La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / vicenterreramarquez / El aroma del parque

 Imprimir  Recomendar
  [C:583422]

Cuento


EL AROMA DEL PARQUE


Ella, no estoy muy seguro, pero creo que era estudiante de Literatura, la había conocido el día anterior cuando yo andaba paseando, o conquistando por los pasillos del mall y al entrar en una librería la encontré hojeando libros de autores sudamericanos, conversamos un buen rato de de libros, autores, cuento y poesía e intercambiamos números de teléfonos. Los hombres siempre decimos que conquistamos, cuando en realidad los conquistados somos nosotros y nos hacen creer que somos conquistadores, la verdad es que sólo somos simples aventureros en busca de tesoros.

Hoy esperaba impaciente la hora de la cita en el mismo recinto, frente a los cines. Cita que habíamos concertado por teléfono hoy por la mañana.
La impaciencia me hizo salir de casa con bastante tiempo de anticipación.
Caminé largas cuadras hasta que casi exhausto me senté a descansar y fumar un cigarrillo en un banco de un parque que encontré en mi camino, aún sin rumbo hacia la cita acordada.

Observé con detenimiento a los niños que jugaban a la pelota, a las mamás que entretenían a sus pequeños hijos en los toboganes y columpios del parque, a los ancianos que lentamente recorrían los senderos, a las muchachas que más allá ensayaban pasos de reguetón y a muchos otros que apurados competían con el ritmo de la ciudad.

Mi mirada distraída se detuvo a observar a una mujer que recogía una larga manguera de riego y algunas herramientas de jardín, era una trabajadora que realizaba la mantención y el riego del parque. Estaba como a unos cuarenta metros de donde yo me encontraba, se notaba alta y morena, vestía un buzo verde con franjas amarillas y un jockey también verde y amarillo, los colores me recordaron los de la camiseta de la selección de futbol de Brasil y por ende trajeron a mi mente también imágenes de bellos cuerpos de hermosas mujeres en la playas de Copacabana e Ipanema.

Ensimismado me quedé observando como enrollaba la manguera y como manejaba aquella con facilidad, la cargó en un hombro y caminó como quince o veinte metros, en dirección hacia donde yo me encontraba, hasta un lugar donde había juntado las herramientas, pensé que allí esperaría algún vehículo que vendría a buscarla...
Ella se agachó y levantó una tapa metálica que desde la distancia no se notaba por el largo del pasto que cubría el suelo, era una cámara subterránea donde se disponía a guardar sus elementos de trabajo.

Luego observé que del interior extraía una bolsa de plástico de la cual sacó ropa para cambiarse. A la vista de todos los que por allí pasaban y de la mía por supuesto, ella se fue cambiando de ropa y transformándose, brindando un acto de travestismo gratuito, elegante y reservado. Fue la metamorfosis de una esforzada trabajadora de jardines y parques, en una mujer vestida como para ir a conquistar galanes a cualquier plaza o paseo de la ciudad.

Poco a poco cambió su traje de trabajo por una blusa blanca de amplio escote, su pantalón de buzo en un momento fue falda corta y colorida, y todo esto sin llamar la atención y sin parecer un acto obsceno o provocador, lo hizo de esa forma que las mujeres saben hacerlo, que a vista de todo el mundo pueden sacarse y cambiar sus prendas íntimas y nadie, en aquel acto, ve nada más allá de lo que ella quiera. Por lo que me di cuenta, era yo el único que la observaba, seguramente este era un acto cotidiano que no llamaba mayormente la atención de los que habitualmente poblaban el parque, en cambio yo era casualidad que estuviera allí.

Lentamente fue cambiando, con el buzo parecía con kilos de sobra, con su falda sobre las rodillas, los kilos estaban precisos y distribuidos en forma armónica, lo que también demostraba su blanca y ajustada blusa; debajo del jockey verde-amarello se escondía una larga y bien tenida cabellera de color castaño claro, por la distancia no podía distinguir sus facciones, pero mi imaginación pródiga de fantasía en momentos así, las adivinaba.... ¡Claro que las adivinaba!

De la bolsa sacó una pequeña mochila de la cual extrajo, al parecer, un espejo, un peine y aparentemente otros elementos propios que las mujeres usan para realzar su belleza.
Yo miraba ensimismado como ella acicalaba su pelo y pintaba sus labios, ese acto sensual que manejan tan bien las mujeres y muchas veces parece un acto de lujuria.

