La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / kotyr1 / Inercia

 Imprimir  Recomendar
  [C:574187]

-Y así es el ciclo de la vida. El Ser humano nace, crece, se reproduce y muere. Vamos a repetirlo, niños. Todos: Nace, crece…
- Señorita, tengo una pregunta.
- ¿No te ha quedado claro, pequeña? Son sólo cuatro conceptos muy básicos.
-No es eso…Ya los he memorizado…Pero, ¿Cuándo vive? Con…con todo lo que significa “Vida”…
… ”Vamos a repetirlo”. Y todos fuimos obedientes…Y luego rebeldes y, al fin, sumisos sin sueños. Bien que lo repetimos.


I.- Nacer
Nada demasiado especial: Una madre con ilusiones que espera mirar esos ojitos buscones. Mamá siempre decía que apenas quise mirarla al nacer; cerré los ojos quizá esperando inconscientemente un puñado de tierra sobre el rostro, que era lo mínimo que podía seguir a tan traumático episodio que es nacer.
Seguramente lloré.
-No, niña…Tú ni lágrimas tenías. Parecías una pequeña bestia gruñendo.
Debo reconocer que cuando oí a mi padre decir eso con aquella risita burlesca me desconcerté… ”Una pequeña bestia”… Quizá el ciclo no fuese igual para las bestias…


II.- Crecer
Quizá no debería incluir este capítulo.
A cada momento está ocurriendo y al mismo tiempo siento que jamás sucedió, pero, lamentablemente, en éste descubrí que las bestias también son víctimas (según los humanos) de la misma condena.
Crecer sucedió de pronto (suponiendo que sucedió):
Sentada frente al desayuno miraba las tostadas como cada mañana imaginando una historia con ellas. Sobre la mesa había toda una ciudad; tazas y cubiertos que hablaban y me divertían mientras mis ojos estaban fijos en un punto. Esperaba que diese la hora en que papá tomaría el viejo auto para llevarme hasta el colegio… ¿La camiseta a rayas estaba bien para mi porte? Supuse que sí cuando mi hermana me la regaló, de hecho, parecía un poco grande; pero esa mañana sin duda me apretaba… ¡Pero qué cosa más extraña! Claramente los zapatos también eran molestos y sentía que los dedos se encogían para mantenerse allí… ¡Dios! ¡Pero qué manos!... ¡¿Cuándo me corté las trenzas?!
Y en un segundo estaba yo parada en la vereda esperando el autobús que me llevaría a la universidad, luego al trabajo y a ver a mi padre a mi antiguo hogar… Ese departamento y la soledad me fastidiaban, pero eran parte de crecer… ¿Lo eran? La maestra lo había dicho: “Repitan…”
Aún las tostadas hablaban por las mañanas.
- ¡Callen! Ahora movía los ojos… “Repitan, niños…”


III.- Reproducir…Re- Producir

¿Es esto un legado? Nunca tuve hijos, ¿O sí?
Esperen… Sí los tuve, lo que nunca ocurrió fue ser madre.
El resto:
Reproduje gritos, regaños, caricias, la presencia en las reuniones de apoderados y un sermón demoledor de sueños…Y creí perpetuarme.
¿Debería plantar un árbol y escribir un libro?

IV.- Morir
El paso más concreto.
Había aprendido la lección y era un “buen Ser humano” o una buena bestia.
La muerte sucedió así:
La mano derecha se aferra a la barra cercana al techo. El paisaje deja estelas tras el vidrio y yo hago callar las vocecitas que me dictan un cuento en la cabeza con cada uno de esos rostros.
Un autobús que marcha en línea recta.
Una curva inesperada.
El cuerpo permanece firme y la lánguida cabeza golpea el cristal.
¿No creerán que fue así, cierto? ¿Por qué no?
De todos modos morí como ustedes…Como la vida. ¿No es eso lo correcto?: Obtuve la máxima calificación el aquel examen; tenía un rosario adornando la pared de mi pieza y jamás hablé de política o religión.
¿No está bien eso?
Morí por Inercia.

*Anexo: Vida (Creo que no tiene número)
El anexo incluye esas cosas poco importantes; cosas que se olvidan a diario ante la relevancia de asuntos como teorías acerca del tiempo y espacio, las letras de los elementos químicos o la reunión con los ejecutivos de una empresa “exitosa”.
La vida no la describiré del todo debido a su casi nulo aporte luego de conocer los cuatro conceptos básicos.
Un segundo para respirar, la ciudad en la mesa, los cuentos imaginados en el autobús, la sangre que corre por las venas, un corazón que late, el proceso entre cada capítulo…Algo así como tu rostro en medio de la multitud.
Pero… ¡A olvidar eso!... No es parte de la lección. Sólo quise darle tiempo aquí al agregado: Luego de la Muerte.
Reemplacé este anexo llamado “Vida” por algo más “correcto” y la masa inerte lo ha calificado como Perfecto: El ciclo del Miedo.
Así está mejor: El cura, el presidente y la maestra me han dado el máximo puntaje.
Un autobús que marcha en línea recta.
Una curva inesperada.
El cuerpo permanece firme y la lánguida cabeza golpea el cristal.
“Fue una buena ciudadana”.

Texto agregado el 04-12-2016, y leído por 173 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2016-12-05 20:34:27 Un texto de estructura bastante singular. con excelente ideas. Me parece más bien una escaleta. Es eso? 4* Nazareo_Mellado
2016-12-04 21:54:39 Entretenido juego de tiempos y de física. Creo que en esó me gusta la fuerza centrífuga, que te invita a dejar el aburrido centro y a riesgo de azotar la cabeza, o que te la azoten, irse a los extremos. Saludos. NeweN
2016-12-04 19:27:54 un texto que deja pensando seroma2
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]