La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / -ZEPOL / SUICIDOMETRO

 Imprimir  Recomendar
  [C:584640]


Todos sus proyectos habían terminado en fiascos. Sabía que el éxito es precedido por innumerables fracasos y seguía intentándolo.

Robando espacio a las cacerolas, en los anaqueles de la cocina estaba la máquina para anudar corbatas, el aparatito para atar los cordones de los zapatos, el maquillador automático para que la dama no perdiera tiempo en embellecerse por las mañanas, el sombrero que soplaba las gotas hacia los lados para poder caminar bajo la lluvia sin mojarse y los demás restos de sus barquinazos creativos que jamás llegaron a ver la luz de la realización.

El inflador de globos que calculaba la máxima cantidad de aire antes de que explotara fue uno de los que más se acercó a la gloria del suceso, pero fueron tantos los restos de vejigas por toda la casa que su mujer le colocó en la disyuntiva: “¡el estallido de un globo más y te reviento!”

Ahora se encontraba maquinando “el suicidómetro”, un mecanismo para morir voluntariamente en forma súbita, indolora y sobre todo, garantizada. Sería algo atractivo, sin margen de error, pequeño como un teléfono móvil y de uso indiscriminado, ni siquiera necesitaría receta médica. Tan seguro estaba del éxito que pensaba ofrecer reembolso del dinero si el usuario no se moría y quedaba parapléjico o si al morir experimentaba alguna molestia.

Una noche, a las tres de la madrugada se despertó gritando su alegría. ¡Lo había soñado! Mi nombre, le confió a su mujer, se inscribirá al lado de Edison, Tesla, Westinghouse, Marconi y tantos genios del pasado. La señora le escuchó con sorna pues aquella canción se la sabía de memoria.

Cuatro meses trabajó esmerándose en el hermetismo, estaba convencido de que esta vez había dado en el clavo y no quería que nadie se apropiara de su idea. Hasta su mujer tenía prohibido ingresar al pequeño laboratorio, taller, campo de pruebas e improvisado dormitorio.

Un buen día el invento estuvo listo. Sólo faltaba probarlo. Y esa era la parte más difícil del proceso pues no era cuestión de pedirle el favor a la vecina como quien le pide una tacita de azúcar. Su mujer, no solamente se negó a ofrecerle a la mamá como conejillo de indias sino que amenazó con denunciarlo a la policía por intento de asesinato. Considéralo una inversión, le dijo tratando de convencerla, si funciona con la suegra, y no me cabe la menor duda que así será, vete olvidando de penurias, de limitaciones, de la rutina diaria que te esclaviza en las tareas domésticas pues el dinero vendrá en oleadas sucesivas y a raudales. En vano, su media naranja se mostró reacia. ¡No! ¡Lo probarás con el gato pero no con mi madre!

A veces la ciencia exige sacrificios máximos y éste era uno de esos momentos. Decidido, sin que nadie ni nada pudiera impedírselo, el inventor, comiendo ansiedad volvió a su taller y cerró la puerta con llave.

Acostumbrada a aquella rutina, la mujer no se extrañó al confirmar que los días pasaban y su marido no salía del cuartucho. Pero por más entusiasmo que el hombre pusiera en su trabajo, el estómago tiene un límite y no aguanta mucho sin comer. El fin de semana, la consorte se cansó de pegar la oreja a la puerta y se atrevió a usar la llave maestra. Sobre el suelo estaba tendido el inventor con un extraño aparatito sobre el pecho. A pesar del rigor mortis, una evidente sonrisa perduraba en su rostro. La mujer se limitó a murmurar.

- Maldito ¡Lo logró!



Texto agregado el 06-01-2018, y leído por 0 visitantes. (19 votos)


Lectores Opinan
2018-01-06 17:23:56 En vez de su pecho debió conectarlo al pestillo/cerradura de la puerta... :) ***** Senaqueh
2018-01-06 10:36:04 Me gustan los trabajos bien hechos!!. Y ya si funcionan, es la repera. ***** grilo
2018-01-06 08:55:38 al fin lo logró muy bueno yosoyasi
2018-01-06 08:36:59 Un hombre con visión de futuro sin futuro. Tejera
2018-01-06 08:20:27 Jajajaja. Me hizo reír. Muchas gracias Zepol! Qué ingenioso! Gnomono
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]