La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / kahedi / El problema

 Imprimir  Recomendar
  [C:588556]

—Oye te he dicho mil veces que me gustas mucho, acéptame ya el café —se quita esa estúpida boina y me mira con ojos de un gato encantador del que ahora no recuerdo el nombre.

—Típica invitación para ligar —suspiro y pongo cara de aléjate de aquí—. Pues déjame decirte que tengo un problema.

— ¿Sí? ya decía yo por qué tanto lío para un simple café —dice susurrándome al oído mientras sigo escribiendo en mi computador.

***
Cada martes, invade mi oficina a la misma hora, 9:45 la hora del café como él le llama. No le importa subir hasta al cuarto piso (no tenemos ascensor)

Es el hijo de uno de los socios, lo cual me intimida un poco, sumado a su gran porte, es simpático, de ojos claros, y muchas de aquí lo miran con ojos de gatas enamoradas ¿qué rayos busca en mí? Porque vamos, no soy la típica rubia voluptuosa por alguna cirugía, todo lo contrario: Castaña, delgada y no me han operado ni del apéndice.

Pero aquí está de necio invitándome algunas veces, no mil como dice, yo creo que a lo mucho va dos meses y medio en este cantar.

Tengo que decirle mi problema y para cuando lo haga de seguro sale huyendo como todos.

Ahora le pondré play a este relato para mirarlo a los ojos y empezar a hablar:

***
—El problema es que soy frágil como un capullo cuando intenta ser mariposa. Rápidamente mis barreras y corazas yacen impenetrables para que nadie me tome desprevenida.

—El problema es que soy inocente y romántica así como en los dramas que seguro no ves, donde hay muchos líos y si quieres andar conmigo de una vez te digo que a veces andaré distraída, no te invadiré de preguntas o mensajes porque yo sí confío.

—El problema es que yo no me enamoro fácilmente, tienes que conquistarme con buenos argumentos (dos meses y medio y no se cansa)

—Quizás me gustes y estés en mis pensamientos pero jamás te lo diré. Debes averiguarlo conmigo, debes doblegarme y al final con besos castigarme.

—Y cuando me vea vencida por tu lucha constante de amor o ilusión ¡qué sé yo!, me transformaré perdiendo la cordura. Yo y mis pensamientos caducos te recibiremos cual grato invasor.

(Está absorto, sentado, oyéndome detenidamente, dibuja una sonrisa al escucharme hablar)

—Pero... Aquí viene el más peligroso de los problemas:

(Abre la boca para protestar, no niego que me muero por saber lo que está pensando en este momento)

—Si me mientes una vez podré entenderlo alegando fe en la humanidad, una segunda vez ya la empezaré a recapacitar para determinar qué hice mal; y, si mientras me tomo mi momento me vuelves a mentir te diré sin vacilar: ¡Conmigo hasta aquí nomás!

(Casi se cae de la silla sin dejar de sonreírme, se acerca hacia mí y…)

— ¿Aún sigue en pie el café? —interrumpo el momento para que quede a tu imaginación.



****

*Espero te haya gustado*

Besotes,

Kahedi

Texto agregado el 17-07-2018, y leído por 0 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2018-07-18 04:48:07 Seguramente quedó en pie el café, una cena y muchas invitaciones más. Hermoso texto Kahedi. Excelente. maparo55
2018-07-18 02:27:36 ¿Esperas que me haya gustado?... me encantó!!. Un abrazo dulce. gsap
2018-07-17 21:13:35 Me encantó, nada mejor que aclarar las cosas antes de que sea tarde. Besitos. Magda gmmagdalena
2018-07-17 18:28:16 El gato imagino puede ser el de Shrek. El gato con botas. El que pone ojitos de "yo no he sido" ***** El problema va a ser quitarle las botas. Jah!! Ya sabes lo que corre... grilo
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]