La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / DesRentor / Quiero una nube

 Imprimir  Recomendar
  [C:580137]

Quiero una nube.

Quiero una nube, de esas que se reflejan en el océano y dibujan el cielo con tiza o cal blanca y carbón de pino negro.

De esas que se pasean y se transforman estacionadas en latitudes extrañas, que acarician el alma y vacían la pena, llenas de nostalgia y de figuras de manos envueltas flotando en la nada que limita al borde del horizonte y las miradas.

De esas que se las lleva el vidente viento amigo y frío del invierno en este puerto maltrecho y decaído.

De esas que tapando la luz del sol, en las sombras hacen jugar a despotricados perros y huérfanos niños.

Quiero una nube como las que se ven entre las ramas incrustadas de los árboles en las plazas azules y cordilleranas.

Como las que se forman sobre el café mal preparado de un atraso matutino después de la lluvia temprana.

Una nube como las de noviembre y diciembre, estratosféricamente llanas e imponentes.

Estoy de nuevo en el muelle.

Oscura o clara, me da igual, la quiero simplemente por el imposible de limpiar la tierra y el polvo de mi cara, llorar un poco y llenarla con mi propia agua desgastada.

Una pequeña amigable o una gigante mundana. De esas rojas escarlata o pintadas de naranja, cuando la tarde ya cesa junto al cansancio y el sol lo acompaña en picada vacía al inmenso espacio.

También puede ser plateada o de oro, como aquellas que se forman con la luna llena de madrugada, las que tapan el sordo y silencioso cielo de las noches en las dunas austeras más heladas y tácitas.

La veo y se pierde. Se aleja y no me entiende, desaparece.

Condensada es la imagen que tengo fijada en el corazón y en el exasperado vientre de mi atenuada cabeza y mi peligrosa mente.

Las caras que me acompañan cada vez se hacen más verdaderas y concurrentes.

Quería una nube hace un rato y ahora la veo aquí a mi lado, presente, palpable, caliente.

Me ataca, me apuñala y me vence, destruyendo toda fuerza omnipotente.

La sangre inunda el mar bajo el muelle caducándolo con fecha y remitente.

Texto agregado el 17-07-2017, y leído por 50 visitantes. (3 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]