La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / gata_lectora / FLACA INOCENCIA

 Imprimir  Recomendar
  [C:58427]

Estaba sola. Por mientras, escuchaba los golpes de las puerta de las casas pareadas, a los niños jugar afuera, a la televisión, pero no la veía en realidad. Estaba nerviosa, muy nerviosa y sentía que cada segundo que pasaba era una agonía más. Hace algunos minutos habían comenzado los dolores en su barriga, pero ella los fingía no sentir. Solo quería esperar y que todo terminara de una maldita vez por todas.
Sus hermanas no estaban. No había nadie más que ella en toda la casa. Se levantó muy temprano y luego de preparar el té que tenía guardado, lo bebió sin consulta previa, sin demora, con la esperanza de que su amargo sabor se convirtiera luego en un extraño recuerdo que iba a olvidar, o que por lo menos iba tratar de hacerlo.
"Dónde están..., Camila, Bea..." Y mientras se apretaba con fuerza sólo podía pensar en ellas, en su soledad, en las amigas que no estaban, cuando más las necesitaba, en ese vil momento, en que estaba sola, muy sola y lo sentía ondo en su alma.
Luego, recordó a ese amor furtivo: los besos, la cena, las caricias, lo prohibido..., qué lejos quedaba todo, qué lejos estaba él de ella ahora. Y él, jamás lo sabría.
De pronto sintió que algo cedía dentro de ella. Tubo nauseas y fue al baño, pero, sin embargo, no deseaba vomitar. Sintió un dolor inmenso que le atravesó no sólo el cuerpo sino también el alma. Sintió toda la soledad del mundo, su desprecio, su cobardía, su inocencia y las fuerzas le flaquearon. Cayó al piso sentada y las lagrimas teñían su cara de negro por el maquillaje de los ojos. Miraba al techo buscando a Dios "¡¡Donde carajo está Dios ahora!!"y se avergonzaba porque pensó que Dios ya no iba a perdonarla nunca más, pero la desición ya estaba tomada. Pensó en su madre y si la estaba juzgando, pero internamente deseaba que ella la estubiera ayudando...
Entonces vió lo que esperaba. Entre sus piernas surgió un hilo de sangre que comenzaba a correr y a convertirse en un caudal. Subió a la taza del baño y se quedó allí, recogida, humillada, solitaria, adolorida, esperando que todo terminara de una vez, mientras botaba las triztezas, los miedos, las lágrimas que aún quedaban y el resto de lo que pudo en un furturo llamarse su hijo...

Texto agregado el 22-09-2004, y leído por 270 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
2006-05-02 19:50:12 me gusto angeles2006
2005-06-20 16:21:28 me gusto mucho el ritmo que marcaste, con cada frase... "el principio del fin" diría yo... el contenido: es una decision para meditar profundamente... mis 5* blanconevado
2005-06-10 06:52:35 Esas decisiones, ese trance que transmites tan talentosamente, es necesario pasarlo sola, pues nadie podrá compartir contigo ni el dolor, ni la ausencia ni el arrepentimiento. newen
2005-01-18 16:52:34 UFFFF, es fuerte , esta bien contado, terminaste el cuento en un punto muy alto,,,FELICITACIONES osito72
2004-11-08 19:24:07 Duro este cuento. Cuando mas necesitas a uno es cuando mas lejos está. Es dificil sentir lo que ella sintio por mucho que se comprenda la situacion. Un abrazo franlend
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]