La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / -ZEPOL / ESTELITA

 Imprimir  Recomendar
  [C:584728]



Estelita recién cumplía los dieciocho años cuando se enamoró por vez primera. El tipo era jugador de basquetbol y sobrepasaba los dos metros. Tan alto era el hombre que cuando el yogurt que se comía le llegaba al estómago, ya estaba vencido. Tan alto que cuando el cura lo bautizó como Julio tuvo que añadirle ocho días de Agosto. Y esa era la razón por la que, a decir verdad, ella no tenía muchas esperanzas de lograr su objetivo, Estelita era bajita, tan menudita que soñaba con enfermarse para tener la satisfacción de que le dieran de “alta”.

Por el contrario, jamás se había enfermado, las infecciones no tenían espacio para desarrollarse. Sólo tuvo un percance pero fue algo ligero que le pasó siendo una bebé, al hacerle los agujeros en la oreja para los pendientes, su madre le atravesó el hígado. El pediatra que la atendió, admirado de su tamaño creyó su deber informarle a la madre que cuando la chica creciera y se casara, no daría a luz sino que apenas iba a echar chispitas.

La chica creció, perdón, no creció, sólo cumplía años, pues continuaba lavando su ropita en la licuadora. Y al cumplir los diez y ocho se enamoró del jugador estrella del equipo, el gran Julio Karim Abdul. Siempre que jugaba, ella se sentaba en primera fila con la esperanza de que el atleta reparara en su presencia, lo cual nunca sucedía. Hasta se consiguió un megáfono para vivar las anotaciones de su ídolo, pero todo el mundo creía que se trataba de un altoparlante pues no se veía quién gritaba.

Pero lo que le faltaba en tamaño le sobraba en determinación. Nunca perdió las esperanzas y constantemente soñaba con vivir y morir junto al corazón de su amado. Y fue tanto su anhelo que el destino hizo realidad sus sueños. Esa tarde se jugaba la final del campeonato. Un locutor entusiasmado narraba el partido urbis et urbe, es decir, para todo el vecindario.

– Estévez pasa la pelota. Julio Karim salta tratando de interceptarla pero su esfuerzo es en vano y termina volcado en la primera fila de asientos. ¡Qué juego, señores! ¡Qué intensidad en cada jugada! Julio Karim vuelve al juego. Pero, un momento. Algo le pasa. El jugador se muestra asqueado, se sacude la camisola como si se la hubiera llenado de…

Si. Era Estelita. Murió impregnada junto al corazón de su amado.


Texto agregado el 11-01-2018, y leído por 0 visitantes. (19 votos)


Lectores Opinan
2018-01-11 22:54:05 Brutalmente genial, este tipo de historias me encantan y el estallido final aún más!Imaginación sublime! Salud estimado -zepol!!!! yeanclos
2018-01-11 20:55:44 Me encantó el uso fel lenguaje, especialmente los juegos de palabras del principio. Felicidades. Hipsipila
2018-01-11 16:26:47 Pulgarcita en versión americana ***** grilo
2018-01-11 12:38:14 Medio mucha pena porque él no sabía de su existencia, y si la hubiese conocido, quién sabe?? MariaVg
2018-01-11 10:16:36 aaaaayyyyyyyyyyyy´porquè la mataste.Era tan dulce yosoyasi
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]