La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / tsk / Aventuras de Eliseo Bim Clores, cuatro.

 Imprimir  Recomendar
  [C:580592]

Entraron los del samur; amarraron a Eliseo- que tenía la puerta de casa semiabierta- lo ataron a una camilla y lo metieron en una ambulancia, con destino a un hospital. Y allí lo habrían transportado de no haber sido por haberse dilucidado el error a tiempo.
- Que ese es mi vecino Eliseo( decía a voz en grito una señora).
Mientras, su hijo- por quien había llamado la mujer a los loqueros y destinatario, por tanto, de aquellas prevenciones- se había escamoteado.
Desamarraron a un Eliseo cariacontecido, a punto de salir para el hospital; ya digo. Con decir que el chófer tenía puesta la sirena, se pueden hacer una idea.
No estaba el hombre todavía enteramente repuesto del susto, cuando llegaba a casa su señora, que se lo encontró en mitad de la calle en bata y zapatillas de felpa; por lo que encontró muy lógico la presencia de la ambulancia y de los del samur- la compañía que gestiona (los machacas por llamarlo en términos coloquiales) el transporte de enfermos en general y de majaras en particular: con una sola llamada- para estos últimos- interesada y sin más gaitas.
Eliseo no salía de la impresión y no se hacía claro con su señora. Sólo se le entendía que había entornado la puerta para secar el piso con la brisa- acababa de fregarlo-, y que de repente dos fluorescentemente uniformados caballeros lo habían amarrado a una camilla y metido en una ambulancia.
La madre del evadido se deshacía en disculpas. Los del samur se rascaban la cabeza por dentro de la gorra. A todo esto se fue formando una multitud alrededor que indagaba por aquellas circunstancias. Luego, un poco más tarde, llegó un guardia.
A dónde vamos a llegar- le decía Eliseo al policía. A ver si no se va poder ni fregar la casa- continuaba. El policía no entendía nada.
A todo esto, entre la multitud, se encontraba el majara, que metía con sus gritos cada vez más baza.
- Esto es una vergüenza; Estado policial: abajo las fuerzas armadas.

Texto agregado el 01-08-2017, y leído por 25 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]