La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sendero / museo

 Imprimir  Recomendar
  [C:578401]

El anciano caminaba pegado a la pared evitando la multitud. Los carros fluorescentes tomaban el carril de acuerdo a la amplitud de onda. Llegó a una pared de cristal, los sensores identificaron su estructura molecular y le dieron paso al interior del museo. Escuchó por el altavoz.
—No tenemos mucho tiempo, amigo. Arriesgo mi trabajo. Disponemos de treinta minutos para que pueda acceder a la información. Es de las pocas máquinas que aún funcionan en el mundo. Pero... ¿sabe utilizarla?
—Por supuesto que sí. Hace como cincuenta años, había miles.
—Confío en usted. Lo dejo. Voy al centro de vigilancia.

Tomó el disco compacto que celosamente había guardado. El brillo metálico reflejó su rostro. La vida había sido justa con él, pero nunca le dio la oportunidad de conocerla. Prendió la máquina, y la luz del monitor se desparramó sobre su calvicie. Insertó el disco en la unidad y esperó tamborileando los dedos, al ver que el láser tardaba en darle lectura.

Aparecieron las letras como si hubieran sido recién escritas. Tuvo un calorcillo en las manos e imaginó el momento en que esas líneas fueron tecleadas por ella. "Siempre tuve la impresión de que un acto de infidelidad me dejaría con una sensación de vergüenza, con el sabor de haber masticado lo amargo de unas hojas y con un sentimiento sucio pegado en mi alma, pero contigo, las cosas tomaron un rumbo distinto; a tu lado sentí la suavidad de una pluma acariciándome, buscando las veredas de mi cuerpo. ¡Nunca había percibido la brisa que retorna de la montaña! Mi nombre fue hermoso en tu boca y tuve una sonrisa diferente. En mis noches frías, tú sabías cómo encenderme y despertar en mí a la mujer que nunca fue. Nada más hermoso que sentir que vamos caminando por una banqueta del mundo y que nos detenemos en el ir y venir de las personas pero... "
—Dispone sólo de tres minutos.
— ¿Hay alguna forma de pasarlo al nuevo formato?
—Tal vez, pero lo desconozco; para nosotros, es sólo chatarra tecnológica. Lo siento.
Vio las palabras una vez más y apagó el monitor.

Texto agregado el 13-05-2017, y leído por 68 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
2017-05-14 18:11:02 Qué maravilla tu texto, Rub querido!!! Tiene tantas cosas! Quedé fascinada. MujerDiosa
2017-05-14 16:18:07 Lindo texto, con ambición de un poco más. filiberto
2017-05-14 13:34:55 Muy bueno!!. Incluso dan ganas de seguir leyendo. ****** grilo
2017-05-14 00:23:09 El tiempo pareciera que no es tan absoluto. En esta historia, por lo menos, hay un juego entre el pasado, presente y un futuro pletórico de emociones donde el sujeto-actor pudiere estarse debatiendo entre la dicotomía de lo cierto y lo impredecible. Muy buen trabajo Senderito, nos dejas pensando en lo trascendental de la existencia. Un abrazo fuerte y mis felicitaciones. SOFIAMA
2017-05-13 23:10:52 ¡Formidable! Saludos. elpinero
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]