual es tu nueva dirección, tu centro de destino, tu buzón de correos? Estoy seguro de que seguirás, donde quiera que estés, dedicado a la labor que con tanta dedicación habías emprendido. Recibe un fuerte abrazo de José Luis
 
NINIVE,01.02.2004
alqutun, consuélate pensando que la única posibilidad de morir menos es seguir viviendo en el corazón de las personas que nos amaron.
 
NINIVE,01.02.2004
test
 
alqutun,01.02.2004
Preciosa tu frase, Nínive, pero no entiendo lo del test.
 
maravillas,01.02.2004

(Al Ilustre Don José Fernandez de la Vega Lomban, Ingeniero Naval y Almirante de la Marina española, desde 1934 hasta 1939, que fallecio en Vegadeo, en septiembre de 1992 )


Es la primavera la que me inspira tu recuerdo


Caminabas lento, ayudado siempre por el viejo baston para evitar la sorpresa de algun canto o arista imprevista; mirando el paso, para levantar la vista tan rapidamente como percibias alguna persona que te era familiar, que habia formado parte de tu pasado, del familiar circulo de aquel Vegadeo de principios de siglo y, entonces, retirando el habano de la boca le llamabas por su nombre, o por el de su abuelo! . Mas que la memoria, era el tiempo el que te jugaba alguna broma pesada , y te apresurabas pronto a enmendar el error, demostrandole que, no solo le conocias a él, sino que podias hablarle de toda su genealogia. Y continuabas lento tu paso al encuentro de tus compras matinales: alguna lata, siempre buen vino, al abrigo de ese inmemorial impermeable negro que te protegia del orballo veraniego.

Contigo caminaba no solo un siglo de historia aldeana, sino la historia de España y el exilio de muchos. Mas tarde, con los periodicos del dia en tu poder “La voz de Asturias”, “Le Monde”, “el Pais”, te sentabas en la Plaza del Ayuntamiento, junto a La Flor, para disfrutar con el aperitivo de charla y lectura compartida. Era entonces cuando el carrusel del tiempo giraba engarzando los años caprichosamente, y pasabas de 1.954 al 1.920; del 68 francés al 86 español. Hablabas de historia y cultura, de aforismos y refranes, de hoy y de ayer, y lo que es mas grande, del mañana!; del proximo verano, de esas Fiestas del Quince de agosto, de la procesion de la Asuncion, que inaugurabas cada año vestido de blanco inmaculado, con tu gorra de almirante que pausadamente, en intimo rito liturgico, te quitabas al paso de la Virgen. Esa ceremonia secreta, a la que acudias como si de un cortejo de timido amante se tratara. Mas tarde ,y antes de entregarte al pantagruélico almuerzo familiar seguido de la siesta, ya advertias que pasado el Quince se escapaba el verano, y que habia que llenar el proximo con nuevos proyectos , y.... hablabas de volver a Mondoñedo; del otoño de Paris; de vivir en Vegadeo, del “Menosprecio de Corte y alabanza de aldea”; de la mar; de las puestas de sol y de las cebollas rellenas. Contigo, el ciclo de la vida recomenzaba y con él amanecia el futuro y la esperanza del nuevo verano.

Si algo importante quedara por decir, nunca me perdonaria que fuera olvidada la caracteristica mas importante de tu magnifica personalidad: la intensa y fuerte vitalidad que irradiabas; esa vida que lejos de evadirse ofrendabas. Eras de esas personas que en su vivir entonan diariamente un canto permanente a la vida. La fiesta significo para ti un importante argumento para vivir. La alegria nunca te impidio atender las responsabilidades de ese vivir. Eras ante todo un hombre de palabra, que cumplias con la misma puntualidad con la que asistias a toda celebracion, diurna o nocturna.

Paris fue tu refugio todos esos largos años que te hicieron marinero en tierra, y ese obligado destierro atizo, si cabe, mas fuerte tu añoranza del Cantabrico. Veigueño de nacimiento y asturiano de corazon supiste fielmente acudir a la tierra que te vio nacer.

Hoy, octogenario ya tu barco ha quedado anclado y fondeado en ese mar que tanto añoraste y para el que tu corazon echo tantas veces amarras de nostalgia.

Descansa en paz y vive en el corazon de las personas que le amaron.

 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]