La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / tsk / Ponga un Vanguard en su vida.

 Imprimir  Recomendar
  [C:580301]

Aquella gorda me ponía. No para instalarla en casa, pero me ponía. No para llevarla a los toros, pero me ponía. No para salir del bracete de paseo, pero me ponía.
No sé para qué hacer con ella, pero no dejaba de hacerlo. Y lo que me llamaba la atención era su erótica gordura. La única gorda- ya digo- a la que daba chance. Lo que lleva a la conclusión de que no es en sí lo que derriba el deseo la gordura. Hay flacas que para nada y gordas, como aquélla, que para todo; salvo lo de los toros, el bracete e instalarla en casa.
Ponga una gorda en su vida, decía un eslogan publicitario de los setenta; o un vanguard- no recuerdo bien, ha pasado tanto tiempo. El único problema que le veía es que la cosa siguiera en aumento; lo que no te puede pasar con una flaca. Es muy difícil que una flaca, el tiempo, derribe sus tetas. Con una gorda te arriesgas: te la juegas por así decir. Puede que enflaquezca, pero lo usual es lo otro; que la tengas que atar como a un globo para sacarla de paseo. Así que me decanté por la flaca. Las tetas siguen estando en el mismo sitio. Además se hizo cierta la teoría que barajábamos en casa mis hermanos de que el carácter ectomórfico de las flacas congenia mal con andarse en chismes. Únicamente que les sienta mal cuando miras gordas. En seguida piensan que las repruebas.

Texto agregado el 22-07-2017, y leído por 21 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]