La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / vejete_rockero-48 / Tierra de Muertos

 Imprimir  Recomendar
  [C:575545]

Despierto algo confundido al no saber en que lugar me encuentro, hay una impenetrable oscuridad que dificulta la búsqueda de algún punto referencial. Y ante tal carencia visual dirijo mi vista a la techumbre, allí puedo ver una gran cruz fabricada de lo que pareciera ser madera, dicha estructura esta suspendida horizontalmente al techo.
A mi derecha muy cerca observo una máquina desde donde se desprende un monótono y leve zumbido. De ella emanan siete tubos que se proyectan hasta mi estómago internándose en mi cuerpo, el mecanismo inyecta una variada gama de líquidos para mi desconocidos.
Estoy desnudo y una sábana húmeda cubre gran parte de mi cuerpo. La puedo ver pues me he sentado en la camilla.
_ ¡Esperen! ¿Que mierda? ¡Puedo ver mi propio cuerpo!_ Al principio me asusto.
_¿Donde mierda estoy?_ Digo tratando de ver más allá de la oscuridad; pero me es imposible.
Lentamente mis ojos se van acostumbrando a la negrura del lugar y al hacerlo puedo distinguir una puerta a un par de metros a la izquierda desde donde estoy.
Personas circulan por el pasillo de afuera. Veo a unos doctores conversando con un par de enfermeras; y también observo un grupo de personas adultas en pijamas deambulando libremente.
_Bueno, tendré que ir a ver que pasa afuera. Total los doctores no le dicen nada a esos huevones que andan caminando con pijamas, parecen turistas y es como si no los vieran_ Digo bajándome de la camilla. Y es en ese preciso momento cuando me doy cuenta de su presencia.
Viste un vestido rojo que hace juego con una blusa blanca de seda; calza unos zapatos negros de plataforma baja, y su piel luce una tez blanquísima. Lleva su cabello recogido y tomado con un moño.
Adorna ambas orejas con unos pequeños aros de plata. Y en su rostro unas grandes gafas ópticas dan ese toque de intelectualidad. Sonríe caminando hacia mi.
_ ¿Jorge?_ Me llama por mi nombre. No tengo la menor idea de quién pueda ser, nunca la había visto en mi vida.
_ Todo lo que tienes no significa nada_ Susurra muy cerca de mi oído_ Carece de importancia. Acá solo traes contigo cada uno de los abrazos y besos que has y que te han dado_ Vuelve a sonreír mirando profundamente mis ojos. Hay una ternura inusitada en el ambiente y juraría que puedo sentir un sutil perfume.
Sus palabras son narcóticas y me acuesto en la camilla nuevamente. De improviso las blanca paredes son invadidas por un color verde. Es como si fuese apoderándose de cada centímetro de los muros, como una marea de color verde avanzara lentamente, depredando el blanco, cubriéndolo todo desde la techumbre hasta el piso.
_¡Que mierda!_ Cierro los ojos durante unos segundos y al abrirlos nuevamente veo a mi familia a un costado de la cama del hospital, sonriendo felices.
_¡Huevón recién saliste de la Unidad de Tratamientos Intensivos. Casi te mueres, te salvaste!_ Dice mi hermano Marcelo con los ojos llenos de lágrimas.


Texto agregado el 23-01-2017, y leído por 160 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
2017-01-25 15:34:15 Una experiencia que sólo pocas personas pueden contar. Pero el retorno siempre es bueno, mientras exista familia, amigos y rock, que supongo a ti te alucina. guidos
2017-01-24 14:43:27 Muy, muy bueno ***** grilo
2017-01-23 22:49:35 Muy bien narrado, crónica de un viaje astral con retorno. Felicidades! -Vincho-
2017-01-23 22:16:16 Está bueno vejete. parece que la estuviera viendo a la dama de vestido rojo y blusa de seda blanca. 5* BarImperio
2017-01-23 19:20:09 Me encantó. glori
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]