La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / gmmagdalena / Maitén

 Imprimir  Recomendar
  [C:589598]


- Mira, las mariposas huyen a tu paso Manuel Maitén corría delante de mí y sus piernitas rotundas despejaban camino. Mis ansias y sus ansias corrían parejas cuando vislumbramos a lo lejos la frescura del bosque.

Su jadeo y su risa entraban en mis oídos caracoleando y, en mi afán de ser el primero en llegar a la frescura de la sombra de los altos árboles, tropecé con una raíz, dando de narices al suelo, mientras un conejo silvestre me miraba con ojos asustados antes de emprender la huida.

La risa de Maitén fue más intensa y la sentí alejándose, seguro ganaría velocidad y distancia, llegaría antes que yo y luego debería soportar sus burlas.

Con bronca me sacudí las doloridas rodillas y emprendí el paso nuevamente, caminando con la cabeza erguida y el ceño fruncido, enojado conmigo mismo, por mi propia torpeza. Ya no corrí, no valía la pena, alcancé a ver a Maitén ingresando al bosque y pensé en los cuentos de hadas y también en los ogros. Apresuré el paso, no dejaría que ningún duende la asustara ni ningún animal salvaje la atrapara. Aunque sabía que por ese lugar solo abundaban las liebres y las ardillas y que, en realidad, el bosque era sólo una plantación cercana a la casa de mis padres.

Cuando llegué, Maitén estaba acostada sobre un colchón de flores silvestres, los ojitos cerrados orlados por las inmensas pestañas negras y el corazón palpitando agitado, lo percibí a través de su blanca blusita de lino que subía y bajaba atrayendo mi mirada a sus incipientes senos.

Teníamos 12 años, éramos dos niños, sin embargo sentí el impulso de sentarme a su lado y darle un beso en los labios chiquitos y rojos como fruta madura. No se si estuvo bien o mal, fue un segundo, abrió sus ojos y me sonrió mientras su manito me acariciaba la cara. Creí que podía morir en ese momento. Luego la tomé de la mano y silenciosos, regresamos a la casa.

María Magdalena Gabetta

Texto agregado el 05-09-2018, y leído por 0 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
2018-09-06 21:08:09 MARAVILLOSOOOOOOOOOOOOOOOO fabiandemaza
2018-09-06 21:08:02 MARAVILLOSOOOOOOOOOOOOOOOO fabiandemaza
2018-09-06 15:44:11 El amor temprano que comienza a manifestarase puro entre ambos niños, sin ninguna maldad. vicenterreramarquez
2018-09-06 13:57:38 Esos amores incipientes que tanto nos marcan. Muy bello tu relato. Un abrazo, sheisan
2018-09-06 13:50:04 Bella descripción de la escena. ****** uf, me asustarte, pensé se trataba de un pederasta grilo
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]