La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / tsk / Bim Clores. Individuo y sociedad.

 Imprimir  Recomendar
  [C:580968]

Bim Clores. Individuo y sociedad.

La defensa de la sociedad era un escudo que esgrimían para vivir bien algunos individuos. Quienes afirmaban lo anterior se olvidaban también de que eran unos exhibicionistas. Bim Clores, además de vendedor de automóviles, era un espíritu atento a la sociología y psicología de nuestros días. Había llegado a la conclusión de que existían dos planos divergentes de realidad y que el hecho de tratar de acotarlo con palabras era fundamentalmente un error. No llegaba más allá de lo enunciado en las dos primeras frases. Claro, desde un punto de vista psicológico. Bim Clores le daba mucha importancia a la psicología. Veía que la izquierda afirmaba valores sociales y se olvidaba frecuentemente que utilizaban la política para ser como los que criticaban. La derecha por su parte, que ponía en un primer plano lo anterior astutamente, olvidaba también que no era ajena al relumbrón, más que aspirar a ultranza al fruto de su trabajo. En conclusión para Bim Clores el mundo funcionaba bajo el correlato de dos fuerzas: caraduras frente a exhibicionistas.
Bim Clores lo explotaba en su trabajo y con buen ojo clínico utilizaba el par dialéctico anterior para lograr ventas. Allí en la Citroën era conocido como vicediós. Un auténtico maestro, que con la paleta de modelos y colores y su psicología, se aproximaba- en el mundo de las ventas- a un artista, a un semidiós. Muchos concesionarios lo habían tentado con suculentas ofertas, pero aquella araña de las ventas estaba acostumbrada a su tela y no se fiaba de su eficacia en otro lugar.
Sus armas no eran las palabras, sino el silencio. Una vez determinado- ojo avizor- lo que el que entraba andaba buscando, lo siguiente era llevarlo ante el vehículo y callar. Otros vendedores del concesionario lo llamaban el asesino. En fin, que Bim Clores era un esteta de la venta. Clasificado el sujeto según los parámetros descritos( exhibicionistas y buscadores de confort) lo abocaba a un destino fatal que culminaba con el desembolso de pasta para el concesionario y el embolso, para Bim Clores, de su comisión.

Texto agregado el 14-08-2017, y leído por 16 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]