La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Cuentos *SUPER* cortos / CUENTOS CORTOS DE MIEDO - [F:2:108]


Krystal,23.12.2002
Bueno creo que todos saben que a mí me encantan los cuentos de miedo y suspenso, así que decidí abrir esta sección para ver si ustedes se animan a aportar algunos de su propia creación, espero que me pongan los pelos de gallina, vamos quien es el primero?
 
tapondecorcho,24.12.2002
No es un cuento, apenas una imagen.

Lisandro pudo dejarla ir. Pero la luna impuso su designio fatal.

Sofía. Su carne se le antojó blanca y dulce a la vez. Necesitaba probarla, saciarse en ella.
Aulló de dolor, mientras sus huesos se transformaban.
La persiguió por la casa, atravesando largos pasillos, bajando la escalera de piedra. Como tenue mortaja, el vestido de Sofía aleteaba translúcido, fantasmal.
La acorraló en la última estancia del sótano. Las paredes verdinegras rezumando húmeda lobreguez.
—Querida mía —gruñó, y la melena de ella era una cascada de cuervos exitados.
—Querido —dijo con voz de nácar, y le tendió los morbidos brazos—, ven a mí.
Lisandro ya se avalanzaba, cuando advirtió la boca dilatada de Sofía, incapaz de contener esos colmillos cónicos. Y el amarillo fulgor de los ojos.

No pudo escapar a su fascinación.
 
moebiux,25.12.2002
Presentimiento

Presentí que iba a matarla, cuando decidí apuntarme con el revólver a la sien... Pero, para variar, no tuve el valor suficiente, así que no tuve más remedio de hacer lo que hice...
 
alqutun,28.12.2002
La ruleta rusa
Lo había hecho cientos de veces.
Era un profesonal de la ruleta rusa. Participaba en desafíos a muerte en loclaes clandestinos de apuestas.
Su vida no valía un pimiento y se la jugaba cada noche a cambio de un puñado de dólares.
El resto del tiempo lo pasaba entre alcohol y sueño.
No le importaba nada su vida por eso la despreciaba tanto y cada noche asistía a una especie de agonía con una tremenda sangre fría que le había convertido en el gladiador más famoso del siglo XX. Nadie quería enfrentarse a él porque hacerlo era muerte segura.
Para él apoyar la pistola en su sien y disparar era una tremenda rutina que no le preocupaba lo más mínimo.
Pero aquella noche. Aquella noche la pared quedó manchada de rojo y blanco y su cuerpo caído sobre la mesa como una marioneta con la cuerda rota. Cuando le recogieron había una sonrisa en sus labios. Descansa en paz
 
AnaCecilia,28.12.2002




La vieja del apartamento 666.




Como una sombra del espanto, vivía ella en el apartamento 666. Sus ojos abarcaban el silencio de la soledad, convertidos en laberintos del infierno; debajo, un gancho malhumorado conformaba su vasta nariz, por encima de unos labios atrapados en el tiempo. Y la vida transcurría en una telaraña lenta, en donde su silueta enlutada, resguardaba todo el dolor de una viudez, que solo afloraba en llanto los días festivos. De vez en cuando su ropaje triste, la llevaba al cementerio local, detrás de un ramo de color; otras, solo murmuraba sus quejas, ante nuestros ojos. Nosotros le teníamos mucho miedo, al verla como una bruja que amenazaba nuestras vidas. A veces, le tirábamos bolsas de basura, solo para verla rezongar, mientras corríamos a nuestras guaridas, entre el miedo y la risa, por los pasillos del edificio que compartíamos. Nunca olvidaré el día que mi primo Raúl, espantado al verla con una escoba barriendo la vereda, huyó despavorido, dejando el rastro de orín en los cerámicos del vestidor. Y así solíamos pasar las horas; temiendo y molestando la vida de los otros. Ahora que he crecido, puedo entender cuanto dolor sentiría ella, al vernos huir entre las risas. Así que hoy volví al apartamento, para acomodar algunos libros; y aunque no la vi, supuse que su sombra debía haber partido en una escoba de cinc; o tal vez sus huesos derruidos, solo reposaban en lo profundo de la tierra. Pero en mi interior, al recorrer los mismo pasos que otrora, volví a sentir ese escalofrío tormentoso atravesando mis vísceras. En el fondo, la puerta 666, abrió su cuerpo de madera en un chillido sigiloso; detrás, en una boca inmensa de misterio, dos manos puntiagudas se aferraban al picaporte. Yo salí corriendo como un niño de seis, espantado a la hora de las brujas; mientras una carcajada estruendosa, retumbaba en el pasillo, como un eco de revancha.
¡ Vaya un recuerdo por ti, vieja bruja¡

Ana Cecilia.

Ahhh, eran cortos ¡¡¡,jajja; sorry, lo hice en la sala de espera del doctor hoy, besos, Ana.
 
AveCesar,28.12.2002
La cena en el departamento 666


El péndulo no deja de moverse y en el vaivén la vieja parece hipnotizada. Nada la retiene, poco la contiene. Suena el gong, son las 22.00 en punto y la noche hace crujir el zinc de los techos vecinos con tanta lluvia de a mares. Desde la ventana del departamento 666, las gotas dejan el surco irregular en ese chorreo indefinido.
El horno está a la temperatura deseada, falta poco.
Tiende el mantel. El mejor que hay en la casa, regalo de su marido para uno de esos aniversarios aburridos que habían perdido su número. Dispone los platos en simetría, tal como a él le gusta. Luego los cubiertos: tenedor a la derecha, cuchillo a la izquierda, cuchara arriba y al centro. Dos copas, como a él le gusta. Una pequeña y otra mayor. En esta ocasión es vino tinto, hay carne asada.
Un candelabro culmina el ritual, lleva tres velas encendidas con pulcritud religiosa.
Nada la detiene, nada. De pié espera los cinco minutos restantes antes de que la alarma indique que la cocción está a punto. El corredor está vacío, es la hora en que las otras almas se van a dormir. El ascensor no sube ni baja. Quietud. Silencio al fin.
La chicharra suena. Toma la fuente y con aplomo la posa sobre la mesa de fiesta.
Toma asiento, sirve primero la guarnición, luego llena la copa de agua y seguidamente la de vino hasta la mitad.
Dispone un trozo de la carne en la vajilla reluciente, tal como a él le gusta.
Comienza por lo más tierno, cortándole las orejas en finas lonjas.
La lluvia es el único testigo del festín, tal como a ella le gusta.


