La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / atolonypico / Historias de la Facu.

 Imprimir  Recomendar
  [C:584877]

Ahora que me queda un rato, tras esta ímproba misión mía de generar problemas en el mundo, me propongo darme un asueto narrativo- dijo el Decano Méndez a sus alumnos.
Cada vez que hacía un parón de este tipo la clase lo agradecía.
Se preguntará el lector qué clase de enseñanzas daba el Decano para hacerse acreedor de tan mala fama, incluso para sí mismo. Y es que estaba convencido de que aquellas enseñanzas en la Facu tarde o temprano serían utilizadas en su contra. Pero el hombre- conscientemente incluso- funcionaba a piñón fijo y era incapaz de saltarse la verdad, al menos la suya. Los interludios extras a aquella labor escrutadora de la psique humana, los empleaba alegremente en funciones menos psicologísticas que literarias. También tenía la sensación de que era una especie de oráculo en Psicología Evolutiva- que era lo suyo. Cuánto hubiera dado el Decano por ser un intérprete más de aquella materia de conocimiento. Por ello quizá, recurría a la literatura; para introducir un poco de relativismo en sus enseñanzas. Y tenía imaginación suficiente. No siendo un escritor depurado, le venían historias novedosas- relacionadas con su materia de conocimiento- que aportaban siempre algo- de que tuviera constancia- a lo escrito. No dudaba tampoco que utilizaba clichés literarios. Lo suyo era la Psicología. La afición literaria era una válvula de escape de utilidad que el Decano Méndez usaba.
Generalmente hablaba de la doble faz de los conocimientos. De cómo entre el alumnado podía estar incubando un monstruo. Los alumnos se preguntaban de qué manera se podía llegar a tales extremos, sin darse cuenta de que lo tenían delante. Muchos no llegaban a la comprensión de que aquellos saberes tendrían que rendir sus réditos, antes que nada, en mejorar el mundo.
El caso es que siempre salían sobrecogidos de aquellas clases, mirando las telarañas de los rincones de los altos techos, con la sensación siempre- la mayoría- de haber estado haciendo algo malo.

Texto agregado el 19-01-2018, y leído por 0 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]