La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Marthalicia / ESCLAVITUD ELEGIDA

 Imprimir  Recomendar
  [C:576660]



Hay en algunos seres humanos, lo he comprobado en personas de mi propio género, cierta inaceptación de sí mismas. Se afanan por orientar sus vidas hacia un camino de trascendencia de su propia individualidad pero no lo viven como logros sucesivos sino como una interminable continuidad que jamás les ofrecerá el placer que acompaña el descanso de la fatiga. No hay siestas para esos entes, no hay momentos de acción y momentos de reposo. No viven la tensión propia del trabajo y la voluptuosidad de la quietud. La vida misma se convierte en un combate sin tregua. Si involuntariamente son obligados a detenerse, -por enfermedad, imposibilidad motriz, deterioro del propio cuerpo- el sentido de sus vidas se desvanece, se diluye ante sus propias conciencias. Esa forma de percibirse a sí mismas como pura gratuidad, es transferida a los otros seres humanos y eso les produce el mayor sufrimiento.
No pueden experimentar el afecto porque este sentimiento es mediado siempre y absolutamente por el interés. Sienten inclinaciones hacia los jóvenes y hacia los simples de espíritu porque creen encontrar en ellos los únicos interlocutores válidos para su inseguridad. Suelen ignorar las respuestas negativas con la convicción de que lo que no se reconoce como propio no existe. En la vida marchan hacia delante en forma autista y se construyen una imagen con premeditada meticulosidad que ofrecen a la mirada del otro, sumando ese trabajo a todas las demás tensiones. La imagen exterior no tiene grietas, no tiene altibajos, es casi monótona por su propia linealidad y estereotipación.
Su discurso presenta como principal característica la flexibilidad sin convicción. Siempre dispuestos a coincidir con los demás, acostumbran a resarcise de la humillación que eso ocasiona con una valoración despectiva al estilo de: ¡es un tarado, un tonto o una mongui!... Con esas manifestaciones procuran tranquilizar su irritación psíquica transfiriendo su propia mediocridad hacia los que piensan distinto; el objetivo es impedir que la superficie de su imagen se vea perturbada interna o externamente. La impavidez constituye la cima de sus valores. Una impavidez que podría llegar a dignificarse si tuviera una causa loable pero se la sustenta en pro del aparecer. Jamás dejaran que se lea en sus rostros un gesto de disgusto o contrariedad. Demás está decir que la suma de esas actitudes comporta una dolorosa tensión que les trae como consecuencia una disminución en el umbral de sus defensas físicas y mentales.
Son locuaces por momentos y mudos cuando no ven la posibilidad de obtener una ventaja si hablan. Mezquinan las palabras y retacean la comunicación al límite de lo inteligible y, a veces más. Esto último sucede cuando el cercano o prójimo se convierte en un tornillo de la maquinaria que está construyendo en su incesante maniobrar y ante su mirada no están en condiciones de pensar. Los monigotes alcanzan mayor dignidad que sus subalternos, pues pueden despertar cierta admiración con sus piruetas. En cambio los inferiores son sólo el medio para lograr su objetivo.
Como la vida está tan estructurada en su mente, no reparan en la existencia de los animales domésticos. Jamás un perro o un gato de los comunes, andará cerca de ellos. Puede que posean un perro o un gato de raza para adornar la fachada que se han construido; será como la vestimenta que usan para visibilizar y sustentar su apariencia. Al estar tan distanciados de los animales no pueden disfrutar de la ternura que aparece cuando los consideramos compañeros. Esto los lleva a experimentar una nueva soledad, hija del dualismo absoluto que estableció Descartes entre el alma y el cuerpo.
Si leen algo, eso que leen tendrá que estar a la moda porque tiene el mismo fin que la ropa fina, el perro o el gato de raza pura.

Texto agregado el 06-03-2017, y leído por 125 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2017-03-11 22:50:58 Un ensayo de alto nivel. FELICITACIONES. ***** grilo
2017-03-07 14:53:44 ...para pensarse. Gracias!!. un abrazo de osa sheisan
2017-03-07 14:47:47 ...para pensarse. Gracias!!. un abrazo de osa sheisan
2017-03-07 14:30:12 Wow, qué interesante ensayo, querida. Me queda la sensación de tener mucho que decir al respecto, creo que a más de alguno le sucedió al leerte, tal vez en otro ensayo. Felicito tu pluma y tu procesamiento. Un abrazo dulce. gsap
2017-03-07 13:00:40 Buen aporte Marthalicia. Gracias. Julia_flora
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]