Krystal, espero haber sostenido el desafío, teniendo en cuenta que estos cuentos no son mi fuerte.
 
AnaCecilia,28.12.2002
Bueno, como no se como se hace, poner un nuevo título, de cuentos cortos de miedo, escribo este, y dejo la puerta abierta a ustedes, besos, Ana.



Demasiado tarde.


La silueta descendió dentro de su espalda, como un escaparate de sombras diluido con la noche. El miedo me paralizó en un alarido de pavor, mientras sus ojos se hacían míos. En frente, la inmensa vidriera hacía de espejo con mi alma.

Ana Cecilia.
 
verdana,28.12.2002
Decoracion

Convencida de que tan solo habia sido mi blanca cortina me fui a dormir. Pero ahora esa figura estaba justo frente a mi.
Mañana temprano coloco una cortina ahi tambien.
 
moebiux,28.12.2002
"Últimos gemidos"

- Mamá... ¿por qué papá está sangrando?
- Nada hijita, papaito está un poco malito. Anda, ve a tu cuarto con tu hermana y deja que mami se ocupe de todo, ¿vale, tesoro?
La madre acompañó a la niña a su habitación. La metió en la cama y le dió en beso en la frente La niña sonrió. Saliendo del cuarto, miró para comprobar que su hermanita estaba porfundamente dormida. Sigilosamente, cerró la puerta y volvió con su marido.
- ¿Qué... qué?-balbució el marido
-Nada, Mary, que se ha despertado... pero volvemos a estar solos, querido... -susurró sonriendo, colocándose encima de su marido, desnudo boca arriba sobre la cama.
Otra sonrisa medio dormida se dibujó en el rostro de él.
-Mmmm... ¿sigo por donde lo habíamos dejado, amor?- casi jadeó ella.
El marido apenas dejó escapar un gemido de asentimiento. Ella, apretándose a su cuerpo, se deslizó por su piel hasta que su cabeza llegó a la entrepierna. Con mirada golosa cogió con dulzura su sexo... Él volvió a gemir. Entreabrió los labios y los colmillos salieron relucientes, brillantes, con una minúscula gotita de sangre colgando de sus puntas. Agachó la cabeza y fue cerrando la boca lentamente, lentamente...
Y no se oyeron más gemidos.
 
AnaCecilia,29.12.2002

Ceremonia



La iglesia albergó su encuentro. Él, cubierto por las rosas; ella, inmaculada de amor a su lado. Bajo un murmullo de lágrimas, la ceremonia se internó, dentro de la bendición del párroco. Detrás, los dos cuerpos descansaban, paralelos y estáticos, junto al paso de las horas.

Ana Cecilia.
 
AnaCecilia,29.12.2002
Uno de terror...., hoy llegué a los 100 relatos en esta página, jajajaa, además de los otros ciento y tantos que tengo en la mía, solo eso, Ana.
 
CorinTorrado,29.12.2002
"El Beso Que Me Diste"


Se decía que ella al besar, dejaba algo en las bocas de sus víctimas. Cómo lograba besarlos era el objeto de mi intriga. Yo había salido años atrás de la academia de la policía y me había incorporado a la elite de detectives privados por pura vocación, pues soy un “voyeurista”, un entrometido y un pendenciero. Porque me gustaba y disfrutaba persiguiendo al infiel, al adúltero, tomarle fotos, películas, grabaciones de voz. Y sin querer, por error, la descubrí a ella.

Esa noche yo había entrado a una barra siguiendo al marido de una congresista. El trabajo era minucioso, delicado, acorazado por la más meticulosa secretividad. Debía ser yo lo mas discreto posible. Así que cuando noté al adúltero marido besuqueándose con su sobrina menor de edad, no pude más que agradecer mi buena suerte. Me senté a lo lejos, pero frente a ellos, cerca de unas mesas con velas en la parte de atrás, y desde allí comencé a tomarles fotos digitales, que luego enviaría al correo electrónico de la diva política que ahora pagaba mi jornal.

Iba por el segundo rollo fotográfico cuando, sin querer, me percaté de una escena muy fogosa en la mesita de al lado. Estaba este hombre, alto, rubio, de ojos claros, besando y siendo besado por la mujer más hermosa que hubiera ser humano descubierto jamás. Me di cuenta de pronto de que había estado demasiado tiempo observándola cuando, sin ningún tipo de remordimiento, ella me miró a mí. Fija. Altiva. Desafiante. Tragué gordo y bajé los ojos, solo para descubrir que por algún espacio de tiempo había sido negligente enfocando al esposo de mi clienta y las últimas fotos, todas, se habían echado a perder. Volví a rebobinar la cámara y continúe mi trabajo. Claro, solo para luego descubrir que la chica me estaba mirando atenta, etérea, dedicada, esta vez mientras obsequiaba un beso francés.

Aquello me desquició y no volví a saber de mi encomienda hasta que la mujer espectacular esta dio un giro a su lengua, todavía dentro de la boca del individuo, y depositó en sus adentros una semilla de color azul.

— Sabe a almendras. — musitó él mientras la masticaba y seguía besándola a ella.

Entonces ella, se levantó de pronto y se dirigió hacia la puerta, y mientras lo hacía, el caballero al que acababa de besar y abandonar se quedó allí muerto. Así. Sin vida. Simplemente dejó de respirar.

Desde ese momento comencé su búsqueda. En bares, zaguanes o discotecas. Y siempre la encontraba de la mano de otro caballero nuevo. Caballero que se embriagaba en su encanto, en sus curvas, en el cabello largo aquel que le cosquilleaba el rostro, en su sonrisa de diosa que hipnotizaba y urgía a entregarle la vida. Marlene era el nombre, y lo descubrí porque varios de estos hombres mientras la besaban, la gemían: “Oh, Marlene, eres maravillosa. Marlene vámonos de aquí. Marlene quiero amarte toda la noche”. Pero Marlene nunca se iba. Al menos nunca con ellos, porque se quedaba y siempre partía sola al final. Dejándolos comiendo aquellas “almendras”.

