La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Jazbel / La historia del popular "Chuchito"

 Imprimir  Recomendar
  [C:578517]

Por Jazbel Kamsky.

LA HISTORIA DEL POPULAR "CHUCHITO".

Al festejar los goles de su equipo favorito; el Barcelona, Joaquín Molina, un joven ingeniero de sistemas, resaltaba sus pocos atributos físicos gracias a su forma peculiar de expresar su alegría. Sus párpados se cerraban con atípica coquetería después de levantar sus pobladas y despeinadas cejas negras en el entrecejo, sus labios carnosos hacían el ademán de mandar un beso volado, al tiempo que sus delgados y largos brazos se extendían y se agitaban sin control como la danza de los gallinazos al mover las alas parados sobre su carroña y, durante todo este proceso emitía extraños sonidos similares a los producidos por una novata vaca lechera a la que se le ordeñaba por primera vez: --Uhmmm, uhmmm,... Y así continuaba con su celebración por unos minutos, desconectado del medio que lo rodeaba. Sus amigos y conocidos del barrio le llamaban de cariño por este motivo "Chuchito".

El popular "Chuchito" se reunió un fin de semana con algunos conocidos del barrio a jugar villas en el taco de Oscar; uno de sus mejores amigos, en donde proclamó a los cuatro vientos que pronto dejaría su tan apreciada soltería. --¿Cuéntame amigo que atributos tiene la afortunada novia, --le preguntó Oscar; denotando cierta ironía en su tono de voz y expresando una media sonrisa, al tiempo que cogía el taco con estilo y golpeaba la macha, continuó-- si es que se le puede llamar afortunada? "Chuchito" con algunos tragos encima, los suficientes para darle cuerda a su desbordante alegría, empezó afirmando: --Tiene una boquita..., --después de repetir su tan aclamada danza que lo caracterizaba, continuó-- uhmmm, uhmmm. Quienes no lo conocían, de vacilón le volvían a preguntar: --¿Qué más tiene, dinos que más tiene? --Tiene un cuerpito..., uhmmm, uhmmm, tiene unas piernitas..., uhmmm, uhmm.

Faltando tres semanas para la gran ceremonia, ocurrió lo menos pensado, a Joaquín lo acusaron de asesinar a su empleada doméstica. Su viejo vecino; Don Timoteo, era el principal testigo del crimen, comentó a la fiscalía, detalle a detalle, el terrible suceso: --Serían las diez de la mañana, cuando vi a mi vecino, ese tal "Chuchito", empujando a su menuda empleada desde el tercer piso, en el momento en que ella se encontraba tendiendo ropa en los cordeles de la azotea, la pobre mujer cayó desde esa altura y se golpeó la cabeza contra la acera. --Con una voz carraspeada, sentenció-- No fue un accidente, él la mató. Oscar; también abogado de profesión, decidió asumir la defensa de su querido amigo. Joaquín se declaró inocente, pero a pesar de las advertencias que le hizo su abogado, "Chuchito" no quiso colaborar y dar su versión de los hechos, por temor a que Susan; su novia, se enterara de la verdad, es así que la fiscalía decidió encerrarlo en la cárcel en forma preventiva.

Al conocer a su singular compañero de celda; un fornido anciano de raza negra y de nombre Tumbo sentenciado a treinta largos años de cárcel por violar brutalmente a su jefe, "Chuchito" no tardó en llamar a su amigo Oscar y confesar lo ocurrido. --Tuve un amorío con Mónica; mi empleada doméstica, antes de conocer a Susan; el amor de mi vida, con quien me casaría en tres semanas, y cuyos preparativos no me permitían tener intimidad como antes con ella, es así que sucumbí ante los encantos de Mónica, y ese día en especial mientras ella tendía la ropa, empezamos a hacernos el amor en la azotea, --Joaquín, con algunas lágrimas deslizándose por sus mejillas y un tono de voz cada vez mas melancólico, continuó-- Mónica se sujetaba de un cordel cerca al precipicio, y yo me sujetaba de sus caderas, hasta que de un momento a otro, se me vino a la mente el remordimiento de serle infiel a mi novia, motivo por el cual decidí de pronto parar, y sin medir mis fuerzas le dí un pequeño empujón a Mónica, evitando continuar con el coito, el cordel en ese preciso momento se rompió, lo que ocasionó que Mónica cayera aparatosamente desde el tercer piso.

A pesar de su sincera confesión el juez sentenció al carismático "Chuchito" a cinco años de cárcel efectiva. Susan, al entrevistarse con "Chuchito" en la cárcel donde estaba recluido, se mostró muy preocupada por su estado de salud. --Me siento bien amor, no te preocupes que pronto saldremos de estas, --Con una voz pausada, le respondió Joaquín, y continuó-- te extraño mucho amor y tú. --Yo también te extraño, --Respondió Susan, mientras retiraba un sobre blanco de su cartera, y abriéndolo con las manos temblorosas le entregaba su contenido-- esto es a lo que he venido realmente. Tomando el papel entre su manos; "Chuchito", empezó a leerlo: --Se le comunica por intermedio de la presente, que posterior a la toma de pruebas sanguíneas pertinentes, tenemos la penosa noticia que darle sobre la confirmación de su estado de portadora de VIH, asimismo le invitamos a iniciar el programa de TARGA (Tratamiento Antiretroviral de Gran Actividad). Sin otro particular me despido de Usted, en espera de su pronta respuesta... --¡Perdóname, perdóname Susan, no sabía las consecuencias que traería mi efímera aventura! --Le imploraba "Chuchito" arrodillado en el suelo y llorando sin consuelo, sin poder mirarla directo a los ojos; terminó diciendo-- ¡perdóname amor!

Dos días después, sus conocidos y amigos en el barrio, recibieron una inesperada noticia, el popular "Chuchito" y su forma peculiar de expresar su alegría, ya no volverían a verse nunca más, pues este pobre hombre había tomado la penosa decisión de quitarse la vida ahorcándose en su propia celda. Susan, lejos de sentir remordimiento por lo sucedido, empezó a saborear, cuchara tras cuchara, mientras leía las noticias publicadas en los diarios de mayor circulación a nivel nacional, lo dulce que puede resultar ser una muy bien orquestada venganza, trayendo al presente los recuerdos de como engañó a su desleal pareja, enseñándole documentos falsos para hacerlo sentir doblemente culpable de su infidelidad. No olvidemos el famoso dicho; "quien ríe al último ríe mejor".

FIN.

Texto agregado el 19-05-2017, y leído por 51 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]