La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / unabrazo / Mi otro yo

 Imprimir  Recomendar
  [C:589901]

“La represión se contrapone al yo,
y se plantea la tarea de cancelar las
resistencias que el yo exterioriza a
ocuparse de lo reprimido.”
Sigmund Freud




Iba nervioso en dirección a la clínica y a la vez que sentía mi cuerpo haciéndose nudo, iba pensando en los acontecimientos que me llevaron aquí y las repercusiones y sacrificios que tuve que hacer para dar este paso, en solitario debo añadir. Mi nombre es Marvin Torres. Estuve casado por diez años, tres hijos (Susan de 9, Carla de 7 y Luis de 4) mi mujer Clarita todavía sigue destrozada por esto. No lo entiende. Decidí hacerme mujer y ha sido un largo proceso.

Primero por mi cuenta me fui a agotar el proceso de cambio de sexo. El proceso se conoce por varios nombres, tales como cirugía de reasignación sexual ("CRS"), cirugía de reasignación de género, cirugía de reconstrucción genital y cirugía de reasignación genital. Pasé dos años en consulta psiquiátrica, luego antes de entrar en la fase endocrinológica, introduje a mi familia en mis planes. Terminé en la calle. No esperaba menos la verdad, pero no tan pronto ni de forma tan súbita. Como quiera siempre me he sentido incomprendido. Como si una pieza me faltara y finalmente di con ella.

Llegué a la clínica donde me esperaba mi equipo médico, incluido el psiquiatra. Sin contar el tiempo de preparación la operación duró varias horas.

Mientras salía en solitario de la anestesia, tuve tiempo de considerarme afortunado de haberla podido costear ($30,000 euros) y de trabajar en el sector de la publicidad en donde son abiertos de mente y recibieron mi noticia sin mucho alarme.

Después de unos largos días de charlas, exámenes médicos, etc. Me dieron el si para darme de alta.

Salía “una” nueva yo. Ya tenia el cabello largo así que una de mis primeras salidas fue al salón de belleza. Todo completo: Cabello, pies y manos más maquillaje. El cambio era sorprendente en mi opinión. Fui a ver a mi familia y no me sorprendió cuando Clarita me cerró las puertas en las narices.

De aquí en adelante comienzo a volar sola.

Texto agregado el 18-09-2018, y leído por 0 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
2018-09-18 22:56:24 Me gustó, buen relato, sin dramatismos pero con una realidad que es indiscutible. Creo que una persona que toma esa decisión debe ser muy valiente, es mucho lo que tiene que enfrentar y perder (en este caso que narras), pero con seguridad tal como dice Grilo los hijos lo comprenderán con el tiempo porque la juventud actual tiene la mente más abierta a los cambios de esta índole. Besitos. Magda. gmmagdalena
2018-09-18 21:38:05 Una historia muy bien contada. Es normal su mujer se sienta estafada. Los hijos, con el tiempo lo comprenderán. ***** grilo
2018-09-18 15:14:39 Aunque entiendo que es algo que sucede y al que le sucede debe afectarle y al mismo tiempo vivir su realidad,para su familia debe ser muy fuerte y complicado. Es valiente quien sigue adelante y asume el cambio. Muy buen texto según mi forma de enfrentarlo***** Un saludo cariñoso Victoria 6236013
2018-09-18 13:09:02 Sabes... he leido muy atentamente este texto y casi, casi, me estoy planteando seguir tu ejemplo. Lo consultaré con mi profesor de gimnasia, que es un chico muy bello y musculoso.+++++ crazymouse
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]