La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / vejete_rockero-48 / El libro (La llegada)

 Imprimir  Recomendar
  [C:573484]

_Buena tarde_ Al entrar saludo al puñado de pacientes que atiborran la pequeña sala de espera en la clínica. El rostro de Judith adquiere un tono de sorpresa al verme, y saliendo desde detrás del mesón de atención me abraza besando mi mejilla.
_ ¿Cuando llegaste?_ Pregunta sorprendida por mi inesperada visita.
_ Después te cuento, termina de atender a los pacientes. Te espero_ Respondo tomando asiento con una sonrisa.
_ ¡Hola Dalcy! ¿Cómo estás?_ Saludo a su compañera de trabajo que también está muy ocupada.
_ Jorge ¡Tanto tiempo! Estoy muy bien_ Dalcy me sonríe amistosamente antes de responder una llamada telefónica.
_ ¡Acá tengo tu libro!_ Judith me muestra la portada del condenado libro.
_ Gracias_ ¡Mierda! ¡Por fin! ¡Cagá de libro! pienso ya más calmado al verlo_ Más rato me lo pasas_ Respondo afectuosamente, acomodándome en la silla de la sala de espera.
"Tengo el libro que me pediste prestado y acabo de llegar a tu ciudad. Estaré aquí solo hasta mañana por si aun lo quieres" Recita el texto que acabo de mandar a través del servicio de mensajería de mi teléfono móvil.
A medida que pasan los minutos llegan más pacientes a la consulta médica, Creo que la espera será mucho mas prolongada de lo que pensaba. Ante la posibilidad de tener que aguardar mucho tiempo, decido salir a vagar por las centricas calles de la ciudad para mantenerme ocupado mientras Judith termina su día laboral.
_ Regreso en un par de horas más. ¿Te parece?_ Digo caminando hacia la puerta de salida.
_ Bueno, te llamo cuando termine para que vengas a buscarme_ Judith me regala una sonrisa.
Salgo en dirección al ascensor, pero sorpresivamente cambio de opinión prefiriendo las escaleras. A pesar de estar en el piso número trece pienso que el ejercicio me hará bien. Bajo contando los peldaños de las escalas; que multiplicaré por la cantidad de pisos que iré bajando. Siempre que me siento intranquilo por alguna situación las formulas matemáticas me mantienen equilibrado y enfocado.
Iba en el séptimo piso con noventa y ocho escalones mas abajo cuando dos repetitivos silbidos del teléfono móvil me indican que acaba de ingresar un mensaje "Ahora estoy en el centro. ¿Podríamos juntarnos para que me pases el libro?" Recita el texto entrante.
¡Libro hijo de puta se me quedó en la consulta! Tendré que regresar ¿Cómo tan huevón? ¡¡Mientras más viejo más ahueonado!! Me recrimino mientras subo las escalas de nuevo. ¡Cuando acabe toda esta cagada quemaré ese libro de mierda!
"No tengo problemas para que nos encontremos ahora. Dime en donde estás" Digito en el teclado de mi teléfono respondiéndo el mensaje.


En las calles de la ciudad el frío se hace sentir, es algo tarde, los locales comerciales del centro de la urbe ya comienzan a cerrar sus puertas de atención al público. Me abrigo con una chaqueta que compré hace mucho tiempo atrás y es la primera vez que la uso.
Un mensaje acaba de llegar y me da temor leerlo. Sus sílabas vienen cargadas de recuerdos que mantengo alejados, una serie de emociones los acompañan, sentimientos que tenía profundamente sepultados y ya había olvidado. Comienzo a dudar que tan buena idea fue retomar nuevamente el diálogo.
¡Maldición! leo el mensaje entrante, y no entiendo por qué eligió ese lugar para encontrarnos. ¿Casualidad? Un torbellino de silentes emociones regresa desde el pasado envolviéndome.
Estoy algo lejos pero prefiero caminar, la invernal brisa que hay a esta hora me ayudará a calmarme. ¡Mierda! si voy caminando demoraré más de lo esperado y Judith me espera. Pensaba en eso cuando nuevamente suena el teléfono móvil, esta vez es Judith.
_ ¿Jorge? Llegó mi jefa y está de muy mal humor, es mejor que no vengas a la consulta y nos encontremos abajo del edificio, tardaré en salir más de lo esperado pues hay demasiado trabajo_ Dice complicada.
_ Esta bien no te preocupes. Llama cuando te hayas desocupado_ Digo antes de colgar ¡Maldita providencia! Esto me da mucho más tiempo para terminar este asunto. ¿Casualidad?
Caminando a un encuentro que será el término de la etapa más importante de mi vida voy pensando en un dicho budista "Uno suele hallar su destino en el camino que toma para evitarlo"






Texto agregado el 09-11-2016, y leído por 163 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2016-11-20 16:20:43 Tienes el don de capturar la atención del lector. Buen trabajo. Felicitaciones cesare7777
2016-11-11 04:47:17 Me encantó esta hermosa frase, al final de un relato que me dio placer leer. Marcelo-Arrizabalaga
2016-11-09 14:43:07 es verdad, el destino siempre se las ingenia para evitarnos, hasta que lo encontramos y ya no podemos escapar cafeina
2016-11-09 12:22:42 Todo es producto de la casualidad en la mentes de los individuos. Muy interesante. Saludos. NINI
2016-11-09 11:04:49 a mi me pareció muy interesante yosoyasi
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]