La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sensaciones / Amigas, Hermanas, Almas Gemelas

 Imprimir  Recomendar
  [C:579577]

Esto paso hace a fin de año dos años, si es una historia real y un amor de verdad, de esos amores que no se animan a confesar, que por las circunstancias de la vida se volvieron a encontrar.
Ellos eran tres compañeros de la universidad, una de ellas se destacaba por su habilidad mental, Ema y Rosa eran de esas amigas que más que amigas eran hermanas, más que hermanas, dos almas que caminaron por la vida a la par.
El tercer amigo en cuestión era hombre, eternamente enamorado de Ema pero demasiados complejos para decirle sus sentimientos. Dejo pasar los años hasta que un día encontró a Rosa, ella se alegró de verlo, después de tantas décadas; como era de esperar el pregunto por su amor de antaño y Rosa con su caudal de ternura le contó por los momentos que ella estaba pasando. Ema tenía cáncer, después de haber recibido qui mío, se operaba con pocas esperanzas de los médicos, ya no quedaba nada más que hacer, solo un milagro. Ema era una mujer muy previsora y dejo todo preparado, dejo a Rosa a cargo de todas sus cosas, le pidió que no avisaran a su hijo hasta que ella no estuviera bien y que se ocupara de que nada le faltara ni al hijo de Ema ni a su padre, también dejo a Rosa con una cuenta para que mientras ella se ocupaba de cuidarla no le faltar nada ni a ella ni a sus cinco hijos. Esa última noche me enteré de muchas cosas mientras charlamos con Ema que me sirvieron para apuntalar a Rosa en su difícil tarea.
La operación se realizó al día siguiente, pero para desesperación de todos pasaron casi tres meses sin que ella despertara, el cáncer había desaparecido, la operación había sido un éxito, pero Ema seguía en terapia intensiva, Rosa se pasaba las horas en la puerta de la sala siempre con la esperanza de que despertara pero no sucedía nada, Oscar también hacia guardia los días que no estaba en el extranjero de viaje por trabajo, todo ese tiempo pasaron muchas cosas, los días sembraban en ellos desesperación, costaba apuntalarlos. Una de esas tardes que estaba por entrar Rosa a ver a Ema se me ocurrió una idea, le dije a Rosa en vez de sentarte en silencio al lado de ella háblale de tus hijos, cuéntale cosas que han vivido ustedes dos juntas, debes hacerlo como si ella estuviera despierta, Rosa hasta canciones le llego a cantar a su hermana a su amiga a su alma gemela y para su asombro Ema despertó mientras Rosa entonaba una canción que Ema solía cantarle a sus sobrinos.
Si despertó pero no recordaba nada de su vida ni siquiera su nombre, lo único conocido para ella era Rosa, Oscar el caballero buscaba por el mundo que entidad nosocomio podría hacer volver a Ema a la normalidad.
CAL.COR

Texto agregado el 29-06-2017, y leído por 33 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]