La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Cuentos *SUPER* cortos / Póngale Miedo al Tema - [F:2:119]


Krystal,27.12.2002
Buenos todos sabemos quea mí me encantan los cuentos de miedo, asi que ahora les tengo una misión de ponerle un poco de miedito a este tema:

" La Vieja del Apartamento 666"

Espero sus aportes...
 
AnaCecilia,27.12.2002
Pensaré Kristal, aunque no es mi género favorito, besos, Ana.
 
alqutun,27.12.2002
En el apartamento 666 vivía una señora muy mayor un poco extraña. No se relacionaba con nadie, no salía nunca fuera del apartamento. Las compras las hacía telefónicamente y se las traía un chico del supermercado que tenía prohibido pasar del dintel de la puerta. Allí dejaba las bolsas y allí cobraba su importe.
Un día no volvió a abrir la puerta pero nadie la echó de menos.
Pasaron veinte años y como las facturas de la luz, del agua y de los impuestos las tenía domiciliadas en una cuenta bancaria y había fondos en ella nadie tenía ninguna queja.
El presidente de la comunidad de vecinos intrigado por las historias que sobre ella corrían por el vecindario llamó a la policía, abrieron la puerta y encontraron un esqueleto sentado frente a un televisor encendido. Supieron la fecha de la muerte por el diario que tenía en su regazo. Navidad de 1982. La marca del televisor no la digo porque sería hacer una buena publicidad.
 
CorinTorrado,28.12.2002
"La vieja del apartamento 666"

La gente del barrio siempre se preguntó porque era tan huraña. Por qué no hablaba con nadie, por qué huía de la gente, por qué era tan grosera… Por qué simplemente no podía contestar un saludo, por qué sencillamente no aventaba la palma, no regalaba un asentir de cabeza, una guiñada de presencia, que se yo. Había tantas razones para no ser hosco en aquel amigable lugar, por los modales, por la etiqueta, por el qué dirán. Pero aún así ella era tosca y esquiva. Evitaba las miradas. Si se rodeaba de gente se volvía arisca, intratable, totalmente insociable. Hasta que huía de nuevo y se refugiaba solemne en su desván, en su destierro, en el despintado, desaliñado y desvaído apartamentito aquel del piso seis. En aquella buhardilla que la había escondido por tantos años, que la mantenía al hito de la civilización, pero separada, casi en el olvido del resto de la humanidad. Su antipatía rayaba en lo vulgar y su rudeza en lo inverosímil.

Adusta y totalmente desabrida la encontré frente a mis ojos la primera vez que se dejó ver en el pasillo del seis. Yo jugaba con muñecas sobre lo que alguna vez fue la alfombra del pasillo, y que ahora cariñosamente era el pavimento de mis imaginarios juegos de niñez. Ella caminó vacilante, cabeza baja, pelo renegado y el aspecto furo íntegro, característico endeble de su hirsuto comunal. Toda una hembra desplegando evidentemente su clara aversión hacia el género humano. Un simple y viejo misántropo digno de colección. Ese día nunca olvidaré que llevaba un chupete ensangrentado apretado a su aberrante mano y que del puño oprimido entraban y salían hormigas recorriéndole el brazo a granel.

Tampoco olvidaré jamás el día que su híspido caminar de erizado e incongruente paso hizo caer de su ropa un desgastado papel periódico. Siempre llevó sobre sí un andamiaje colectivo de telas que nunca hacían juego, y esta vez no fue la excepción. Tan pronto mis ojos la divisaron en la lejanía haciendo entrada a su puerta que leía sesenta y seis, salí corriendo para rescatar el pergamino caído. Era una página de periódico totalmente raída, casi deshecha con una fecha en él que ya nunca más pude olvidar; 3 de junio de 1978. Tenía el primitivo diario una foto que de soslayo podría ser la intolerable mujer aquella con veinte años menos. Y el grueso de la noticia rezaba así:

Bebe muerta por hormigas
Víctima de maltrato bebé encontrada muerta en cunita
Periódico El Mundo

Una bebé de dos meses, cuyo cadáver fue hallado cubierto de hormigas en su cunita en el residencial Díaz Valcárcel de Guaynabo el 3 de junio, fue víctima de un patrón de maltrato, determinó la autopsia practicada por el patólogo forense Doctor Cortés, y los padres de la criatura fueron señalados como sospechosos. El director del Negociado de Crímenes Violentos, informó que la autopsia reveló que la niña murió a consecuencia de un edema cerebral, pero tenía fracturas antiguas en el húmero izquierdo y una costilla del lado derecho. Además, presentaba una congestión severa visceral generalizada, producto de la mala nutrición.