De la bolsa plástica sacó un par de jeans de color azul, lo sacudió al aire y lo planchó con sus manos, luego lo doblo cuidadosamente y lo introdujo en la pequeña mochila, pensé que tal vez podría cambiarlo por la falda en algún baño público. También guardó en su mochila lo que a la distancia me pareció un par de zapatos de altos tacones. Puso la indumentaria de trabajo en otra bolsa y la introdujo en la cámara donde había guardado las herramientas. De su mochila sacó un frasco de perfume y roció éste en su cuello, sus muñecas y en parte de su blusa, una última mirada en el espejo, cerró la puerta metálica y encendió un cigarrillo.

Del bolsillo sacó algo que a la distancia parecía un teléfono celular, lo miró por algunos momentos, lo guardó, y luego lo volvió a sacar, mientras tanto se alejaba con rumbo quien sabe dónde con su pequeña mochila colgando del hombro izquierdo
Quedé, ensimismado, con la boca abierta y un cigarrillo que se había consumido sin fumarlo. El sonido del celular me sacó de mis lúdicas abstracciones, mientras aquella mujer que llamó mi atención, había desaparecido tras un telón verde de árboles y arbustos.
…………………………….

Quien llamaba era la dueña de la cita, para preguntarme cómo y dónde estaba y además recordarme que en una hora más nos encontraríamos en el lugar acordado.
No me había dado cuenta del paso del tiempo y calculé que estaba con los minutos precisos para llegar al lugar del encuentro, tenía que abordar prontamente el metro en la estación cercana.

Cuando me dirigí a la estación, pasé por donde estaba la cámara con puerta de fierro que era bodega de herramientas y el guardarropa de aquella mujer, y percibí nítidamente el aroma del perfume que ella había puesto en su cuello y en su blusa, aroma de marca reconocida que ya en otras ocasiones y situaciones diferentes había impresionado mi sentido del olfato. Envuelto en esa delicada fragancia me fui en demanda de la cita, pensando que algo tenía que escribir sobre lo que había visto esa tarde, y además lo llevaba como tema para comentárselo a la chica que me esperaba.

Llegué al lugar de la cita justo a la hora, ella aún no llegaba. A unos pocos minutos la vi venir entre la muchedumbre. Alta, hermosa y desafiante en su tacos altos, con una pequeña mochila seguramente con libros y cuadernos, colgando de su hombro izquierdo; vestida con una blusa blanca de gran escote que mostraba una piel de suavidad y tersura soñada; pantalón jeans azul ajustadísimo que modelaba a la perfección sus exquisitas curvas; pelo castaño suelto y ondulante, semblante sonriente, mientras mi mente inquieta suponía un beso en esos labios rojos…

—Hola —me saludó y continuo hablando, —perdona por haberte hecho esperar, el profesor de literatura no terminaba nunca la clase de cómo buscar un tema para escribir un cuento…

Nos acercamos el uno al otro y nos saludamos con un abrazo y un beso en la mejilla, mejilla que sentí suave y tersa rozando mi cara.
Mientras nuestras rostros se acariciaban me envolvió un aroma, parecido al de otras situaciones similares y lo percibí como exactamente el mismo, el mismísimo que me seguía desde aquella cámara subterránea con tapa de hierro en el parque en el que había estado descansando, fumando un cigarrillo y esperando que llegara la hora de la cita....
Inconfundible, el mismo aroma: CH de… Carolina H...




Incluido en libro: Cuentos de vientosur
©Derechos Reservados.

Texto agregado el 11-11-2017, y leído por 0 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
2017-11-21 14:05:20 Recuerdo esta historia. Releerla me llevó a volver a disfrutarla aunque el CH no es de mis favoritos, el asunto es que te guste a ti, verdad? ;) sheisan
2017-11-16 18:07:39 Opino al igual que mis compañeros, querido Vicente. Preciosa historia, fresca y bella. Te abrazo fuerte. MujerDiosa
2017-11-14 17:35:47 Tus historias me agradan, son fáciles de leer y jamás rebuscadas, simples y atractivas, saludos. ome
2017-11-11 22:08:20 Buena y bella historia. Con tu sello y prestigio ***** grilo
2017-11-11 21:35:11 Ah… Mi amigo Vicente. ¡Quedaste eclipsado y nos envolviste en tu magia! Contaste una historia tan estupenda que la pude detallar y disfrutar paso a paso. Tienes el don de la palabra y el privilegio de la observación que luego sabes trasmitir en narraciones pulcras y hermosas; y como Jaque Mate, rociaste este cuento con un perfume que amo. Y sí, amigo, nosotras conquistamos. ¡Eso no tiene discusión! ¡Qué derroche de talento el tuyo! Un abrazo fueeeerte. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]