La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / IGnus / Luna de arena

 Imprimir  Recomendar
  [C:584247]

Las estrellas iluminaban nuestro medio cielo, y la Luna refulgía allá arriba, mientras mi esposa y yo disfrutábamos de unos instantes de relax observando la cúpula oscura desde nuestro pequeño patio trasero.
El mate no se hizo esperar en las manos expertas de mi mujer. Ella sabía prepararlo con esa espumita que lo hacía más sabroso aún.
Los chicos dormían, y el verano era una excusa perfecta para pasar un rato en el patio a la noche, solos. Nuestros respectivos trabajos no nos dejaban tanto tiempo libre, y nuestra economía no se caracterizaba por permitirnos placeres más costosos. Por fortuna ambos sabíamos disfrutar de la tranquilidad y la paz que gratuitamente la Vía Láctea nos brinda.

—Ya se está acabando el año, de nuevo. ¡Parece mentira cómo crecen los chicos de rápido!
Mi mujer me pasó otro mate y me contestó:
—¿Te acordás cuando estábamos de novios? Siempre mirábamos las estrellas juntos, y soñábamos con formar una familia…
Los ojos se le humedecieron un poco, emocionada por la nostalgia.
—¡Cuántos sueños teníamos entonces!
—Sí. Aunque hay uno que nunca me cumpliste… —Dijo con picardía en la voz.
—¿Y cuál sería ese sueño incumplido? Estamos a fin de año, tal vez se pueda hacer realidad para el año que comienza.
—Una vez te pedí que me bajaras la Luna… Y sólo me diste un beso. ¡Yo me quedé con ganas de la Luna! —Protestó, estallando en carcajadas.

Con mi brazo libre la atraje hacia mí. Esos detalles forman parte del por qué de que la ame tanto. Ella sabe cómo hacerme reír con muy poco, y a la vez su intento de rabieta infantil me causó mucha ternura.
Esa noche, tácitamente y sin palabras, sólo con ese fuerte abrazo, le prometí cumplir su sueño. Aunque ella no lo sabía, claro.

Pasaron cuatro meses.

Era el día del cumpleaños de mi mujer. Este año lo celebraríamos en casa de mis suegros. Ellos tenían más lugar, y además podían darse el lujo de hacer una fiesta. Los invitados no éramos tantos, pero los chicos se encargaron de comer hasta por los ausentes. Todo era algarabía. La música llenaba el ambiente mientras los invitados a la fiesta daban rienda suelta a la distención que un poco de alcohol desacostumbrado provoca en la mayoría de las personas. Todos bailaban como si fuera la última vez.

Entonces encontré la oportunidad. Tomando a mi esposa del brazo, me la llevé a un sitio apartado en el jardín, donde no había nadie. Todos continuaron bailando adentro sin notar nuestra ausencia.

—Mi amor, quiero darte un regalo especial. Algo que preparé especialmente para este día.

Sus ojos se llenaron de luz mientras observaba los míos, y nuevamente comprobé cuánto la amo. Quiso besarme pero la detuve:

—Esperá. Mejor el beso después del regalo… ¿Confiás en mí?

—Absolutamente —dijo, cerrando los ojos.

—Entonces vamos. Tengo el auto enfrente. Pero me tenés que prometer cerrar los ojos hasta que te avise.

—Está bien. —dijo, mientras la intriga se le dibujaba en el rostro.

A lo largo de estos últimos cuatro meses en que estuve llevando a cabo mi obra, hice lo imposible para que mi mujer no se diera cuenta de nada. Incluso iba y venía caminando del trabajo, varios kilómetros al día, para ahorrar el dinero del combustible. Lo necesitaba.
Tuve que mover un poco a mis contactos, pero gracias a un tío que me debía un favor, logré conseguir prestado un terreno vacío. Lo importante es que estuviera justo sobre una loma. Era perfecto. Mirando hacia la parte de atrás, no se veía el resto de la ciudad, sólo el cielo. Además en la parte delantera tenía una pequeña construcción, una casilla, supongo para que se quede un guardia por la noche. Todo ideal para mis planes.