El cadáver de la bebé, fue hallado por su madre en horas de la mañana en su cunita cubierta de hormigas que se le introdujeron hasta sus fosas nasales, además de producirle cientos de picaduras en su frágil cuerpo. Los padres, ambos de 16 años, fueron citados ayer ante la procuradora de menores para investigación y formulación de cargos por tratarse de un delito de asesinato en primer grado

La madre de la niña alegó que a la medianoche le dio leche a la bebé y que no fue hasta más tarde que la encontró forrada de hormigas bravas devoradoras. Y sobre la fractura del brazo, dijo que varias semanas antes de su muerte, su hermanito de un año y medio le había roto la extremidad.

Y de pronto ahí estaba nuevamente frente a mí, la mujer aquella, hirsuta como siempre. Huraña otra vez. No bien había yo terminado de leer el reportaje, me agarró el brazo ante mi sorpresivo e inmediato autismo y me despojó del preciado papel. Y antes de yo echar a correr, sus primeras y últimas palabras hacia mí fueron:
— Necesito a mis hijos.

 
ELKIN,31.12.2002
LA VIEJA DEL APARTAMENTO 666

Todos los días salgo de mi apartamento en un viejo bloque residencial suburbano, es un sitio donde se mezcla el almizcle obrero con los olores putrefactos de las basuras en las esquinas donde vuelan tratando de cobrar libertad, hojas de periodicos amarillentos con noticias sangrientas sobre gente que no conozco y no me importa.

Frente a mi apartamento en el sexto piso he visto siempre, asomarce una sombra tras de las cortinas raídas y descoloridas, una sombra con silueta de una mujer mayor que usmea entre la gente que pasa sobre la acera, mas de una vez he tratado de ver su rostro, buscando en el una pista de su semblante,... no lo he logrado.

Pero invariablemente a cada salida de mi apartamento siento la mirada fria y cansada de esta mujer sobre mi espalda, la siento tratando de robar mi libertad, tratando de colarse en mi vida y apoderarse de mi presente que en realidad no me importa.

Hace dos semanas, antes de salir del portal del edificio accidentalmente miré hacia arriba y ví brillar su cabello blanco con la sombras del sol del invierno , se que es una anciana la que me clava su mirada, en un intento desesperado por robar mi juventud y apoderarse de mi propia vida.

No he podido dejar de persar sobre la vieja, no puedo evitar confundir la silueta con la de mi propia madre olvidada en una casa de mi pueblo, un pasado que evito recordar por no revivir viejas heridas, mi manera de pensar sobre la anciana es cada vez más calida, entiendo su profunda soledad y como se asoma tras de sus cortinas, buscando compañía de gente ajena y soñando que son tal vez sus nietos quienes la vienen a visitar.

Así que hace apenas dos horas tomé la decisión de lavar mi conciencia de hijo despreocupado visitando la vieja, me dirigía al edificio y luego de subir al sexto piso toqué con insistencia en el apartamento 66, mis llamados fueron en vano hasta que el conserje me informó que allí no vivía nadie desde hace más de seis años.