La noche antes de encararla me preparé. Se había convertido su persecución en un lazo obsesivo, en mi espina en la carne. Había abandonado mis otras tareas, mis otras responsabilidades, mis otras misiones por la cruzada de perseguirla a toda hora y a todo lugar. Había olvidado todas mis obligaciones. Entonces me dije a mi mismo: “Esta noche esto termina, te la vas a besar, te la vas a saborear, pero en el momento decisivo, en el momento de la almendra, la vas a enfrentar, la tienes que aprehender y entregarla a las autoridades.” Se había descubierto que el ataque al corazón en cada víctima no era más que un efecto demoledor del fruto que encontraban en sus estómagos y tráqueas. Era una semilla, muy poderosa y venenosa, la andira inermes a la que solo muy poca gente era inmune, pero que al resto de la población les era mortal. Eso explicaba porque ella se la pasaba con su misma boca, entre su propia lengua, mordisqueándola leve y provocativamente con los dientes, sin recibir ningún efecto devastador aparente. Descubrí también por uno de los reportajes que la semilla era azulosa, de la familia de las legumbres y subfamilia de las habas, con un sabor muy particular pero que a menudo se confundía como almendrado. “A mi no me la echas, víbora. A mi no. Vas a ver.”

Esa noche nos citamos a las nueve. Ella llegó a las diez. Tarde pero triunfadora, espectacular como siempre. Yo me había puesto espejuelos y me había pintado el cabello con un gel para oscurecer. Pero vestía mis mejores galas, mi mejor perfume, enjuagador bucal y blanqueador de esmalte. En la muñeca iba mi Gucci de lujo y en la oreja una dormilona de oro al estilo Verssace. Estaba de revista.

Nos vimos, nos olimos cada uno por el cuello. Nos sentimos cada cual palpando las manos, los brazos, subiendo a los hombros, enredando el cabello, olfateando la nuca con exquisitez. La música se escuchaba de fondo a lo lejos. Ella repitió mi nombre eufórica con total anhelo. Yo decía irreverente “¡Que buena estas Marlene! Me tienes loco.” Cada vez que me hallaba con el lóbulo de su oreja lo lamía, mordisqueaba ensimismado su eterno sabor a miel, sucumbía a sus embriagantes besos llenos de promesas tibias, adornados por su mano y su vaivén. Entonces noté algo nuevo, quizás insignificativo, algo que quizás había hecho con otros, o quizás no… no lo sé. Simplemente me frotó una fragancia. Fue algo tenue. Fugaz. Usó su dedo índice para pasarlo por arriba de la comisura de mis labios, entre el superior y mi nariz aguileña, de a poco, de a poquito, así nomás. Y esa esencia, aquel brebaje, tal poción, esa fragancia endulzante, atenuante, lenitiva por demás me hizo mirarla, solo mirarla. Y observar de modo alucinante, casi inconsciente e irreflexivo como mi cuerpo se despojaba de toda voluntad y seguía a Marlene y, a su hasta ahora ignorado, poder hipnótico.

A la sazón, mientras en cámara lenta la veía extraer la semilla azul, y colocarla como anzuelo azucarado entre sus dientes, mi subconsciente recolectaba atónito el hecho memorativo de que precisamente una de las características principales del cloroformo es su olor suave, dulce y se podría decir que hasta agradable. Y que el mismo además de ser un poderoso e indulgente anestésico en grandes cantidades, es un maravilloso hipnótico en dosis menores, a parte de estar altamente demostrados su elevada toxicidad y su fácil descomposición ante la luz o el aire transformándose en insospechado cloro.

Así que inmóvil, indolente, carente de objeciones y sin ninguna intención de contener aquel letargo, la presencié dotada de hermosura mientras me asesinaba.

Se decía que ella al besar, dejaba algo en las bocas de sus víctimas. Cómo lograba besarlos ya no sería el objeto de mi intriga.

 
williemay,30.12.2002
Este cuento lo acabo de escribir, les aviso que sucedio de verdad verdad.


LA NOCHE DE LAS ANIMAS VIAJERAS

- Has oido algo?
- No mi amor duermete.
No habia terminado de decirle esto a mi esposa, cuando de pronto se oyó nuevamente el ruido. Viviamos en una antigua casa de Piedras Dolomitas, con paredes tan anchas que no dejaban pasar el frío intenso de los Alpes Trevisanos, pero con unos pisos de madera que rechinaban casi sin ser pisados.
Había oido claramente que alguien caminaba en el piso de arriba, pero no queria asustar a mi esposa que es mucho más miedosa que yo.
Me levanté lentamente, me puse unos suecos de madera y caminé hacia el lavabo haciendo todo el ruido posible, pensando para mis adentros si es un ladrón, ese maldito cabrón deberá desaparecer ahora mismo.
- Tu tambien oistes que hay alguien arriba – Gritó encolerizada mi mujer
- Coño, no jodas tanto no ves que me estoy meando – Traté de disimular mintiendo como siempre en estas ocasiones y aproveché para orinar sonoramente pues de verás me hacía falta.
Regresé a la cama y no había terminado de poner la cabeza en la almohada, que volvió a empezar el bochinche. Esta vez, oimos claramente los pasos bajar las escaleras a la carrera y recorrer todo el corredor. Cada vez más y más cerca hasta casí llegar al pié de nuestro lecho.
Nos levantamos al unisono gritando como locos, con el corazón que se nos salía por la boca y las sienes abultadas y a punto de explotar.
Nuestros gritos se oyeron por toda la vecindad y de inmediato una patrulla de los Carabineros estaba frente a nuestra casa. Explicamos rapidamente a los dos oficiales que alguien estaba dentro de nuestra habitación.
El primero con una Beretta y el segundo con una ametralladora recorrieron con paciencia los tres pisos de la casa sin encontrar a nadie.
- Pueden entrar nuovamente les aseguramos que la casa está limpia –
- Gracias oficial-
Regresamos a dormir aún sobresaltados y haciendo conjeturas de lo que había sucedido. Algo comenzaba a vislumbrarse en mi cerebro y me recordé que tan solo tres días atrás acababa de regresar de Venezuela, donde había participado a una sesión de Espiritismo. Le había pedido al medium mentalmente que me diera una prueba pues soy esceptico por naturaleza.
Mientras, recordaba estas cosas volvimos a escuchar los pasos, esta vez estaban dentro de la habitación eran miles de pasos, una caballería entera de animas que revoloteaban por toda la habitación.
Rapidamente una sola idea me cruzó por la mente: Si creo que existen.
Y no terminé de pensarlo aún que los ruidos, pasos y gemidos cesaron de inmediato.
Se habían dado la tarea de atravesar el oceano para demostrarme que si existen y desde ahora nunca más volví a ponerlo en duda.