En el camino vendé sus ojos con un pañuelo, para que no pueda hacer trampa y espiar. Cuando llegamos, todos mis “cómplices”, amigos míos, nos estaban esperando. Cada uno en su puesto, y en absoluto silencio.
Detuve el auto, y la ayudé a descender. Luego la llevé de la mano hasta la entrada, y la hice pasar al interior.

—Lo que estás a punto de vivir, es algo que muy pocos seres humanos han experimentado. ¿Estás lista?

—Creo que sí, ¡aunque la ansiedad me carcome!

—Tranquila. Quedate ahí que tengo que prepararte.

Solté su mano, y enseguida aparecieron dos de las chicas portando varias prendas de color plateado, con las que procedieron a vestirla.
Pasé varias tardes confeccionando el traje. Debía ser a medida, pero nadie conocía el cuerpo de mi mujer mejor que yo. Las botas y los guantes de asbesto hicieron su parte. Lo último que le colocaron fue el casco de motocicleta “adaptado”. Tenía un cristal opaco al frente, para que ella no vea nada. Al mismo tiempo le quitaron el pañuelo de los ojos.

—Te he colocado un casco para tu protección, no te asustes, pero como te dije, es una experiencia única.

Todo esto se lo dije por la radio acoplada a su casco. Estoy seguro de que estaba aún más intrigada.

Conseguir la arena blanca fue tal vez lo más difícil, no hay tantas playas en el mundo con arena de ese color, pero un amigo me indicó el lugar donde podía comprar lo que entra en un camión. Luego conseguí bastantes rocas en una obra de demolición, y desparramé todo en el fondo del terreno.
La puerta que daba al fondo la cambié por una metálica, con una rueda al frente, como las que hay en los submarinos. Un amigo herrero me ayudó a armarla y montarla allí.

La ayudé a ubicarse en el punto justo, y desde atrás, sin que ella pudiera verme, le quité el cristal oscuro.

—¿Qué es esto? —dijo al ver la puerta frente a ella.
—Abrila —le respondí, a través de su auricular.

Tomó la rueda giratoria, y abrió la puerta con un chasquido. Al otro lado, se veía un paisaje surrealista. En el cielo, solamente las estrellas, parecían agujeros en un telón negro, y el suelo estaba totalmente cubierto por arena blanca, y rocas del mismo color. Agradecí secretamente al pronóstico del tiempo, por asegurar que esa noche sería estrellada y sin Luna.

Temblorosa, dio un paso hacia delante, atravesando la puerta. Justo del otro lado, y sobre su cabeza, donde ella no podía verlos, otros dos amigos engancharon sogas en el aro que sobresalía detrás del traje. Enseguida las tensionaron y se prepararon subiéndose a los aparejos.

En cuanto mi mujer dio un paso, ellos tiraron de las sogas y acompañaron sus movimientos. Ella parecía flotar. Cada uno de sus pasos la sostenían durante unos segundos en el aire.

—¡Estoy en la Luna!... ¡Estoy en la Luna!

La visión de su rostro, lleno de lágrimas de felicidad, mientras ella reía sin parar, saltando de roca en roca y disfrutando de cómo “flotaba” en mi hipotética Luna de arena blanca, fue suficiente para justificar el esfuerzo de cuatro meses que me tomó preparar su regalo. Ver la forma en que ella disfrutaba como una niña, ver sus ojos brillar como cuando éramos novios, ver su imborrable sonrisa, enmarcando su bello rostro, fue suficiente para confirmar que la amo con toda mi alma, y que soy capaz de hacer locuras como esta, solamente por ella.

—¡Estoy en la Luna! ¡Mirame! —Seguía repitiendo, mientras sus pasos dibujaban preciosas sonrisas sobre mi Luna de arena, y su sonrisa hacía lo propio en mi corazón.

Texto agregado el 16-12-2017, y leído por 0 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
2017-12-22 19:08:19 De nuevo me encuentro con tu creación, hace un buen momento la esperaba, tal vez porque eras tú. La evocación de cada imagen encontrada me suscitó esa felicidad que se revolcaba en tu pecho y fue el reflejo de aquella sonrisa de tu esposa. Mi hiciste vivir ese bello momento. marcellasant
2017-12-16 18:44:32 Emociona pensar o recordar hasta qué punto somos capaces de dar crédito a la imaginación, a las ideas; y si hay amor de por medio, tanto más... litomembrillo
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]