La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / MujerDiosa / "La llamada"

 Imprimir  Recomendar
  [C:585008]

Sonó el teléfono en el lujoso apartamento y acudió a contestarlo Mario, el propietario. Recién salido del baño, con aroma a la más fina esencia para después de afeitar, mostraba en su rostro los estragos de una vida bastante disipada.

- ¿Hola?
- Sí, buenos días. ¿Estoy hablando con el 00 54 11 4 777 777?
- Sí, así es - engolosinó la voz al escuchar del otro lado, una voz de mujer insinuante y consideró rápidamente tutearla - ¿estás llamando de larga distancia?
- Es correcto, lo llamo de larga distancia. Hace días que lo estoy buscando y al fin lo ubico.
- Bueno, bueno - él se arregló la toalla y se sentó cuidando de no mojar el sillón rojo de pana - ¿en qué te puedo servir?, permití que te diga antes de nada, que tu voz me subyuga.
- Qué galante, caballero. Usted también posee una voz muy agradable.
- Jjejee, así me dicen - se levantó un mechón de cabello mojado que tenía sobre la frente, carraspeó un poco y prosiguió - realmente es un placer inesperado tu llamada, ¿decís que me estuviste buscando hace días?
- Así es, me doy cuenta que viaja usted mucho. Me dijeron que estaba en Nueva York, luego se marchó a Londres, París, Roma, y ahora finalmente regresó a su casa de Buenos Aires, todo un récord para una semana.
- Es que debo escaparme de las admiradoras - (lo dijo como una gracia, aunque lo pensaba realmente).
- Bien, ¿entonces debo suponer que se quedará unos días en la Capital? prosiguió la mujer con suave amabilidad.
- Suponés muy bien, querida. Me encantará verte, nos conocemos me imagino... Decíme donde nos vimos, tal vez en Gstaad o Mayorca, ¿Mónaco quizás?, sabré de inmediato quién sos.
- En realidad nunca nos vimos, aunque seguramente escuchó hablar de mí - expresó ella con encantadora seguridad.
- Caramba, me asombrás, ¿te animás a venir para Argentina sólo para conocerme?
- A veces es un gusto hacer cosas como ésta, guardo referencias suyas.
- Ni te disculpés, bella. Me da placer que lo hagas, serás muy bienvenida. Incluso podés quedarte en mi casa, es muy confortable te lo aseguro - ya estaba transpirando, producto de la excitación.
- Veré, de ser necesario me quedaré en su casa por un día más. Le quedo muy agradecida.
- Te imagino como una mujer libre, libre como el viento, que va tras un ideal y lo persigue sea como sea, hasta alcanzarlo. ¿No es cierto?
- Algo así, (parece sonreír en silencio).
- Entonces, ni una palabra más, soy todo tuyo! Me encanta esa sonrisa que me pareció escuchar, sonó como la sonrisa de una buena pícara - dijo con gran satisfacción.
- Bien entonces. ¿Le parece que nos encontremos mañana alrededor de las 21 horas en su apartamento?
- ¡Genial! te espero. Me figuro que tenés la dirección, ¿ok? - hacía rato que sentía una sensación sumamente agradable bajo el pantalón - Acostumbro guardar champagne en el frigidaire. ¿Cómo te llamás?
- Me identificará de inmediato, prefiero la sorpresa - respondió sonriente, arreglando uno de sus velos negros mientras cortaba la comunicación, la Dama Fría.


Texto agregado el 26-01-2018, y leído por 0 visitantes. (26 votos)


Lectores Opinan
2018-03-09 14:00:41 ¡¡¡El suspenso es intrigante, la pista es la vida disipada, es tan ágil y entretenido el relato, por lo que me produce mucho deleite leerte!! martilu
2018-02-10 21:01:07 Estupendo final pero sobre todo, bien escrito. elpinero
2018-02-07 14:17:59 Extraordinario y con profundo mensaje... Y como dice Sofiama: "El que tenga inteligencia, que comprenda". Hay que estar atentos al llamado de la Dama Fría, quizá podríamos evitar su encuentro, pero tu personaje, acostumbrado a la banalidad, hasta se alegró por tener una cita con ella. Suele ocurrir. Reitero: Me encantó tu relato. 5* Borarje
2018-02-05 21:15:59 Muchas veces en mis delirios, a esa Dama Fría, le he estado quitando los velos negros... Creo que Mario es o era un diablo argentino y la Dama lo sabía, por eso le dijo que si era necesario se quedaría un día más. Muy buen cuento que lleva a pensar antes de contestar una llamada. Vicenterreramarquez
2018-02-05 15:12:11 Tú, mi Delia imposible. Mi amor perdido en la galaxia más inaccesible. Mi recuerdo más bello, mi corazón roto (o casi), mi poetisa de las estrellas...sabes una cosa? Me haces volar (sin paracaidas). Eres mi Dama Cálida.+++++ crazymouse
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]