Padova, 29 Diciembre 2002


 
alekar,31.12.2002
Alejandro estaba solo en la casa esperando a que su novia volviera. Para pasar el tiempo, entro a la pagina de cuentos y descubrio el foro de cuentos de terror.

"Que raro", penso, "nunca lo habia visto antes, y eso que parece ser bastante popular...".

Los cuentos eran de variada longitud y los autores tenian nombres familiares, pero la primera palabra del sigesimosexto cuento le llamo su atencion casi de inmediato: "alekar".. alguien habia estado escribiendo con su seudonimo!

La curiosidad pudo mas que la indignacion, y Alejandro comenzo a leer.

Era un cuento corto, escrito en mala prosa, contando la historia de una chica francesa que vuelve de su trabajo para encontrar a su novio muerto sobre su computadora. El novio tenia una mueca que ella no olvidaria, como si la muerte hubiera interrumpido un grito del mas puro terror mientas manos aun estaban sobre el teclado.

"Que estupidez, alguien tiene que tokkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk kkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk kkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk kkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk kkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk kkkkkkkkkkkkkkkkkkkk
 
inmundo,01.09.2003
Felina Venganza

Hastiado de exhibir su piel escuchando un obligado relato saturado de valor, una noche se desclavó de la pared y sigilosamente le acechó al pie de la cama, esperando el clímax de la recurrente pesadilla.

 
RodrigoUrrejola,04.09.2003
La muerte espera en la planta baja.

Cuando baje por las gradas del segundo nivel, sabía que algo no estaba bien, al llegar al último descanso un escalofrío recorrió mi espalda y entonces me detuve. Sin luz, el primer nivel era aún más oscuro que la noche, cuando creí adaptar mi vista a la nueva oscuridad comence a bajar lentamente hasta que tropecé con un bulto, que yacía inmovil en el principio de las gradas.

Ahora sentí miles de alfileres clavandose en mi cabeza y me sentí aturdido. Casí llorando bajé la vista, sin saber si mis piernas responderían....

Cuando vi el bulto tuve la sensación de haber sumergido la cabeza dentro del miedo, dejé de oir, perdí la noción de periferia y del tiempo, pues me parecía que llevaba allí, inmovil, el suficiente tiempo como para haber sido atrapado por alguien o algo. Claramente distinguí la forma humana de un cadaver, que yacía justo enfrente de mi.

Entonces algo me rozó el brazo. El roce lo sentí como un golpe amortiguado en mi cabeza, sentí como las lágrimas y un grito incontrolables rebalsaban por mi garganta, desde mi pecho, estallando en alarido. Aterrado salté hacia atrás tropezando con las gradas y cayendo.

Ese grito, y el silencio subsecuente, me liberó; incorporandome y un poco avergonzado pensaba que si tan solo diera 5 pasos, llegaría al interruptor y que la luz me salvaría, como desde niño siempre lo ha hecho. Podría ver con que había tropezado, que me rozó. Resolverlo todo. Guarde la respiración y di los 5 pasos, 6, faltaba uno, prendí el interruptor y sentí que el mundo se me venía encima, mi estomago se descompuso, no había luz...

Una mano helada me tomó del hombro, ráfagas de calor recorrieron en oleadas mi cabeza, solo recuerdo que de reojo, divisé que al principio de las gradas, ya no había nadie.
 
gui,15.09.2003
De un tiempo a esta parte, todas las noches un perro comienza a aullar y ese agudo ulular canino es como un presagio de muerte. Y es así, cada vez que lo oigo, me muero de terror...
 
gui,15.09.2003
He decidido envenenar al perro y para ello he preparado dos trozos de carne. Uno con pimienta y el otro con estricnina. Han tocado el timbre, he salido para atender y al regresar a la cocina veo a mi hijo masticando uno de los trozos de carne. La vida se me derrumba de un viaje. ¿Cuanto demora la estricnina en hacer efecto?
 
salsalha,16.09.2003
Sin duda ,algo esta mal; por mas que me muevo ante el espejo, una quietud sepulcral me contesta.
Algo esta mal.
 
wehra,26.09.2003
Y al sentir las fuertes manos de su marido apretándole el cuello, la mujer despertó de su última pesadilla.
 
saladino,02.02.2004
todos los que escribieron en este tema moriran en 4 dias

pd: menos yo que ya estoy muerto
 
Rauko,03.02.2004
Navidad

El estaba solo, en la noche de navidad, su casa grande y bacia, los cuartos de sus hijos y su esposa seguian igual que como lo estaban desde hace 2 años, la unica diferencia es que en la mesa, frente a la calefacción, con la televición prendida, con un programa de amor familiar, el cuerpo de el estaba semisentado, el trasero lo tenia en la silla, el resto del cuerpo se debatia por estar en el suelo o a medio vuelo, el picahielo estaba todavia en su mano, el cuerpo inchado y medio blancusco, el olor de la carne podrida y de la comida; que por cierto era como para 5 personas, inundava el lugar, su hermana desesperado por entrar lo logro al cabo de una hora de estar pateando, gritando por que le habriera, solo con la ayuda de los vecino y unos policias lo logro, aunque la imagen la dejo muda en ese instante, durante años no pudo centrar la mirada, al cabilar que su hermano la habia invitado a pasar esta hermosa fiesta con el, no por que estuviera solo, no por que el haya perdido a su familia en un accidente de carro en año nuevo, si no por que el queria que los 2 se reunieran con su familia.

