La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sendero / El anillo

 Imprimir  Recomendar
  [C:61151]

Meci y Sendero
Él:

Una gaviota se sentiría cansada...yo era una gaviota que llevaba en su pata un mensaje milenario y no tenía fatiga. Viajaba orientándome con la luz de las estrellas y el calor del punto blanco de la luna. Al llegar, abrí su ventana y me paré sobre el dintel. Ella dormía y esperé a que presintiera el viento frío y la tibieza de mi cuerpo.

Ella:

No supe si desperté o seguía dormida cuando la gaviota me miró con ternura, estaba hermosa con esa luz especial de los momentos mágicos, sus alas casi transparentes, se agitaban, pues el corazón le palpitaba muy fuerte. Extendió la pata como si hubiese sido especialmente entrenada para ello y me ofreció el mensaje, mientras mis manos abiertas temblaban de la sorpresa.

Él:

La vi rodeada por las sombras, pero el claro de los pechos lunares hacía que su manto rompiera en luces como los pendientes del cielo. Sus ojos parecían dos fuegos nuevos en la primera noche y sin dudarlo extendí mi tesoro y se lo puse en su mano de cristal y maíz.
Miró mis pupilas, —pues ella podía leerme — el regalo es para una mujer que pulsa en su frente la majestuosidad de la montaña y sus ojos preservan el recuerdo de los días. El anillo está dorado por los ocasos y en sus bordes tiene tiempos que nadie distingue.
Te lo doy porque ambos seguimos latiendo entre las hojas y los ríos. Debí ponértelo cuando los primeros vientos despeinaban tu imaginación y tu mirada caía como el sepia lo hace al caer la tarde en las montañas. Este anillo te corresponde, preciso dártelo, pues la agonía de no hacerlo es un dolor que hiere mis entrañas... tómalo en señal de un amor que nació extraviado

Ella:

Brillaba entre sus plumas un aro dorado, temí recibirlo, pues un amor perdido me llegaba desde lejos, es verdad que ya lo había presentido y que de alguna manera consentí que creciera entre palmeras, espuma de playa y rumor de mar, tan lejos de mi cordillera. Así que recogí el mensaje, sabiendo que la golondrina consumaba su cometido y que al aceptarlo se cumplía un compromiso, ya que el ave estremecida y mi alma emocionada, eran concientes que en algún momento de la eternidad y en diferentes circunstancias, dos seres, pactaron una y otra vez, antes que nosotros el mismo amor.

Texto agregado el 07-10-2004, y leído por 365 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
2004-10-14 19:13:55 Muy hermoso este texto en el cual se conjuga el talento de dos grandes escritores de la página... gui
2004-10-13 14:49:58 Una belleza de texto que disfrute con imagenes mentales deliciosas, un abrazo, Ruben y mis felicitaciones para Meci, vengan miles de estrellas. Aramis
2004-10-12 14:32:01 ¡Que ternura! Precioso yoria
2004-10-11 14:38:12 y que decir de esto? Bellisimo, vaya pero que poetas sois ustedes meci y sendero, mis admiraciones todas y mi amor de amiga. Eu kitty
2004-10-11 14:12:39 es un texto mágico, que hace volar a los que leemos, en su mismo vuelo nos envuelven...las palabras... Muy bello, muy bien escrito... de esos textos que me dejan un gran suspiro. Estrellas y saludos a ambos. CaroStar
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]