El asombro me erizó la piel y totalmente confundido me arratré a mi apartmento donde todo cobró vida cuanto recibí una llamada de mi pueblo: "Señor Rodríguez lo llamó para informarle que su madre ha muerto".
 
williemay,01.01.2003
Oye Krystal a ver que te parece el mio:

La Vieja del Apartamento 666

6 de Junio de 1966 y las minifaldas enloquecian a las chicas de medio mundo. Ana María las usaba tan cortas que se veía obligada a cambiar las pantaletas dos veces por día pues estas se le ensuciaban de continuo.
Estaba muy contenta pues acababa de presentar su último examen de Sicología, le faltaba solo la tesis para graduarse.
Cruzó la calle en frente de la SPECOLA, el viejo Observatorio Astronómico donde Galileo Galilei había hecho sus mayores descubrimientos y se dirigió hacia aquella especie de Colmena donde vivía.
El barrio de la Sacra Famiglia estaba formado por una serie interminable de edificios unidos entre ellos por pasarelas, allí buena parte de los 80.000 mil estudiantes de la Universidad de Padova encontraban hospedaje.
Mientras caminaba vió a una anciana señora doblar la esquina. Le llamó mucho la atención aquel vestido rojo brillante y unas botas negras que nada tenían que ver con una anciana de almenos 80 años.
- Oigame señora se le ha caido algo - alcanzó a gritar Ana María, pero ya era demasiado tarde la señora había desaparecido.
Corrió hacia la esquina, con zancadas dignas de una corredora de cien metros planos y un par de viejitos se voltearon a ver el lindo panorama.
- Si vede Venezia, bella ragazza
Ana María sonrió, pues este era el modo local para indicar que le han visto hasta las amígdalas, mientras se agachaba a recoger un sobre rojo con bordes negros. Rapidamente volteo la esquina y la señora ya no estaba allí.
Le pareció muy extraña la desaparición pero de inmediato penso que quizas había alcanzado a tomar un taxi.
Sin embargo, lo que más le causó impresión fué la dirección: Via del Infierno, 66. Se trataba de una calle cercana a su casa, pues en su barrio todas las calles tenían nombres relacionados con la Divina Comedia.
Apresuró el paso y llegó exactamente al edificio indicado en el sobre, jamás lo había notado y no entendía como aquel edificio tan original pudiera encontrarse en un barrio estudiantil. Cúpulas, gárgolas y columnas ornaban un edificio gótico en una ciudad donde el Románico prevalecía, además en una zona donde todos los edificios tenían a lo sumo 5 años de construcción
Parecía desierto, y un olor de incienso comenzaba a invadir el aire hasta casí marearla. Volvió a mirar el sobre y vió ese extraño nombre: NATAS EDREJUM, Apartamiento 66-piso 6.
Se apresuró a subir las escaleras, mientras un estado mixto de excitación, somnolencia, pavor y placer se apoderaba de ella.
Al llegar al sexto piso vió nuevamente a la Vieja Dama, que la esperaba con la mano tendida.
-Pasa Ana María, te estaba esperando
La chica cruzó el umbral de la puerta y se dirigió directamente hacía aquel lecho de almohadones negros, estaba completamente desnuda y tan excitada, que comenzó a gemir sin proponerselo.
Se recostó en la cama y al voltearse vió que la señora se había transformado en un Animal con el miembro rígido y sangrante.
Cerró los ojos para nunca más abrirlos.

Padova, 01 de Enero 2003.
 
moebiux,02.01.2003
Krystal, acepté tu propuesta, pero como me salió demasiado largo para el foro de cuentos cortos (a veces uno es así, se le extralimita el verbo, jajaja) lo he colgado directamente en la página principal, ¿vale? Saludos!
 
ELKIN,27.01.2003
A veces en silencio la miraba y notaba como su dulce mirada lo bañaba como cascada fresaca, como su cabello llovìa sobre sus hombros y sus dulces labios irradiaban luz antes de permitir que su encantadora voz lo elevara en el espacio.

En estos momentos, una mirada furtiva se fugaba y ella que se sentía amada dejaba que su amor fluyera sobre su piel en silencio.

convencido que tanto amor no cabía en una sola alma, entendió que lo mejor era dejar que su corazón palpitara al calor del sol y permitiera que lo besara entre sus manos.

No lo juzguen por amar demasiado,...

