La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / MujerDiosa / "Herencia"

 Imprimir  Recomendar
  [C:584070]

Se trataba de una familia algo curiosa. Al tío abuelo que quedaba con vida (ricachón y solterito), sus sobrinos nietos lo rodeaban halagándolo como a nadie. El viejo, en el fondo mandón y soberbio, pero manipulador como pocos y carismático como nadie si así le convenía, los tenía agarrados a todos en un puño.
Aprovechaba, declarando que cada Domingo había que festejar su cumpleaños porque todos ellos, debían agradecer a la vida por el hecho de su existencia. De manera que cada Domingo, le preparaban una torta de cumpleaños y le llevaban el desayuno a la cama, reuniéndose al final en un coro de jóvenes voces, a cantarle el Feliz Cumpleaños.
No faltaba quien le hiciera un regalito con los pocos pesos que juntaba. Él mientras tanto, decía, amenazaba, declaraba, negaba y juraba cada vez una cosa distinta relacionada con la herencia.
Ora se la daba a la mujer por ser la única fémina, en razón de su condición, ora al mayor por su primogenitura, un día era al más chico por ser el más responsable, y al siguiente a quien tenía familia con hijos, o a una amiga de la infancia, viuda y buena mujer.

Todas las semanas iba al menos un día a la escribanía a modificar el testamento.
Todos se desesperaban por complacerlo, cosa que el tío aprovechaba de lo lindo. Ordenaba que le cocinaran, que le plancharan tal traje, que lo llevaran a pasear en auto, que le compraran tal o cual cosa y todo, mientras fumaba uno de sus costosos habanos. ¿Acaso alguno se iba a molestar?, más le valía que no chistara siquiera. De ahí que todos hicieran muy buena letra pese a sus exigencias. Matarlo no podían, nadie sabía esa semana quién figuraba y quién no, en el testamento.
Llegó el día de su deceso y al regresar del cementerio, fueron todos derechito a la escribanía, pidiendo ver de inmediato el documento del occiso. El notario explicó que no existía tal documento. El tío iba semanalmente más que nada a charlar de bueyes perdidos, y a lamentar la pérdida de toda su fortuna en la Bolsa.

Texto agregado el 08-12-2017, y leído por 0 visitantes. (22 votos)


Lectores Opinan
2017-12-27 17:58:57 Parece cuento pero... desde las primeras líneas adiviné hacia donde se dirigían. ¿Por qué? Porque me recordó un hecho de la vida real, sólo que ese tío real dejó su abundante fortuna a la joven enfermera que lo atendió en la enfermedad hasta el final de su vida a cambio de mísero sueldo que muchas veces los familiares le quedaban a deber. Tu narración refleja a tantos seres "humanos"... Mis 5* Borarje
2017-12-22 11:40:57 MI DIOSA!!!!!!!!!!! MI QUERIDA DIOSA, SIEMPRE TAN INGENIOSA ***** yosoyasi
2017-12-21 07:34:23 Un texto muy ingenioso, querida Delia; lleno de humor y picardía. Bien reza el refrán popular, que: "Más sabe el diablo por viejo, que por diablo". Un beso para ti. maparo55
2017-12-19 20:53:55 Simpática historia, con inspiradora idea para viejos manipuladores***** achachila
2017-12-17 14:06:00 Diosa, una historia ingeniosa y que nos deja una enseñanza. Siempre que se pueda dar de corazón es lo más adecuado, sin esperar beneficio de ello, la espera es una concepción subjetiva y muchas veces decae en la desilusión. Gracias por tus letras!!! Te quiero. Julia_Flora
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]