Feliz navidad, y cuiden a los suyos.
 
gael11,03.02.2004
Siempre venia a visitarme en las noches. Nadie me creía que así sucedía y yo tampoco tenia la valentía de ver debajo de la cama. Una noche me armé de valor y miré...Me sorprendi al ver aquella anciana que aunque parecia indefensa me mató del susto. No tenía una segunda oportunidad sobre este maldito mundo.
 
duende-max,05.02.2004
Después de la muerte…


Las llamas le rodeaban y no había salida, la primera ola de calor le hizo esconder su cara, rehuyendo el contacto, pero fue inútil, impregnado de aquel liquido combustible el resultado fue fulminante, ardió como una pavesa, el dolor fue inenarrable, manoteando como un poseso intentaba inútilmente apagar la antorcha en que se había convertido su cuerpo, como todos, había pensado alguna vez en como seria su muerte, pero de repente comprendió que esta era la suya, el dolor era horrible:

Apenas manoteaba ya.

De alguna forma el tiempo cambió, todo se volvió más lento, aunque esto no le hizo rehuir el dolor, todo lo contrarío, su cuerpo ardía y el era consciente de cada poro, de cada parte de su cuerpo, consciente como no lo fue nunca, pues cada milímetro de su cuerpo gritaba y lloraba de dolor y desesperación. Cuando ya vencido cayó de bruces al suelo, con los brazos rígidos, sin que evitaran el golpe tremendo de su cara al estallar contra el suelo, al dolor de su cuerpo martirizado, se le unió el recuerdo de cada fracaso, de cada angustia de cada sinsabor que había sufrido en su vida, como fuegos interiores que se unían a una macabra fiesta, la perdida de su hijo mayor, la muerte de su madre y así sucesivamente, desde el primer amor destruido, hasta el despido del trabajo, cada recuerdo era un fuego único que se venia a unir al coro general, todo era fuego, todo era dolor, hasta que de pronto, la oscuridad y el vacío vinieron a adueñarse del lugar.


Una oscuridad insondable y vacía, una negrura tétrica y total.

Sin voces, sin olores, sin sabores, sin tacto, sin nada que nuestros sentidos pudieran detectar, sin siquiera ese extraño sentido que poseemos, que nos hace esquivar un golpe en la cabeza, sin necesidad de ver el obstáculo, o que nos hace presentir o intuir. Privado de toda unión de lo que fue nuestro cuerpo físico.

Pero más allá, si tuviéramos un sentido del que carecemos, podríamos notar que no todo es realmente vacío, la presencia del dolor mas horrendo, mas total que jamás existió está presente y poco a poco iríamos dándonos cuenta que este dolor tenia identidad propia, era un ente, un ser consciente y que de él partían lazos finísimos que se entrelazaban con otros y estos a su vez con más pequeños, haciendo entre ellos una membrana obscena. Una pirámide donde el dolor mas atroz estaba presente en un todo y este parecía infinito.

Si pudiéramos disponer de razón y de sentido del humor en el más allá, comprenderíamos que mientras peor lo hubiéramos pasado en la vida física, ese mínimo lapso de tiempo, condicionaría toda una eternidad de existencia y por ello, cada alegría, cada suceso que no hubiera sido malo, doloroso, nos privaría de entidad, de totalidad. Y todo lo malo, nos permitirían una mayor consciencia de lo que fuimos y de lo que eran todos los demás, sin librarse por ello de un exquisito dolor, tremendo y horrible, pero a pesar de ello, bello y total, bello y perfecto.

Y en un presente eterno, esto no es ninguna broma.

Fin.

“No le temo a la muerte, sólo que no me gustaría estar allí cuando suceda.” Woody Allen.



Al- 04/02/04.
Duende-máx
 
bee,11.02.2004
Me desperté con un ruido, pero es esta casa que cruje, voy al baño y me miro al espejo...
No estoy en el reflejo.
 
fran_afonso,11.02.2004
"¡No, por favor! ¡no dispare!"
Lo siguiente que oí fue un "pum".
 
dissid3nt,12.02.2004
un pollo alzo una pata, alzo la otra y .....

no sabia que habia caido
 
Gatoazul,15.02.2004
Si quieres dejar de tener miedo solo debes mirarlo directamente. Como no esta vivo se va de ahi.
El problema es que tal vez por esta vez no se vaya.
Yo prefiero temer, pero tu no eres de esos ¿verdad?, tu si vas a voltear.
 
duende-max,16.02.2004
El mismo cuento de antes, pero en versión corregida, ahora si que no tengo perdón:


Después de la muerte…

Las llamas le rodeaban y no había salida, la primera ola de calor le hizo esconder la cara, rehuyendo el contacto, pero fue inútil, impregnado de aquel liquido combustible el resultado fue fulminante, ardió como una pavesa, el dolor fue inenarrable, manoteando como un poseso intentaba inútilmente apagar la antorcha en que se había convertido su cuerpo, como todos, había pensado alguna vez en como seria su muerte, pero de repente comprendió que esta era la suya, el dolor era horrible...


Apenas manoteaba ya, aceptando la muerte inevitable.

De repente de alguna forma el tiempo cambió, todo se volvió más lento, aunque esto no le hizo rehuir el dolor, todo lo contrarío, su cuerpo ardía y el era consciente de cada poro, de cada parte de su cuerpo, consciente como no lo fue nunca, pues cada milímetro de su cuerpo gritaba y lloraba de dolor y desesperación.

Cuando ya vencido cayó de bruces al suelo, con los brazos rígidos, sin que evitaran el golpe tremendo de su cara al estallar contra el suelo, al dolor de su cuerpo martirizado, se le unió el recuerdo de cada fracaso, de cada angustia de cada sinsabor que había sufrido en su vida, como fuegos interiores que se unían a una macabra fiesta, la perdida de su hijo mayor, la muerte de su madre y así sucesivamente, desde el primer amor destruido, hasta el despido del trabajo, cada recuerdo era un fuego único que se venia a unir al coro general, todo era fuego, todo era dolor, hasta que de pronto, la oscuridad y el vacío vinieron a adueñarse de sus sentidos.

Una oscuridad insondable y vacía, una negrura tétrica y total.
Sin ruidos, sin olores, sin sabores, sin tacto, sin nada que nuestros sentidos pudieran detectar, sin siquiera ese extraño sentido que poseemos que nos hace esquivar un golpe en la cabeza, sin necesidad de ver el obstáculo, o aquella que nos hace presentir o intuir. Privado de toda unión de lo que fue nuestro cuerpo físico.