"Señor Juez, entienda usted que mi cliente no es un asesino, si bien es cierto que tuvo que perder la vida esta mujer, fue solo para que pudiera vivir su pasión, no la descuartizó esta es una mala interpretación, quería verse en sus ojos, cubrirse con su piel y comer de sus labios, si eso es pecado estará gustoso de ser condenado"
 
burbuja,02.05.2003
LA VIEJA DEL APARTAMENTO 666
Lo que realmente daba miedo era su mirada, estaba vacia desde aquel dia en que salio de casa para tomar el metro y vio que las escaleras mecanicas subían hacia arriba
 
el_sonriente,08.05.2003
En aquel varias veces mencionado apartamento con un numero de creencias diabólico vivía una amable aunque tenebrosa anciana a la cual poca gente conocía, pues nunca desde el momento en que su esposo la dejo havia salido de ese lúgubre apartamento, muchos decían que por las noches la escuchaban llorar y caminar por los pasillos de aquel edificio buscando a su infiel esposo para vengarse de el, muchos otros decían que ella havia matado a su esposo y que guardaba su pútrido cadáver en el apartamento, los rumores eran muchos pero la verdad era un poco distorsionada de los rumores, los años pasaron, la anciana murió y la verdad nunca se supo.

Se dice que aun camina torturada por la infidelidad de su esposo por los oscuros pasillos de aquel viejo edificio.

....creoo que al final me e quedado sin inspiracion....
Saludos
 
saladino,18.12.2003
"la vieja del apartamento 666"
me llamo luis y les voy a contar una historia desde el oscuro lugar donde me encuentro y dice asi
se preguntaran que clase de persona viviria en el apartamento 666, solamente podria ser una bruja. yo vivia en el apartamento 665 y cada noche los escalofriantes quejidos que salian de dicha avitacian me hacian esconderme entre mis cobija,
macabras risas rodeaban mi habitacion y yo cagado de miedo debajo de la cama embuelto en mi cobija, hasta el dia en que me decidi haberiguar que sucedia, me puse de frente a la puerta 666, era negra, conrastros de quemaduras parecia que el diablo vivia en esa habitacion, utilizando una cuantas peripecias logre abrir la pueta, !!!!no lo podia creer!!!!!!!

maldita vieja

luis sanchez 1987-2003
 
Babilonia-01,25.06.2004
El cruel y enfermizo asesino había atacado un edificio ocupado por vulnerables e cándidas ancianitas.

La policía revisó el apartamento 661. La anciana estaba decapitada. Su sangre salpicaba todo el mobiliario, y su cabeza había rodado hasta esconderse bajo la cama.

Luego revisaron el 662. Otra anciana, esta vez desmembrada. No había mucho de ella en un mismo lugar. El cuerpo parecía un rompecabezas esparcido sobre el suelo.

La anciana del 663 estaba viva, pero bastante grave. Tenía varias puñaladas en la espalda, todas profundas. Con sólo revisarla, el policía supo que no duraría mucho.

El apartamento 664 y el 665 estaban vacíos. Sus ocupantes, sin conocer su buena suerte, habían salido a visitar a sus nietos.

El apartamento 666, en cambio, permanecía cerrado, infranqueable. La conserje del edificio buscó las llaves, pero ninguna funcionó. La policía tuvo que tumbar la puerta, y entonces, la evidencia habló por sí misma, y el caso quedó resuelto.

La vieja del apartamento 666, cuchillo en la mano y bañada con la sangre de sus víctimas, repetía la misma frase, una y otra vez, en un cántico bajo: "He ofrecido el sacrificio a Satán. He ofrecido el sacrificio a Satán".

Fue apresada, y en su juicio, dijo que en aquel apartamento de fatídico número, habitaba el alma del mismo diablo, y que su influjo le había obligado a matar a sus vecinas como prueba de lealtad.

Desde entonces, no existe el apartamento 666 en el edificio de ancianos. Junto al 665 se encuentra el inocente y poco peligroso apartamento 667.
 
jubez,13.06.2006
esa mujer del apartamento no era mala, ni misteriosa, ni rara...era un típica viejecita que no hacia daño a nadie. pero un dia cualquiera nada especial entró en su casa ese hombre y la mato en nombre del mismísimo lucifer.
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]