La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Clorinda / EL VIAJE MÁS LARGO

 Imprimir  Recomendar
  [C:573525]


(Participó en octubre en el Concurso de Literatura Fantástica XXXII)

EL VIAJE MÁS LARGO 2

La enfermera había entrado a la sala por cuarta vez consecutiva en menos de una hora para comprobar sus signos vitales, y observó que la morfina estaba haciendo el efecto esperado. Ya no sufría. No sabía si era mejor o peor, pero la cosa no tenía remedio…

El día anterior había venido su sobrino –el mayor –para preguntarle abiertamente:
-Tía, ¿dónde has guardado las escrituras de la casa…? ¿Por casualidad te acuerdas la clave de tu cuenta de ahorros…?

No. No se acordaba de nada. Por su mente desfilaban personajes y escenas de su vida y estaba concentrada en evaluarlas, mientras le quedara algo de lucidez.

¡Cuántas veces hubiera querido dar marcha atrás en sus decisiones apresuradas!

De joven era muy enamoradiza, pero había una constante: cuando lograba conseguir el amor tan anhelado, terminaba abruptamente la relación porque se sentía insegura por esto o por aquello: que la madre, que la tía, que qué iban a decir…

Después lloró amargamente porque su mejor amiga se terminó casando con el amor de su vida.

Su cara no la conformaba en lo más mínimo. Sería feliz si su nariz fuera parecida a la de las artistas de la televisión, o a las modelos…Todas lucían su pequeño apéndice, estereotipo impuesto por la moda o por la exigencia social actual, y ella no quería ser menos.

Cuando le sacaron las gasas de la operación que le practicó un discutido cirujano, parecía un adefesio.

-En pocos días se desinflamará. Ya verás que bien te queda. –El profesional le dio las instrucciones, cobró los honorarios y se fue.

Después de un tiempo la cara se le desinflamó, pero…. Su nariz parecía cortada por un serrucho en sesgo y hacia arriba, dejando las fosas nasales al descubierto, una más abajo que la otra.

Lloró, suplicó, denunció, pero nadie le hizo caso.

Para compensar tal desastre decidió hacerse las lolas y la cola. -Total –decía –a los hombres lo que menos les importa es la cara…

¡Menudo disgusto se llevó cuando comprobó que el resultado final de su anhelada colita se traducía en una nalga más abultada que la otra! Ahora era un mamarracho y debía ponerse una improvisada prótesis para igualar el tamaño, aunque a veces se deslizaba de su lugar, con los previsibles resultados.

Las lolas le habían quedado bastante bien –podía estar conforme - pero…

Sucedió durante un viaje en avión. Mientras trataba de relajarse del impacto del despegue, sintió una explosión. Un material grasoso y pegajoso le inundó el corpiño, pegoteándose en el resto de su ropa y de su piel…

-¡Maldito mariquita…! ¿Qué cuernos de material había usado para el relleno…?

El calor de la vergüenza, el resentimiento y la ira, fueron más fuertes que el dolor.

Hizo la denuncia, salió en todos los diarios, en la tele… Tuvo que gastar mucho dinero en sacarse de encima el material sobrante, pero de todos modos, nadie le perdonó el papelón.

A partir de ese momento nada le salió bien.

Quiso incursionar en el arte, en la música, en el baile, en la escritura… Fue un fracaso tras otro. Nunca un aplauso sostenido, comentarios triviales y poco convincentes… Casi ignorada totalmente.

Envejeció de golpe, se enfermó del disgusto, y aquí estaba, hospitalizada y sin fuerzas, sin pena ni gloria…

De repente se sintió mejor. Se levantó apresuradamente y se miró al espejo. Su cara lucía ahora fresca y lozana como en sus mejores tiempos. Su boca se había recuperado de aquel malogrado intento por conseguir que sus labios fueran más carnosos y sensuales. Nada quedaba de aquel desbarajuste que provocó en su cara al poco tiempo, cuando el labio superior caía en pliegues hacia abajo, cubriendo parte del inferior en grotesca y antiestética mueca, semejante a un perro Bulldog…

Generoso, el espejo le devolvía la imagen de un físico privilegiado y soñado; los brazos, nacarados y tersos; sus piernas, perfectas y divinamente moldeadas; sus formas femeninas, distribuidas en armónica belleza… Y lo más grato: ¡había recuperado su capacidad de amar!

Y ahora, alguien estaba llamando a su puerta…

Se perfumó sutilmente y salió. El hombre de sus sueños la estaba esperando… ¡Conoció el amor!

En una seguidilla de bonanzas, una tras otra, triunfó en el mundo de la música y el baile. Fue aclamada y vitoreada…

Los versos más hermosos e inéditos salieron de su pluma, inspirados por musas milagrosas (las mismas que habían iluminado a Pablo Neruda, Antonio Machado, Rubén Darío y Sor Juana Inés de la Cruz, entre otros).

Los cuentos más extraordinarios y originales se le ocurrían sin necesidad de pensar. Los sentía como vivencias casi reales y sus producciones eran las más leídas entre sus contemporáneos. Las ediciones se agotaban en el momento mismo de salir a la venta.

Por primera vez se sintió angelada y feliz.

Pero la felicidad le duró sólo un instante. Todo transcurrió en un segundo, como si su vida misma se hubiera sintetizado en ese preciso momento…

Ahora en la sala había miles de espejos que, como en un caleidoscopio, reflejaban su imagen el uno con el otro, en una especie de espiral que no tenía fin, y que la iba absorbiendo mientras giraba a gran velocidad. ¡Estaba en el túnel…!

A medida que se alejaba del mundo real se apagaron las luces, se ennegrecieron los espejos y se silenció el espacio. Mientras, el viaje continuaba.

Fue el viaje más largo de su vida.

Texto agregado el 10-11-2016, y leído por 365 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2016-11-14 04:19:07 Muy entretenido! Pobre mujer... Está tan bien llevado que no parece cuento fantástico. Un beso. MujerDiosa
2016-11-11 15:33:28 No hay luz al final del tunel ??. Buen texto. FELICITACIONES ***** grilo
2016-11-11 11:59:01 Una historia muy bien narrada con un mensaje aleccionador. Hay que aceptarse como somos, por tratar de lucir atractiva la vida se le fue por el caño. Un tema muy entusiasta. Saludos. NINI
2016-11-11 11:23:33 ¡Buen relato! ¡Qué vida vacía por baja estima!Un abrazo. Marthalicia
2016-11-11 10:17:17 muy buena tu creación yosoyasi
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]