Pero más allá, si tuviéramos un sentido del que carecemos, podríamos notar que no todo es realmente vacío, la presencia del dolor mas horrendo, mas total que jamás existió está presente y poco a poco iríamos dándonos cuenta que este dolor tenia identidad propia, era un ente, un ser consciente y que de él partían lazos finísimos que se entrelazaban con otros y estos a su vez con más pequeños, haciendo entre ellos una membrana obscena. Una pirámide donde el dolor mas atroz estaba presente en un todo y este parecía infinito.

Si pudiéramos disponer de razón y de sentido del humor en el más allá, comprenderíamos que mientras peor lo hubiéramos pasado en la vida física, ese mínimo lapso de tiempo, condicionaría toda una eternidad de existencia y por ello, cada alegría, cada suceso que no hubiera sido malo, doloroso, nos privaría de entidad, de totalidad. Y todo lo malo, nos permitirían una mayor consciencia de lo que fuimos y de lo que eran todos los demás, sin librarse por ello de un exquisito dolor, tremendo y horrible, pero a pesar de ello, bello y total, bello y perfecto.


Y en un presente eterno, esto no es ninguna broma.

Fin.


“No le temo a la muerte, sólo que no me gustaría estar allí cuando suceda.” Woody Allen.

Al- 04/02/04.
Duende-máx
 
darken,27.02.2004
¡Uh!
 
sinseudonimo,01.03.2004
El que lee esto morirá.
¿O acaso crees que tu no?
 
Gatoazul,02.03.2004
Existe un pequeño texto en internet que si es leido a las seis en punto mueres.
 
moebiux,02.03.2004
Y... si cambio de continente, ¿a qué hora me matará? ¿A las seis hora local? ¿O a las seis hora según mi país? Ays, me acabará matando la duda, ya lo verás...!
 
Gatoazul,03.03.2004
je, je no te mueras moebiux, deja ir la duda, es un misterio. Lo que es seguro ens que en este momento son las seis en punto en algun lado.
 
Cayo,05.03.2004
Me senté a esperarla como siempre, pero no era como siempre, nunca me había parado para verla llegar, pero esta vez si lo hice, un dolor como una lanza me atravezaba la boca del estómago y me salía por la espalda. Cuando la ví veni recité mi última oración. Nunca la muerte se vistió tan bien
 
Tarengo,16.03.2004
Estaba ahí, estática, de pie, a la vera del camino, avanzaba en el corazón de la noche, como mujer y fantasma, como luz desdeñosa pero encendida, era la llorona. Esta vez no lanzó gemido alguno, ni lamentación quejumbrosa, sólo nos envolvió con su hálito fresco, pero nauseabundo que nos dejó mareados; había salido de las sombras de la noche o de la entrañas del misterio, sólo para mostrar su existencia de ser redivivo, para recordar que no estamos solos en el mundo que queremos consumir y chupárnoslo; por eso ella protesta y su lamento se oye por los ríos: "¡Ay mis hijos"! .......
¿Qué es lo que están haciendo?
 
elespectador,17.03.2004
este fue un cuento anteriormente publicado por mi, y ya lo quite, hoy lo comparto de nuevo.

Sueño recurrente.
-Te cuento: tengo un sueño recurrente que me vista todas las noches, pero es chistoso solo es un instante, veo como alguien me observa por la ventana, así tenga cortinas, mientras yo duermo me observa, como frente de mi la ventana es lo ultimo que veo, me imagino que es lo que me queda en la mente, pero si, todas la noches sueño ese rostro, pálido como la luna con ojos profundos y negros con una boca dibujada, cabello escaso con una vestimenta negra veo como sus ojos se clavan en mi y siento su sigilo.

-Hay vaya amiga si que estas loca, ya duérmete anda, mañana me cuentas mas loqueras.

En la mañana siguiente.

-Oye recuerdas lo del sueño recurrente, te cuento algo gracioso, es que me volvió a visitar pero hoy estaba sentado en esa silla que tienes aun lado del tocador frente a nosotras, ahí estaba con una larga túnica negra y nuevamente con esos labios partidos y sus ojos negros profundos viendo como duermo, creería que toda la noche lo hace si es que no fuera un sueño.

-Te cuento algo más gracioso, amiga, que hoy en la mañana cuando me desperté antes que tu, descubrí que duermes con los ojos abiertos.
 
albarn,29.03.2004
Ante ayer soñé que te mataba. Ayer, que me suicidaba. Mañana soñaré que estaremos juntos en otro lugar.
 
albarn,29.03.2004
Un día un hombre echó a dormir por largo tiempo. Durmío más de 600 años y despertó en la actualidad. Vio al mundo, se aburrió de él y echó a dormir de regreso.
 
Kristine,30.03.2004
Ante ayer soñé que me suicidaba. Ayer soñé que te mataba. Entonces, en el sueño, me dí cuenta que no podía ser cierto, salvo que crea en los fantasmas.
 
yihad,31.03.2004
El baúl es una presencia que te observa desde el fondo del sótano. Es grande, de madera chirriante y metal oxidado, antiguo, muy antiguo. Es oscuro y se diría que de él emana el olor a humedad que impregna toda la habitación. Siempre ha estado en la casa, y quien sabe si la casa se construyó a su alrededor.

-Mamá, que hay en ese baúl tan grande que hay en el sótano?
-Nunca se te ocurra abrirlo, hijo mío, si lo haces y me entero te llevaré al internado como hice con tu hermanita ya hará un año.

Pero el niño se levanta por la noche, coge una vela, la llave escondida en el cajón de la cubertería y baja las escaleras que conducen a la puerta del sótano. Abre la puerta poquito a poco, para que el ruido no despierte a su madre.
El sótano está más frio y más oscuro que nunca. La piel de madera del baúl parece absorber la poca luz que emite la vela, ya apoyada en una mesa para permitir al niño usar sus dos bracitos en la tarea de levantar la tapa.
El pesado baúl se abre, al fin. Al asomarse, se puede ver que el fondo del baúl, vacio, a la tenue luz del cirio, se transforma en unas escaleras que bajan. Y más abajo de las escaleras, casi parece entrever una manchita blanca. El camisón de una niña pequeña.
Una niña con una fría, húmeda y oscura voz:
-Juanito, mira detrás de ti. Has despertado a mamá.
 
Kristine,09.04.2004
Ayer compré un espejo grande que coloqué en la pared del pasillo. Al pasar frente a él, a las tres de la mañana, buscando un vaso de agua, me ví de niña con un camisón largo de lunares que me había regalado mi abuela. Espantada, volví a meterme en la cama, escondiéndome debajo de las frazadas hasta el amanecer, en que me dormí rendida de sueño. Al despertar por la tarde, encontré la boleta de compra en mi mesita de luz y la correspondiente garantía. En ella decía: "Los fabricantes no se responzabilizan por la exactitud de las imágenes que se reflejan en nuestros espejos, si sus dueños no les cambian a tiempo las pilas".
 
loladelanoche,23.08.2004
Fotografia..

En el centro de tan magestuosa sala yacia la foto en donde aparecian todos los miembros de la familia, incluso ella que habia fallecido 30 años antes, Vendria de las sombras para prevenirlos? O talvez ella fue quien abrio el gas que durmio a todos en un sueño eterno, nadie sobrevivio, ninguno de ellos vio la foto revelada...
 
orlandoteran,23.08.2004
Volvió su sudoroso rostro hacia mí, luego de titánica lucha, durante la cual yo sólo pude observarlo.
Respiró hondo, tragó saliva y desde ese instante hasta ahora es que no puedo quitarme este escalofrío que me recorre de punta a punta la espina dorsal...

_... y... ¿Qué te puedo cobrar, pibe?..._ me dijo

loscuentos.net recién elaborado
 
raulinno,14.10.2004
Iba caminando por la calle. y la vi acercarse desde lo lejos, su cabello negro no parecía ser movido por el viento, y el tiempo parecia no haberla afectado en lo más minimo. Se movía hacia mi con un velocidad sorprendente, algo brillaba en su mano derecha.Decidí escabullirme entre la multitud y a pesar de mí mismo me embutí en un grupo de personas, que se movian con pasos cortos y lentos, agaché mi cabeza y puse ojos de zombie igual que las personas que me rodeaban. Una mano tocó mi hombro, voltee, y sentí que con los ojos me había atrapado. Eran dos agujeros negros que parecian no tener fin. Miré su mano derecha, que sostenía un objeto brillante, metalico y puntiagudo. Malditos sean los dias en que me encuentro con mi exnovia.
 
Retorno,10.11.2004


Mi habitación estaba a oscuras, parecía que la ampolleta de arriba estaba mala. Con las manos enfrente, caminé hasta la lámpara del escritorio. Tanteé entre todas las cosas que allí había, hasta encontrar el interruptor. Prendí la luz, satisfecho de mi destreza.
Fue tan horrible lo que vi, que apagué la luz y volví a quedar a oscuras.
 
CLAUDE142857,10.11.2004
¡¡¡Jue Horrible!!!
 
Sidd,10.11.2004
Vale, relájate david.... no es nada.. sólo ha sido un ruido... Un ruido como los tantos q hay en todas las historias q pretenden dar miedo... Sólo eso... Duérmete de nuevo... duermete de nue... Zzzz...

¡MIERDA! De nuevo una respiración! esta vez más cerca de mi oído.... prácticamente encima de mi oído... He de encender la luz... pero para eso tengo que quitarme las sábanas de encima de la cabeza.. oh! maldita sea... esas historias de miedo.... Maldita sea.. y si hay un fantasma?? no, no... yo no creo en ellos... pero esa respiración.. era tan real, tan cercana...

He de encender la luz, no puedo hacerme el dormido, sé que alguien está con los brazos cruzados observándome, no puedo quitarme las sábanas de la cabeza, empiezo a tener miedo.. va sentir mi sudor y mi respiración acelerada... Relájate david, verás como te duermes..

No, no, no... no puedo dormir, y si está alguien aquí??? AAAAAARGG!! Ya vale de tanta conjetura!!! Y rápidamente encendí la luz para ver mi habitación llena de ánimas mirándome a la cara
 
Nicodemus,10.11.2004
Esto no es mío, es de Watterson, el dibujante de Calvin&Hobbes. Situación: están Calvin (un imaginativo crío de unos 10 años) y Hobbes, su tigre de peluche (menos para él, que es de carne y hueso) en la cama, para dormir, y de repente oyen un ruido.

-Muy bien, ¿cuántos monstruos hay esta noche bajo mi cama?-dice Calvin, fastidiado.

-Sólo uno-contesta una voz desde debajo de la cama.

-¡Je, je, podemos dominarlo!-exclama Calvin- Ve tú por ese lado, Hobbes, y yo por éste.

-¡A por él!-asiente Hobbes

-¡No empujéis, chicos!-exclama el monstruo desde debajo de la cama. Entonces, Calvin y Hobbes se miran, y chillan al unísono: ¡MAMAAA!

-Bravo, Maurice-musita el monstruo.
 
Sidd,11.11.2004
Malditos cuentos... por culpa de dos de ellos anoche me hicieron pensar cosas mientras dormia.... ¿miedo? naaaaaa
 
shitley,11.11.2004
yo tengo uno! yo tengo un o!! lo terrorífico de este es que es real
*hoy desperté y era invisible y seguía viva, seguia muriendo a diario, seguia teniendo necesidades, alimento, abrigo, agua...pero ya nadie podía verme NUNCA MÄS
 
iorek,03.01.2005

agradecería que vieran estos vinculos y alguien me explique lo que paso ante de que me pase alguna pelicula

http://www.angelfire.com/ne/bernardino3/munecas.html

http://www.loscue ntos.net/cuentos/local/Krystal/1076/?nc=1159

---------------------------------
http://www.relatoscortos.com/ver.php?ID=4474&;cat=craneo

http://www.loscuento s.net/ cuentos/local/Krystal/1138/?nc=2205

----------------------------------------
http://www.geocities.com/villalon_1999/El %20Tunel.htm

http://www.loscuentos.net/cu entos/local/Krystal/1193/?nc=3155

----------------------------------------------
www20.brinkster.com/orkus/ eldiariodelasenoralastarria.htm

http://www.loscuentos.net/cuentos/local/Krystal/1318/?nc=3155

------------------------------------------------
http://relatos.escalofrio.com/rel ato.php?ID=2748

http://www.loscuentos.net/cuentos /local/Krystal/1444/?nc=3155

-------------------------------------------------
http://www.buscacuentos.com/ver_cuento.phtml?cod=4089

http://www.loscuentos.net/ cu entos/local/Krystal/11921/?nc=3155


-------------------------------------------
http://javichu.webcindario.com/2histor ia.htm

http://www.loscuentos.net/cuentos/loc al/Krystal/1005/?nc=3155



Si hiero sentimientos, estoy dispuesto a disculparme, pero sólo ante una buena explicacion.
 
sindari,04.01.2005
Dí el paso que no debí dar, y entré en la trampa sin retorno. Eso estaba ahí, y ya no podía moverme. El sonido de su respiración alteraba la más profunda oscuridad que un mortal pudiera imaginar. No lo veía, pero sentí si sonrisa animal dibujándose con la seguridad de haber capturado la presa.
Fue lo último que sentí.
 
sindari,04.01.2005
Ups!... Creo que Iorek tiene razón. Hace falta una explicación.
 
francoporaire,12.01.2005
me desperte asustado, con una puntada en mi espalda, como si me hubieran clavado un puñal... y asi era
 
KaLyA,13.01.2005
Hace bastante tiempo le pedi una explicacion a Krystal y nunca respondió. Silencio otorga??
 
ofoperez,27.01.2005
un dia desperto y encontro su pagina llena de cuentos plagiados, ahora ya no sabia que era suyo y que no, era tarde ya habia perdido su identidad.
 
gmmagdalena,29.01.2005
Espero cumpla con los requisitos de la dueña del foro.
El clon
Miró al hombre con espanto al reconocerse el mismo, cuando giró la cabeza vio que todos tenían su rostro. Corrió hasta su casa chocándose con los otros iguales a él, con cuerpos de hombres, mujeres, ancianos, niños y hasta vio un perro con su rostro. Entró en la casa deseperado, el saberse copiado lo había enloquecido, abrió el armario frenéticamente, buscó el arma y se voló la cabeza de un solo tiro. Se hizo el silencio. En la calle todos estaban con las cabezas voladas. Magda.
 
Rosendo,17.05.2005
My cortito, tal vez una reflexion

¿Habrá algo para siempre?
El amor no es para siempre.
La amistad no es para siempre.
La felicidad no es para siempre.
La salud no es para siempre.
La cordura no es para siempre.
Ella no fue para siempre
Vos no fuiste para siempre.
Espero que esta bala que voy a meterme en la cabeza sea para siempre, sino, estoy en problemas
 
Rosendo,17.05.2005
otro cortisimo

Consejo
Mi padre siempre me dijo que las mujeres eran traicioneras y chupasangre. Ahora que le veo a Mariana abrir su boca inmensa, abismal y extender sus colmillos marfil, me doy cuenta que no era sólo una metáfora
 
Rosendo,17.05.2005
Se me apareció la muerte y me dijo, “Dame un beso y te perdono”. Yo sospeché un ardid y me negué. “Entonces te mato”
Está bien, dije.
La besé y me morí.
 
buhomatrix,19.05.2005
LOS OJOS

Ojos sanguinarios florecen en la oscuridad,
se esconden al empezar el día,
se esconden entre los tuyos,
bajo los rayos de sangre,
bajo unos párpados cansados,
resignados a controlar su voraz grito,
resignados a reflejar,
paz, sosiego, bondad
Por la noche,
los párpados dan paso a la crueldad.
En este grito ahogado de rabia, de dolor,
se vislumbra sin esfuerzo,
la maldad.
 
Isamar,19.05.2005
El ardor ahí le impedía concilar el sueño. Imágenes fugaces de arañazos, embestidas violentas, sus brazos contra la pared, la fuerza incontrolable del arrebato viril. Creyó q una ducha fría la limpiaría de tal robo, del robo de su femineidad.
A él le tomó menos de cinco minutos el acto, a ella le tomará años olvidarlo, si es posible.
 
el_profe,20.05.2005
NO ES MIO (lamentablemente) y mi memoria falla así que se los voy a contar como si los tuviera en frente.
-------------------------------------------------------
Estaban dos hombres en una casa muy antigua y desvensijada, de pronto el viento cerró con violencia una ventana rota fue cuando uno le dijo al otro.

-¿Crees en fantasmas?
-No- respondió el otro hombre.
-Yo sí

Y desapareció en una nube neblinosa.

-----------------------------------------------------
Era más o menos así. Adiosillos
 
felipe_castro,23.05.2005

(sacado de mis micro-cuentos)

Muerte errante

cuando abrió los ojos-; vio todo negro por la ausencia de luz y supo que sucedía-; golpeo con los puños, pateo y grito sin esperanzas, hasta que de un puñetazo logro atravesar lo que lo mantenía en el encierro; un potaje hecho de gusanos vivos y tierra inmunda le aplasto el pecho hasta que sus oídos se taparon y la nariz reventó en sangre; esperó con indiferencia su muerte.

si quieren votarlo o comentarlo aquí esta el link:

http://www.loscuentos.net/cuentos/local/felipe_castro/108252/?nc=4220
 
tufa,04.06.2005
Era tarde y mañana tenía que levantarse temprano, pero eso no le impedía cumplir con su ritual de todas las noches. Miró debajo de su cama, revisó el ropero y cerró su puerta, poniendo al mono azul para trabarla. Se tapó hasta la cabeza y antes que terminara de rezar comprendió que ese bulto en el ropero no podia tratarse de ropa sucia. Cuando abrió los ojos el mono azul ya no lo estaba protegiendo.
 
Natalie_Barnes,04.06.2005
Estaba leyendo un libro prestado, trataba de la muerte y sus formas, podía ser cualquiera y cualquier cosa. Una brisa fresca anidaba en sus cabellos, él estaba de espaldas a la puerta mientras leía: le llegó, con una bocanada de aire humedecido en sangre, todavía le chorreaba la baba de sed cuando lo vio, estaba sentado frente a una ventana cerrada, le daba la espalda fue cuando se decidió a llevárselo
En ese instante una mano infrahumanda se apoyó sobre el hombre de nuestro lector.

Saludos
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]